Categories
El Memo del Lunes

Contragolpes verbales

Una persona enmarca inconscientemente una declaración cuando escogen una perspectiva, un punto de vista o un ángulo de aproximación.
Los contragolpes verbales no son nada más que reenmarcar una declaración hecha por alguien más.
Los ciudadanos de Bretaña lo dijeron por siglos:
“El sol no se pone en el imperio británico”, a lo que un ciudadano de India replicó: “El sol nunca se puso en el imperio británico porque ni Dios podía confiar en un inglés en la oscuridad”.
Marco. Reenmarco.
Samuel Johnson — un inglés — escribió su definición para “avena” en su diccionario publicado en 1755.
“Avena: un grano que, en Inglaterra generalmente se les da a los caballos, pero que en Escocia sirve para sostener a las personas.”
“Por lo mismo, Inglaterra es conocida por sus caballos y Escocia por sus hombres.”
— James Boswell, un escocés, el biógrafo de Samuel Johnson.
Marco. Reenmarco.
Los salarios estuvieron enmarcados como la propiedad del jefe mientras los medios se referían a la explotación de los trabajadores como “no-pago de salarios”. Pero cuando los medios comenzaron a referirse a eso como “robo de salarios”, los salarios fueron reenmarcados como pertenencia de los trabajadores. En cuestión de meses, el “robo de salarios” comenzó a aparecer en propuestas de ley a ser consideradas por el Congreso.
“Existe una verdad básica acerca del enmarcado. Si aceptas el marco del otro tipo. Pierdes.”
— George Lakoff
Niels Bohr creía que cada declaración verdadera puede ser reenmarcada para comunicar una verdad opuesta.
“El opuesto de una declaración correcta es una declaración falsa. Pero el opuesto de una verdad profunda bien puede ser otra verdad profunda.”
— Niels Bohr, ganador del Premio Nobel en física
Ten en mente que los contragolpes verbales no hacen nada para cambiar la realidad objetiva. Pero la mayor parte de desavenencias giran alrededor de la realidad perceptual: la realidad que es única para el individuo; la realidad de lo que percibe.
La realidad objetiva no puede ser cambiada, pero la percepción definitivamente sí.
no Jack Kennedy.”
Frame. Reframe.
Ronald Reagan tenía 73 años cuando se postuló para reelección en 1984. Cuando sacaron a colación su edad en un debate, él dijo: “Yo no voy a convertir la edad en un problema de esta campaña. No voy a explotar, por fines políticos, la juventud e inexperiencia de mi oponente.
La audiencia explotó en risas y Reagan ganó el voto de 49 estados ese año.
Marca. Enmarca.
Gran tabaco enmarcó fumar cigarros como algo que hacían los “hombres de verdad”. Los anuncios de tabaco enseñan hombres fuertes y rudos como fumadores.
Los oponentes reenmarcaron la cuestión, representando a los fumadores como teniendo pulmones negros, uñas amarillentas, y mal aliento.
El fumar es una cuestión de escogencia.
La gente fuma porque están adictos.
Las prohibiciones de fumar discriminan en contra de fumadores.
Los que no fuman tienen derecho de respirar aire puro.
Las compañías de tabaco hacen obra social a través de patrocinio de eventos culturales, atléticos y comunitarios.
Las compañías de tabaco están tratando de ganar inocencia por asociación.
El tabaco es sólo uno de varias causas de muerte.
El tabaco es el único producto legal que — cuando se usa como es la expectativa — mata.
De acuerdo con el CDC, “el fumar cigarrillos en los EEUU entre adultos ha alcanzado una baja del 13.7% — una declinación de aproximadamente dos tercios.”
“El reenmarcar no es fácil ni simple. No se trata de encontrar unas palabras mágicas. Los marcos son ideas, no slogans… no sucede de la noche a la mañana. Es un proceso constante. Requiere de repetición y enfoque y dedicación .” — George Lakoff
¿Qué verdades perceptuales sientes que deben ser reenmarcadas?
¿Qué estás esperando)
Roy H. Williams

