Archivo

Archivo para agosto, 2017

El interesante Iván y la atractiva Alvina

lunes, 28 de agosto de 2017 Sin comentarios

El interesante Iván y la atractiva Alvina

Iván y Alvina están empezando sus 20s.

Iván nació y creció en Bulgaria. Alvina en Siberia.

Cuando Alvina mira a Iván tocando un teclado en un café en el Mar Negro, se convierten en amigos por carta. Y luego se enamoran. Y luego se casan. Sueñan con mudarse hacia el oeste.

Canadá dice que los va a aceptar como inmigrantes, si aprenden a hablar francés.

Los pianistas de café autodidactas no ganan suficiente dinero como para pagarse los sueños, así que Iván y Alvina se duermen en el carro para poder pagar un tutor que les enseñe francés. Todos los días, se pasan largas horas aprendiendo y practicando su nouvelle langue étrange. No hay dinero para nada más.

Iván y Alvina pisan suelo canadiense con los ojos brillantes, sonrisas grandes y 4 mil dólares; el dinero justo para pagar la primera y última renta para vivir en el sótano sin terminar en un edificio. No queda dinero para comida ni transporte.

Pero se tienen el uno al otro y están viviendo su sueño. ¡Este es el oeste! Así que Iván y Alvina nunca dejan de sonreír, nunca dejan de reír, nunca dejan de sentirse agradecidos.

Iván consigue un trabajo como albañil para un hombre mayor que no siempre le puede pagar a Iván lo que le debe. Pero es un hombre honesto, así que paga el balance del sueldo de Iván pendiente dándole herramientas.

Luego de muchos meses de trabajar para este hombre, Iván tiene el conocimiento, las herramientas y la bendición del hombre para comenzar un negocio propio.

Iván y Alvina llegaron al Canadá hace exactamente 11 años. El año pasado su negocio ganó más de 20 millones de dólares. Parece que va a ganar 30 millones el próximo año. Ninguno de los dos tiene aún 40 años.

Te comparto esta historia para alentarte y para dejarte un poco con la intriga de Iván y Alvina. Nada de esta preciosa historia real aparece en la página de Acerca de Nosotros de nuestro sitio web. Ni una palabra. Ni siquiera sus nombres.

¿Recuerdas lo que te escribí la semana pasada en el Memo del Lunes por la Mañana?

“Las historias que inspiran nunca se tratan acerca de acumulación. Se tratan acerca de sacrificio. ¿Qué has sacrificado y por qué? ¿Estás dispuesto a contar esa historia?”

Aquí te dejo algunas ideas finales para que las consideres:

  1. Nunca dejes de sonreír, nunca dejes de reír, nunca dejes de sentirte agradecido.
  2. Nunca vas a llegar a tu destino si te paras a tirarle piedras a todo perro que te ladra.
  3. La única cosa segura es arriesgarse.

¡Ah! Y olvidé mencionar dos diminutos detalles de esta maravillosa historia de destino poético, hecho en casa.

Iván y Alvina terminan sótanos sin terminar.

Y nunca han necesitado hablar ni una palabra de francés desde el día en que llegaron al Canadá.

Que tengas una semana maravillosa.

Roy H. Williams

Categories: El Memo del Lunes Tags:

Historias que venden productos y servicios

lunes, 21 de agosto de 2017 Sin comentarios

Historias que venden productos y servicios

La puerta hacia la acción inmediata es fácil de abrir de una patada con la bota de punta-de-acero de la urgencia.

Si quieres que la gente tome acción de inmediato, vas a necesitar una escasez creíble.

Una escasez de producto. “¡Sólo quedan 11!”

Una escasez de tiempo. “¡La oferta termina el sábado a las 6PM!”

Una escasez de capacidad. “¡Sólo quedan 128 asientos disponibles!”

Alguna clase de escasez.

Pero los mercadólogos inteligentes no crean una serie de urgencias sin fin.

Los mercadólogos inteligentes crean una conexión con los clientes futuros.