Categories
El Memo del Lunes

Contadores de historias: los Malos, los Buenos y los Brillantes

Existen cuatro pasos básicos en toda buena historia.
Los malos cuenta historias pueden dar los pasos uno y dos, pero se atrancan con el paso tres.
Los buenos cuenta historias están dispuestos a dar el paso tres.
Los cuenta historias brillantes dan el paso tres y cuatro una y otra vez.
Crea un personaje que le guste a la gente, que crean en él, alguien con el cuál se puedan relacionar.
Lanza a ese personaje en una travesía del héroe.
Hazle cosas terribles a ese personaje.
Sorprende a tu lector/escucha/vidente con lo que sucede después.
¿Y luego qué pasa? Hazlo sorprendente.
¿Y luego qué pasa? Hazlo sorprendente.
¿Y luego qué pasa? Hazlo sorprendente.
Pero también tiene que hacer sentido.
Lo predecible es el asesino silencioso de las historias. Sin problemas, no hay aventura.
En “Ese signo de interrogación flotante” te dije: “Cada buena historia comienza con una declaración que detona más preguntas que respuestas”. Los 11 de Ocean contiene un excelente ejemplo de esto:
“Sin pensarlo mucho, yo diría que estás ante un Boesky, un Jim Brown, una Miss Daisy, dos Jethros y un Leon Spinks. Sin mencionar a la Ella Fitzgerald más grande de todos los tiempos”.
— Rusty (Brad Pitt) a Danny (George Clooney), explicando cómo van a hacer el fraude en Los 11 de Ocean
¡Y así es como lo hicieron! Los 11 de Ocean contiene sorpresa tras sorpresa, aún y cuando el escritor nos contó la trama cuando nos dio esa declaración de Rusty-a-Danny en tan sólo el minuto 12 y medio de una película de 2 horas. Fue una declaración que detonó más preguntas que respuestas.
Un BOESKY: Ivan Boesky era un corredor en Wall Street a quien agarraron cometiendo fraude de acciones. En Los 11 de Ocean, Saul finge ser un inversionista acaudalado que tiene información interna.
Un JIM BROWN: Nombrado por el famoso jugador de football americano, esto se refiere a Frank Catton, un hombre negro grande e intimidante que escenifica una confrontación con Linus Caldwell para que Linus pueda sacar los códigos de seguridad de la bóveda.
Una MISS DAISY: “Llevando a Miss Daisy” era una película acerca de una mujer que utiliza a un chofer para que la lleve a todas partes. Usando un camión de SWAT y un chofer disfrazado, la banda de Los 11 de Ocean escapa con su propio chofer especial.
Dos JETHROS: ¿Recuerdas a Jethro de “Los Hillbillies de Beverly”? En Los 11 de Ocean, Turk y Virgil proveen las distracciones de dos hombres “despistados”, con cosas como usar globos de helio para tapar la cámara de seguridad del salón del casino para que Livingston pueda meterse al cuarto de vigilancia por video.
Un LEON SPINKS: Cuando Leon Spinks le ganó a Muhammad Ali en una pelea en Las Vegas, fue algo que nadie se esperaba. En Los 11 de Ocean, nadie espera que se vaya la electricidad en la mitad de una pelea en Las Vegas. Una distracción fabulosa.
ELLA FITZGERALD: En un anuncio de TV famoso de 1973, la voz de Ella Fitzgerald destroza una copa de vino, luego la narración dice: “¿Es en vivo o es Memorex (tape de audio)?” En Los 11 de Ocean, los chicos hacen un video de un robo de mentiras y lo pasan por el sistema de vigilancia del casino mientras sucede el robo real.
Más historias deberían ser contadas como ficción, aún y cuando son ciertas. Cuando nos confrontan con los hechos, siempre nos ponemos en guardia. Pero las palabras “Había una vez” disipan la duda, abren la imaginación y crean una disposición a suspender la incredulidad.
En 1999 yo estaba al teléfono con un hombre de 87 años a quien había estado cazando durante varias semanas. Su nombre era William Lederer. Yo necesitaba su permiso para publicar una carta famosa que él había escrito al Jefe de Operaciones Navales de los EEUU por allá por 1963. El me dio permiso y luego preguntó: “¿De dónde está llamando, joven?”
“Austin, Tejas”.
“Yo estuve allí recientemente. Bonita ciudad.”
“¿Qué lo trajo a Austin?”
“Estuve allí para enterrar a mi mejor amigo, Jim.”
“Lo siento.”
“A usted le hubiera caído bien Jim. Hijo, ¿tiene un minuto para escuchar una historia acerca de Jim que nunca le he contado a nadie? Se la quiero contar a alguien.”
“Sería un honor para mí escucharla.”
“Yo era periodista y ninguno de mis libros se había vendido bien, así que le enseñé a Jim el manuscrito de mi libro más reciente. Él me dijo que regresara y le pusiera un nombre ficticio al país, los personajes, a todo. Jim me dijo: ‘El público está más dispuesto a creer la ficción que la no ficción.’”
“¿Y eso cómo le funcionó?”
“El americano feo se quedó en la lista del New York Times durante 78 semanas. Y con una copia de ese libro en su bolsillo trasero, un senador joven llamado John F. Kennedy llegó a la Universidad de Michigan el 14 de octubre de 1960, a las 2AM. La prensa se había retirado durante la noche, creyendo que no iba a suceder nada interesante. Pero habían 10,000 estudiantes esperando sobre el césped para escuchar a Kennedy hablar, y fue allí, sobre las gradas de Michigan Union a las 2AM que nació el Cuerpo de Paz, todo porque Kennedy había estado leyendo mi libro. ¡Y luego Kennedy le compró una copia a cada miembro del Congreso! Los historiadores especulan que El Americano feo, hizo más por cambiar la Política Exterior de los EEUU que cualquier otro documento desde la Declaración de Independencia. Todas estas cosas sucedieron porque Jim me dijo que fingiera que mi libro era ficción. ¡Marlon Brando fue protagonista de la película! Pero por supuesto nada de eso se compara con lo que Jim logró.”
“¿A qué se refiere?”
“Jim escribió 40 libros que vendieron más de 100 millones de copias y se ganó el Premio Pulitzer. ¡Usted conoce a Jim! Todos conocen a Jim.”
“Lo siento, señor, pero no puedo imaginar a cuál Jim se refiere.”
Mi amigo de 87 años lo pensó un momento, luego dijo: “Eso es porque probablemente usted lo conocía como James… James Michener.”
Aquí tienes un último pequeño descubrimiento: ¿Recuerdas cómo toda buena historia debería comenzar con una declaración que detone más preguntas que respuestas? Una imagen visual excelente es una forma de “declaración” que puede detonar más preguntas que respuestas. Usa estas imágenes cada vez que puedas.
Ya casi terminamos.
Ahora necesitas una Cenicienta, un Tom Robbins, un buzo, dos caminos que divergen en un bosque amarillo, una gran pila de puentes y los limpiavidrios de un Volkswagen Jetta.
Indy te lo va a explicar todo en la madriguera del conejo.
Aruú.
Roy H. Williams

Categories
El Memo del Lunes

Si la vida es una travesía por agua…

Si la vida es una travesía por agua, con nuestra mente consciente encima de la superficie y nuestro inconsciente profundo debajo y si todas las personas del mundo están flotando, surfeando, ahogándose y navegando sobre esa superficie, ¿no debería haber una persona sentada en una silla de madera en el cielo sobre la playa, viéndolo todo?
¿No debería haber una persona
Y una playa?
La gente en la arena
Todos voltean y ven hacia un lado.
Le dan la espalda a la tierra.
Miran hacia el mar todo el día.
El tiempo que le toma pasar
Un barco mantiene arriba su proa;
La tierra más mojada, como vidrio
Refleja una gaviota parada
La tierra puede variar más;
Pero sin importar lo que sea la verdad —
El agua viene a la orilla,
Y la gente mira hacia el mar.
No pueden ver lejos.
No pueden ver en lo profundo.
Pero, ¿cuándo fue eso un obstáculo
Para cualquier vigilia que mantegan?
– Robert Frost
“Cálmate, pequeño. Siempre hay una persona. Siempre hay una playa.”
Yo tenía una idea para la historia, la cual por cierto ha estado en mi cabeza desde hace ya 20 años y todo lo que fue al principio era una imagen de un niño en una silla de ruedas, volando una cometa en la playa. Y esa imagen estaba tan clara en mi mente como cualquier otra. Y quería ser una historia, pero no era una historia, sólo era una imagen. Tan clara, como cualquier otra cosa clara, clara…
— Stephen King, 29 de mayo del 2013
La última vez que The Stones salieron de gira, entre el 2005 y el 2007, ganaron más de medio millardo de dólares — el tour que más ha recaudado de todos los tiempos. En Copacabana Beach, en Rio de Janeiro, tocaron para más de un millón de personas. Pocos espectáculos en la vida moderna son más sublimemente ridículos como el de los miembros geriátricos de The Stones tocando las primeras notas de ‘Street Fighting Man’.”
– David Remnick, The New Yorker, 1 de noviembre, del 2010
Algo del sentimiento de estar en tierra consagrada que nos viene en las islas viene, creo, de esta geografía extraña, elástica. Las islas se hacen más grandes, paradójicamente, por la escala del mar que las rodea. El elemento que puede reducirlas, lo que puede pensarse que las cerca, tiene el efecto opuesto. El mar eleva estas escasas hectáreas a lago que nunca serían si estuvieran escondidas en la masa de tierra firme. El mar hace que las islas tengan significado…
— Adam Nicolson, Sea Room
En la orilla del agua había un par de marcadores, sus superficies plateadas contra el negro del cielo; el negro del agua. Una estaba erguida, un dedo apuntando hacia el cielo. La otra estaba acostada, extendida sobre el agua como un muelle corto de piedra.
Ni un aliento de viento perturbaba la superficie del agua. Así que mientras escalamos sobre la piedra caída, las estrellas se reflejaban en dos formas; así en la tierra como en el cielo. Fue como si estuviéramos sentados entre un océano de estrellas.
– Patrick Rothfuss, The Name of the Wind, p. 216
Esta es la tierra de Narnia, dijo el Fauno, en donde estamos ahora; todo lo que queda entre el faro y el gran castillo de Cair Paravel en el mar del este. ¿Y tú — tú viniste del bosque salvaje del oeste?
Yo vine a través del armario en el cuarto de visitas, dijo Lucy. 
– C.S. Lewis, The Lion, the Witch and the Wardrobe
Pennie and I have had the flu for more days than is supposed to be possible, and I have still not recovered my voice. There were days when I was not sure I dwelt in the land of the living.
Pennie y yo hemos tenido gripe durante más días de lo que parece ser posible y todavía no he recuperado mi voz. Hubo días en los que no estuve seguro si seguía habitando la tierra de los vivos.
“La lluvia al viento le dijo,
Tú empuja yo apedreo.
Castigaron tanto la base del jardín
Que las flores se hincaron,
Y quedaron empapadas — aunque no muertas.
Yo sé cómo se sintieron las flores.”
― Robert Frost
Aruú
Roy H. Williams
NOTA DE INDY — Cuidar de Pennie y Roy me impidió armarte una madriguera del conejo. Lo siento. — Indy

Categories
El Memo del Lunes

Tres formas de ver el agua

El Dr. Nick Grant, psicólogo, el Dr. Mike Metzger del Instituto Clapham y Ray Bard, mi editor, cada uno me han enseñado acerca del agua.
La vida es una travesía por agua. Tu mente consciente está arriba de la superficie. La inconsciente está debajo.
Ese mundo ingrávido, mágico, debajo de la superficie es fundamentalmente diferente del mundo de hechos, cifras y lógica que flota por encima.
Las artes son un clavado revitalizante en el inconsciente, esa parte de tu mente que entiende los lenguajes del color, formal, proximidad, brillo, sombra, silueta, tono, clave, tempo, intervalo, contorno, ritmo y magnetismo de línea límite.
Nuestra relación con el inconsciente es como nuestra relación con el agua. Lo necesitamos por vasos para sobrevivir, pero si te quedas debajo del agua demasiado tiempo, te ahoga; una crisis psicótica.
La vida es una travesía por agua. Para entender mejor esta travesía junguiana, mira a Tom Hanks y Meg Ryan en la película de 1990, Joe contra el volcán.
Nick Grant me hizo consciencia de la naturaleza simbólica del agua.
Mike Metzger me enseñó cómo ver el agua de una segunda forma:
Te encuentras a cuatro personas en el Océano de la Vida, pero los encuentras una y otra vez.
La primera persona que encuentras está flotando, empujado cada día por los vientos y olas de las circunstancias. El flotador siempre va con la corriente. Sabes que has conocido a un flotador cuando dicen: “Lo que sea. Todo está bien”.
La segunda persona que encuentras está surfeando. Aparentemente se están divirtiendo, pero nunca llegan a ninguna parte. Se pasan casi todo el tiempo braceando en el océano, buscando otra ola qué cabalgar. El surfista siempre está buscando “la próxima gran cosa”.
La tercera persona que encuentras se está ahogando. Muchas personas se “hunden” una o dos veces en sus vidas y necesitan que les des una mano. Pueden necesitar un rescate financiero, químico o relacional, pero esto es normal.
También están los ahogados profesionales: “Ha sido la peor semana de mi vida, no sé lo que voy a hacer”. Así que vas en su rescate… pero la siguiente vez que los miras: “Ha sido la peor semana de mi vida, no sé lo que voy a hacer”.
La cuarta persona que encuentras está navegando. Confrontado por los mismos vientos y olas que controlan al flotador, al surfista y al ahogado, el marinero navega. “Si giro mi timón y ajusto las velas, este viento me llevará a donde yo quiera ir”.
No puedes navegar viendo el viento y las olas. Tienes que tener un punto fijo, una luz guía no negociable que no se mueve. La Estrella Norte — Polaris — está alineada perfectamente arriba del eje de la tierra. Es la luz guía alrededor de la cual gira todo el mundo. ¿Cuál es tu no-negociable, tu estrella que no se mueve? Cuando lo hayas encontrado, siempre vas a saber en dónde estás — y quién eres.
Ray Bard me enseñó una tercera forma de ver el agua. Cuando estás escribiendo un libro o considerando una empresa, es esencial que descubras dos cosas:
¿Qué tan esparcido está el interés del público?
¿Qué tan profundo es ese interés?
Si el interés del público no está ni esparcido ni es profundo, está viendo un charco. Nunca inviertas tiempo o dinero en un charco.
Si el interés está esparcido pero no es profundo, estás viendo un pantano. Te cuidado, un pantano se mira como un océano al principio porque el interés es amplio, amplio, amplio. Pero ese interés no es lo suficientemente profundo para generar acción. Te puedes ir a la quiebra si ves un pantano y crees que es un océano.