Y uno no crea una conexión diciendo que viene el lobo.

Uno crea una conexión contando una historia.

¿Quieres inspirar a tu cliente?

Las historias inspiradoras nunca hablan de acumulación.

Hablan de sacrificio.

¿Qué has sacrificado y por qué? ¿Estás dispuesto a contar esa historia?

Scientific American publicó un ensayo el 8 de mayo del 2013 en el que Jag Bhalla cita a Jonathan Haidt, autor de The Righteous Mind, “La mente humana es un procesador de historias, no un procesador de lógica. A todo el mundo le gusta una buena historia; todas las culturas sumergen a sus niños en historias.” El propósito de estas historias es enganchar y educar las emociones. Las historias nos enseñan acerca de tipos de personalidades, tramas y los dilemas de reglas sociales prevalentes en nuestra cultura.

Las historias explican cómo funciona el mundo y nos ayudan a entender quiénes somos nosotros.

“La investigación demuestra consistentemente que la ficción sí nos moldea. Mientras más profundo estamos bajo el hechizo de una historia, más potente es su influencia. De hecho, la ficción parece ser más efectiva para cambiar creencias que la no-ficción, la cuál está diseñada para persuadir a través de argumentos y evidencias. Los estudios demuestran que cuando leemos no-ficción, leemos con nuestra guardia arriba. Somos críticos y escépticos. Pero cuando estamos absortos en una historia, bajamos nuestra guardia intelectual…”

“Nosotros, como especie, somos adictos a la historia. Aún cuando el cuerpo se duerme, la mente se queda despierta toda la noche, contándose historias a sí misma. ¿Pero por qué los humanos son animales que cuentan historias? ¿Por qué somos, como una especie, tan irremediablemente adictos a narrativas acerca de luchas falsas y personas de mentiras? Los antropólogos han propuesto durante mucho tiempo que las historias tienen beneficios a nivel del grupo. Las historias tradicionales, desde las épicas de héroes hasta los mitos sagrados, hacen el trabajo esencial de definir la identidad del grupo y de reforzar los valores culturales.
– Jonathan Gottschall, The Storytelling Animal: How Stories Make Us Human

Las historias son lo que moldea y define a una tribu.

No te confundas, la gente que se conecta con una marca es la gente que se ha unido a una tribu. Y eso es algo sano. De acuerdo con la Profesora Alison Gopnik: “las demás personas son la parte más importante de nuestro entorno. En nuestra especie ultra-social, la aceptación social es más importante que la comida.”*

Nos incluimos a nosotros mismos en docenas de tribus. Tribus de geografía, escuelas, fe, música, nacionalidad, arte, hobby, historia, afiliación familiar, color de pelo, edad, género, estilo de vida, transporte, recreación, comida, moda, tatuajes, vellos faciales y calzado. Compramos lo que compramos para recordarnos a nosotros mismos – y decirle al mundo a nuestro alrededor – quiénes somos.

Nuestras compras cuentan una historia.

La mayor parte de anuncios están llenos de información. No cuentan una historia en realidad.

Historia = personaje + predicamento + intento de liberación.

“Las historias alrededor del mundo son casi siempre acerca de gente con problemas,” escribe Jonathan Gottschall. Allí se despliega “un patrón profundo de héroes que se enfrentan a problemas y que luchan por sobreponerse. Las historias nos dan emociones por las que no tenemos que pagar el precio completo.” Las historias nos liberan de los límites de nuestra propia experiencia directa y nos permiten aprender de las experiencias de otros.

Las reseñas en línea son historias que cuentan clientes acerca de sus experiencias.

Los anuncios testimoniales son otro tipo de historia contada por clientes acerca de sus experiencias. Pero escuchamos estas historias con un granito de sospecha mientras tratamos de rasgar los motivos velados de los que cuentan las historias.

La propaganda es una historia que se presenta a sí misma como la verdad.

Sólo la creemos en la medida en que confiamos en el que cuenta la historia.

El entretenimiento es una historia que no se presenta a sí misma como la verdad.

Si una historia no dice ser la verdad, no hay razón para dudar que lo sea.

Por eso es que estamos más dispuestos a creer en la ficción que en la no-ficción.

El entretenimiento es la moneda que va a comprar el tiempo y la atención de un público demasiado ocupado.

¿Ya encontraste tu historia?

¿La estás contando bien?

¿Cómo le va a tu negocio?

Roy H. Williams

  • Alison Gopnik is una profesora estadounidense de psicología y profesora afiliada de filosofía en la Universidad de California, Berkeley.
Categories: El Memo del Lunes Tags:

Cómo crear anuncios que conectan emocionalmente

lunes, 14 de agosto de 2017 Sin comentarios

Cómo crear anuncios que conectan emocionalmente

1. Congela cada momento cuando algo te mueve el mundo.

2. Cuando lloras o te asustas o te enojas o te ríes o te sobrecoge un sentimiento de maravilla, hazle ingeniería inversa a lo que acaba de suceder. Pregúntate: “¿Por qué me siento así? ¿Cómo me hicieron esto?” ¿Fue algo en la secuencia de eventos? ¿Fue en las formas o colores, palabras o música, símbolos o asociaciones? ¿Fueron las expresiones faciales, las entonaciones vocales o una combinación de varias de estas cosas al mismo tiempo?

3. Experimenta con lo que aprendas. Las técnicas que funcionaron en ti, funcionarán para ti también.

La comunicación usualmente es auditiva, gráfica o gesticular.

Estos son sus elementos primarios:

Auditivos:

1. Las palabras y los fonemas que las componen

2. Música: el tono, la clave, el contorno, el intervalo, el tempo, el ritmo, la textura y la armonía

3. Sonidos: jets aterrizando, bebés llorando, perros ladrando, grillos cantando, etc.

Gráficos:

1. color, forma, línea, silueta, espacio, textura, valor, proximidad y resplandor

2. imagen – ¿qué se está enseñando y qué asociaciones dispara?

3. metáfora  – ¿qué significa?

Gesticulares:

1. expresión facial

2. gestos y movimientos simbólicos

3. bailar

Elementos simultáneos de comunicación se pueden reforzar o contradecir entre sí.

La percepción se profundiza cuando los elementos se refuerzan entre sí y concuerdan.

El interés se eleva cuando un elemento contradice o está en desacuerdo.

Un árbol de manzanas está listo para ser cosechado, todas sus manzanas de un rojo profundo, excepto una – justo fuera de tu alcance – que brilla de un azul eléctrico.

Vas a estar pensando en esa manzana todo el día.

La predictibilidad es el asesino silencioso de la sorpresa y la maravilla.

1 Véncela modificando patrones esperados de comunicación.

2 Introduce sujetos nuevos desde ángulos inusuales de aproximación.

3 Comunica detalles. Lo específico es más creíble que las generalidades. Mientras más específico le hablas a una persona en particular, más poderosamente le hablas a todo el mundo.

Nos encanta estar en presencia de comunicadores poderosos que nos llevan a lugares y nos hacen sentir cosas; actores y productores, bailarines y fotógrafos, escultores e ilustradores, cantantes y arquitectos, maestros y músicos, pintores y escritores.

Cuando los comunicadores brillantes hacen su magia, nos perdemos en ella.

¿Te gustaría convertirte en uno de ellos?

Ya posees las herramientas.

¿Alguna vez has utilizados el zoom de un lente? Piensa que tu cerebro tiene uno. Mientras te aproximas, excluyes el contexto para enfocarte en los detalles más pequeños. Pero cuando te alejas, miras todos esos detalles recogerse sobre sí mismos para revelar el contexto que siempre se expande de “el cuadro completo”. La idea que cautivó tu atención concentrada es ahora sólo un diminuto engranaje en una máquina compleja.