Si el interés es angosto pero profundo, estás viendo un pozo. Puedes sacar mucha agua de un pozo. “El cuidado y crianza de caballos de paso” no le interesó a la mayor parte de lectores, pero aquellos que tenían un caballo de paso tenían un interés profundo. Ese libro fue exitoso.
Si el interés del público es amplio y profundo, estás viendo un océano. Pero vas a necesitar un barco — una plataforma — sobre el cual navegar tu océano. Si no tienes una plataforma, te vas a ahogar. Y vas a necesitar un plan o estarás al a deriva.
VIDA: Vas a necesitar una luz guía para que sepas en dónde estás — y quién eres.
NEGOCIO: Ignora los charcos y los pantanos. Cava un pozo o encuentra un océano.
BALANCE: Tu mente consciente siempre está contigo. Es un barco que flota sobre el agua de tu mente inconsciente. Te sumerges felizmente en el inconsciente cuando estás expuesto a las artes y emerges sintiéndote refrescado y renovado. Leemos de eso en el Salmo 42:
“Escucho el sonido del agua de tus cascadas, que sale de lo profundo de la tierra y cae gritando con fuerza en un pozo profundo. Tus fuertes olas me cubren y me ahogan.”
Phil Johnson me enseñó acerca del balance. Era su palabra favorita.
Cuando Pennie y yo éramos jóvenes y comenzábamos nuestra travesía del héroe, Phil fue nuestro viejo del bosque. Él era nuestro pastor y tan viejo como para ser nuestro abuelo. Estas fueron las últimas palabras que Phil me dijo unos días antes de morir:
“Adquieres una educación con estudio, trabajo duro y persistencia. Pero absorbes cultura viendo buen arte, escuchando buena música y leyendo buenos libros.”
Cuando Phil hablaba de absorber cultura, estaba hablando de las artes. Las artes incluyen la ficción y la fantasía en todas sus formas: novelas y películas y shows de TV y poesía y danza. Las artes incluyen la cerámica y escultura y jardinería. Las artes incluyen el teatro y la música, la pintura y la fotografía, las expresiones faciales y los tonos de voz.
Esencialmente las artes son cualquier cosa que le habla al corazón en vez de la mente.
El mundo debajo de la superficie — el mundo de las artes — es un lugar sano, refrescante, de escape, unas vacaciones disponibles todos los días. Pero tienes que salir a respirar el aire de la realidad o pronto vas a descubrir que hay monstruos en las profundidades.
“El gran problema en los Estados Unidos no es la represión o la neurosis, como lo era en Europa cuando Freud escribió acerca de todo. No, nuestros grandes problemas son el narcisismo y la adicción. Tommy Jefferson nos embaucó. ‘¡Vida, Libertad y… la Persecución de la Felicidad!’ Si persigues la felicidad de forma directa, te evade, pero te sientes con derecho a ella… Es maravilloso, pero tiene un lado oscuro: la adicción. Hemos estado bailando con la adicción en este país desde sus inicios.”
— Dr. Nick Grant, Julio 1, 2007, La Academia del Mago.
Las actividades son estimulantes.
La adicción ocurre cuando tratamos de reemplazar las artes con actividades.
Las actividades nos hacen sentir bien por fuera.
Las artes nos hacen sentir bien por dentro.
“De vez en cuando es bueno hacer una pausa
En nuestra persecución de la felicidad y simplemente ser felices.”
– Gillaume Apollinaire
Hoy es un buen día
Para hacer una pausa en nuestras persecuciones
Y simplemente ser felices.

Roy H. Willams