La clave para mantener a tu lector/escucha/observador fuera de balance es aproximarse después de alejarse y alejarse después de aproximarse. Llévalos de viaje contigo. Hazlos pensar que van a ver una cosa, luego enséñales algo diferente. Los elementos inesperados hacen que las historias y fotografías y pinturas y música y todo lo demás sea más interesante.

Yo estoy de acuerdo con Leo Burnett: El peligro más grande de la publicidad no es que engañemos a la gente, sino que la matemos de aburrimiento.

Por favor no lo hagas.

Llévalos a un lugar al cual nunca esperaron ir.

Enséñales algo que nunca esperaron ver.

Dales una experiencia que no vieron venir.

Roy H. Williams

Categories: El Memo del Lunes Tags:

¿De dónde viene el poder de persuadir?

lunes, 7 de agosto de 2017 Sin comentarios

¿De dónde viene el poder de persuadir?

Cuando estás tratando de transferir un pensamiento o un sentimiento a alguien más, el impacto de tu comunicación se determina de acuerdo a la siguiente ecuación:

1 ¿Qué tan grande es el pensamiento en tu mente o el sentimiento en tu corazón?

2 ¿Qué tan rápido lo puedes transferir?

La Ley del Impacto (o fuerza), documentada por Isaac Newton, aplica para la comunicación tanto como para la física: el impacto es el producto de la masa (tamaño y peso) por la aceleración (velocidad).

¿Qué tan masivo es tu pensamiento o sentimiento?

¿Qué tan rápido lo puedes transferir?

Las obras de ilustradores como Norman Rockwell y pintores como Andrew Wyeth muchas veces son criticadas por ser “demasiado obvias”. Pero las comunicaciones visuales que produjeron estos artistas estaban entre las obras de arte más reconocibles del Siglo XX.

Rockwell  y Wyeth se volvieron famosos porque fueron capaces de comunicar ideas grandes de forma clara y rápida. Hoy te voy a ayudar a hacer lo mismo con palabras.

¿Alguna vez te has fijado cómo las citas cortas tienen un impacto más grande que las largas?

Mientras menos palabras, más grande el impacto.

Corto pega más duro.

La gente aburrida se toma demasiado tiempo para decir muy poco.

La gente interesante sabe qué dejar fuera.

La mejor forma de volverte bueno en eso es llenarte los oídos con ejemplos. Como lees, así escribes. Si lees lo que escribe la gente que habla mucho, vas a aprender a empaquetar una idea pequeña con demasiadas palabras grandes.

Pero si todos los días lees ideas grandes condensadas en pocas palabras, pronto vas a poder hablar y leer con un mayor impacto.

“La mejor forma de convertirte en un escritor exitoso es leer buenos escritos, recordarlos y luego olvidarte de dónde los recuerdas”. – Gene Fowler (1890-1960)

Ray Bard publicó mi trilogía del Mago de la Publicidad hace 19 años. Llegamos juntos a la lista de bestsellers del New York Times. El Segundo libro en esa serie se convirtió en el libro de negocios número 1 del Wall Street Journal.

Más del 50 por ciento de los libros publicados por Bard Press se han convertido en bestsellers del New York Times y del Wall Street Journal. Ningún otro editor ha logrado tan siquiera el 10 por ciento.

Cuando era joven, Ray vendía libros de casa en casa y ha estado coleccionando citas acerca de ventas por más de 40 años. Su jurado de jueces de más de 1,000 citas se pasó un año entero evaluando y votando cuáles eran las mejores de las mejores de la colección de Ray.

Hoy, 7 de agosto del 2017, es el día en el que esas citas están finalmente disponibles. Pensamiento máximo en palabras mínimas.

Este pequeño libro es una obra de arte preciosa.

Parece que estuviera grabado en cuero, pero Ray jura que no dañaron a ningún animal.

Tres listones de seda para guardar tu lugar.

Color en cada página.

La esencia destilada de una colección de toda la vida.

Considéralo un libro de texto

que te enseña

a decir

cosas grandes

rápido.

Roy H. Williams

Categories: El Memo del Lunes Tags: