Archivo

Archivo para marzo, 2013

Penurias

martes, 26 de marzo de 2013 Sin comentarios

2013_10_BeagleCanoe_530

Penurias

¿Será sabio

proteger a los que amamos

de las penurias

que nos enseñaron todo lo que sabemos?

Léelo en Inglés.

Escucha el Memo

Las Penurias son la indiscutida Escuela para Maestros, pero muy pocos estudiantes solicitan admisión.

La educación comienza con la memoria.  Habiendo aprendido todas las teorías, pasos y reglas, nos cuadramos ante la luz en una especie de esgrima en contra de las sombras de las posibilidades.  Aquí es cuando aprendemos que los pasos y las reglas son únicamente un débil y triste principio.

La memoria fue nuestra primera lección.

La improvisación es la segunda.

Las Decisiones y Consecuencias son lecciones que nunca dejan de enseñar.

Toda industria, oficio, ocupación y profesión tiene su propia sabiduría tradicional que te va a esconder en lo seguro, fuera de problemas, dejándote dentro de tu caja.

Si vas a empezar a pensar “fuera de la caja”, vas a tener que ignorar las reglas no escritas de la sabiduría tradicional.  Haz esto e inmediatamente te van a decir que “no lo estás haciendo bien.”  Y, tristemente, la cosa nueva que estás tratando de hacer probablemente no va a funcionar en la forma que esperabas.

No vas a obtener una victoria, pero vas a obtener una educación.

Y entonces vas a probar otra cosa que no funciona.

Y ahora eres un fracasado.

La mayor parte de las personas se vuelven a meter dentro de la caja y dejan de intentarlo.

Pero no tú.

Tú lo intentas de nuevo.  Y fallas de nuevo.

Y ahora eres un perdedor, un inconforme, un niño con problemas y posiblemente un desempleado.

Esto, my friend, es lo que llaman penuria.

Lo intentas de nuevo.  Éxito limitado.

Ahora eres un insistente, que no deja lo bueno en paz.

Lo intentas de nuevo.  Mejoras limitadas.

Ya nadie te dice nada ahora, porque nadie te está poniendo atención.

Lo intentas de nuevo.  Descubrimiento gigantesco.

Ahora eres un innovador y todos quieren nadar en tu piscina.

George Washington era un sujeto británico leal, quien decidió que el rey estaba equivocado.

Thomas Jefferson tuvo una visión de una forma de gobierno la cuál Winston Churchill – ante la Cámara de los Comunes* – más tarde llamaría como “la peor forma de gobierno jamás creada, excepto por todas las demás.”

Abraham Lincoln violó milenios de sabiduría tradicional cuando ganó la guerra pero rehusó los despojos del vencedor, diciendo: “Con malicia hacia nadie, con caridad hacia todos… vendemos las heridas de la nación…”  (2o discurso inaugural.)

Pero tal vez Teddy Roosevelt fue el que mejor lo dijo.  Hablando de decisiones y consecuencias que enfrentamos diariamente mientras improvisamos nuestro camino por la vida, él dijo: “Haz lo que puedas, con lo que tienes, en donde estés.”

La Academia del Mago es una organización educativa no-lucrativa, una escuela para los imaginativos, los valientes y los ambiciosos.

¡Finalmente! Luego de 12 años de salidas en falso, errores y “casi aciertos”, tenemos una forma de explicar este lugar.  GRACIAS  Jeffrey Eisenberg y Jeff Sexton, quienes aceptaron este reto hace 8 meses y nunca soltaron la cola de ese dragón.

“La Academia del Mago:  una escuela para los imaginativos, los valientes y los ambiciosos.”  Esto le dice al mundo quiénes somos y quiénes no somos.

“Si no tienes imaginación, por favor quédate en casa.  Si no tienes valentía, éste no es el lugar para ti.  Si no tienes un sueño que te mantiene despierto, regresa a la cama con nuestras bendiciones.  Nosotros tenemos trabajo qué hacer.”

Nos tomó 12 años averiguar cómo explicar quiénes somos

y nosotros somos los que se supone que sabemos qué estamos haciendo.

No eres un fracasado.  Eres un innovador a la orilla de un descubrimiento.  Confía en nosotros.  Nosotros sabemos.  Estamos muy familiarizados con la orilla.

Y la vista desde aquí es magnífica.

Únete a nosotros.

Roy H. Williams

* 11 de nov., 1947

¿Estás listo para conocer a la Facción de los Sombreros Chulones de la Tribu de la Madriguera del Conejo?

Categories: El Memo del Lunes Tags:

Criaturas Inusuales

lunes, 25 de marzo de 2013 Sin comentarios
Criaturas Inusuales
Si yo fuera inteligente.  Si tuviera la mitad del cerebro que Dios le dio a un oricteropo, hablaría de política o de religión y menos personas se molestarían.
Pero los oricteropos me miran con lástima, porque soy tonto.  Mi filtro social está tan desalineado que te voy a compartir mis ideas acerca de la planificación.
“Planifica tu trabajo y trabaja tu plan.”  Estas son las palabras sagradas de un sistema de creencias basado en fe intuitiva y un universo ordenado.
Yo no comparto esa fe.
Yo no creo que todo pasa por algo.
¡HÍJUELA!  ¿Estás comenzando a ver cómo esta cosa tan sencilla llamada “planificación” puede detonar emociones fuertes?
Tus ideas acerca de la planificación reflejan tus creencias más íntimas acerca del funcionamiento del universo.  Cuando hablas de planificar, estás hablando sin darte cuenta de religión y política; estás hablando de cómo crees que funciona el mundo y la mejor forma para arreglarlo.
Pero eso es suficiente acerca de ti. Hablemos de mí un poco más. (Porque si hablamos de ti y accidentalmente revelamos que estás horriblemente fallido y roto, vas a enojarte MUCHÍSIMO.  Entonces vamos a hablar de mí y vamos a revelar que yo estoy horriblemente fallido y roto y entonces tú no te vas a tener que enojar.  Vas a poder decir “Ya lo sabía.” – RHW)
Yo creo que sólo hay dos clases de planificación:
(1.) Planificación de procedimientos.
(2.) Planificación de resultados.
Un plan de procedimientos se conoce comúnmente como “Plan A”.  Lo llamamos así cuando hemos decidido abandonarlo porque no está funcionando.  Los resultados se alcanzan más frecuentemente a través del Plan B o C o D o K o Q o V.
No te dejes seducir por la promesa de un procedimiento milagroso que lleva a resultados dorados.  El procedimiento perfecto de ayer se convierte en “la caja” de la cuál están luchando por escapar las personas hoy.
Enfócate en el resultado, no en el procedimiento.
El campus de La Academia del Mago está casi completo y nunca hubo un plan de procedimiento.  Lo único que planeamos fue el resultado.  Sorprendentemente, un campus de varios millones de dólares fue construido a través de continua improvisación.
No sé exactamente cuánto dinero nos hemos gastado. Lo podría revisar fácilmente, por supuesto, pero nunca he estado lo suficientemente interesado.  Nunca hubo una agenda o un presupuesto.  “Va a tardarse lo que se tarde y costar lo que cueste.”
Usualmente había justo el suficiente dinero en el banco para pagar el trabajo que estábamos haciendo esa semana.  “Vamos a encontrar el dinero de la otra semana, la otra semana.”
Me disculpo si estás horrorizado por estas confesiones.  Tu reacción es perfectamente normal si creciste en una nación que una vez fue colonia británica.  El pensamiento de máquina de la revolución industrial le enseñó a nuestra sociedad a sobrevalorar el conformismo, la repetición y el procedimiento.  La improvisación y la innovación, ésas hierbas salvajes y florecientes, han sido desarraigadas y malditas durante 200 años.
Aunque La Academia del Mago no tuvo una planificación de procedimiento, si tuvimos tres principios que lo unían todo:
Construye con efectivo.  Nunca prestes dinero.
“Cuando entra menos dinero, se construye más despacio para ir al paso de la entrada del dinero.”
Usa al que se presente.
Uno a uno, cientos de ustedes se me acercaron con ideas y sugerencias durante los últimos 12 años.  Mi respuesta nunca cambió:  “¡Qué buena idea! Tú estás a cargo de eso.”
Los estudiantes son el alma de la escuela.
“Los diseños, los muebles y la decoración se van a escoger para elevar los pensamientos y la actitud de los estudiantes y visitantes, mientras estén aquí.  El campus va susurrarles a cada paso y parada: ´Todo es posible´”.
Yo no me inventé esta idea de la Planificación de Resultados.
La vida se resume en unos pocos momentos.  Uno de esos momentos me sucedió cuando yo tenía 8 años.
El 27 de octubre de 1966, Walt Disney describió su visión para un “Disney World” de 27,400 hectáreas en Florida.  Walt había comprado 43 millas cuadradas de terreno, rodeadas de pantano.  Su sueño fue literalmente del doble de tamaño de la isla de Manhattan.  Yo vi a Walt dar su explicación de 24 minutos en Planificación de Resultados cuando salió al aire durante su show semanal de televisión, El Maravilloso Mundo de Disney.
NARRADOR.  La piedra angular del éxito de Disneyland ha sido su preocupación por las personas: una dedicación de todo corazón a la felicidad de la gente que lo visita.  Al día de hoy, Disneyland ha establecido estándares de desempeño sin igual en todo el mundo.  Sin embargo, en la planificación y la construcción no habían estándares qué seguir; lo que funcionaba se convirtió en la norma.  Lo que no llegaba a llenar la necesidad del público era remplazado por una idea mejor.
Un par de minutos después, rodeado de fabulosos modelos a escala, Walt Disney apareció y me contó que la visión – el resultado y su propósito – eran las únicas cosas que estaban claras.  El procedimiento, dijo Walt, necesariamente debía ser uno de improvisación constante.
WALT DISNEY:  Los dibujos y planos que miran ustedes hoy simplemente son un punto de partida:  nuestro primer y general pensamiento acerca de Disney World.  Todo en este cuarto puede cambiar una y otra vez mientras avanzamos, pero la filosofía básica de lo que estamos planificando para Disney World va a permanecer en mucho como está ahora.  Sabemos cuáles son nuestras metas.  Sabemos lo que queremos lograr.  Y créanme, es la tarea más emocionante y difícil que hemos afrontado en Walt Disney Productions…
EPCOT va a tomar su dirección de las nuevas ideas y las nuevas tecnologías que están emergiendo ahora de los centros creativos de la industria de Estados Unidos.  Va a ser una comunidad del futuro que nunca va a estar completad, sino que siempre va a estar incluyendo y probando y demostrando nuevos materiales y nuevos sistemas.  Y EPCOT siempre va a ser un vitrina hacia el mundo del ingenio y la imaginación de la libre empresa de los Estados Unidos.
Diez días después de grabar este anuncio, Walt se enteró que tenía cáncer y muy poco tiempo para vivir.  El 15 de diciembre del 1966, murió.
Pero el trabajo de su vida continúa.
La mente de Walt Disney engendró un elenco de criaturas inusuales; Mickey, Minnie, Donald, Goofy y Pluto son algunos de los pesos-pesados.  Bambi y Tambor y Campanita y Tiger Lily son algunos de los pesos-medianos.  El Sargento Tibbs y Pongo, Scuttle y Sebastián están entre los pesos-pluma.
Y luego, por supuesto, está un ingenuo niño de ocho años que mira fijamente a la televisión blanco y negro con ojos muy abiertos y se llama a sí mismo el Mago de la Publicidad.
Roy H. Williams
P.D.:  Indiana Beagle me dijo que te dijera que te espera en la madriguera del conejo.

Las orejas grandes y una trompa larga hacen que los oricteropos sean expertos en buscar y tragar termitas.  Pero sus cerebros primitivos – para un mamífero  – los hace un poco torpes, por lo que los cuidadores de los zoológicos deben vigilarlos muy de cerca para evitar que se lastimen a sí mismos.

2013_12_Beagle_Indy-Ardy
Criaturas Inusuales
Si yo fuera inteligente.  Si tuviera la mitad del cerebro que Dios le dio a un oricteropo, hablaría de política o de religión y menos personas se molestarían.
Pero los oricteropos me miran con lástima, porque soy tonto.  Mi filtro social está tan desalineado que te voy a compartir mis ideas acerca de la planificación.
“Planifica tu trabajo y trabaja tu plan.”  Estas son las palabras sagradas de un sistema de creencias basado en fe intuitiva y un universo ordenado.
Yo no comparto esa fe.
Yo no creo que todo pasa por algo.
¡HÍJUELA!  ¿Estás comenzando a ver cómo esta cosa tan sencilla llamada “planificación” puede detonar emociones fuertes?
Tus ideas acerca de la planificación reflejan tus creencias más íntimas acerca del funcionamiento del universo.  Cuando hablas de planificar, estás hablando sin darte cuenta de religión y política; estás hablando de cómo crees que funciona el mundo y la mejor forma para arreglarlo.
Pero eso es suficiente acerca de ti. Hablemos de mí un poco más. (Porque si hablamos de ti y accidentalmente revelamos que estás horriblemente fallido y roto, vas a enojarte MUCHÍSIMO.  Entonces vamos a hablar de mí y vamos a revelar que yo estoy horriblemente fallido y roto y entonces tú no te vas a tener que enojar.  Vas a poder decir “Ya lo sabía.” – RHW)
Yo creo que sólo hay dos clases de planificación:
(1.) Planificación de procedimientos.
(2.) Planificación de resultados.
Un plan de procedimientos se conoce comúnmente como “Plan A”.  Lo llamamos así cuando hemos decidido abandonarlo porque no está funcionando.  Los resultados se alcanzan más frecuentemente a través del Plan B o C o D o K o Q o V.
No te dejes seducir por la promesa de un procedimiento milagroso que lleva a resultados dorados.  El procedimiento perfecto de ayer se convierte en “la caja” de la cuál están luchando por escapar las personas hoy.
Enfócate en el resultado, no en el procedimiento.
El campus de La Academia del Mago está casi completo y nunca hubo un plan de procedimiento.  Lo único que planeamos fue el resultado.  Sorprendentemente, un campus de varios millones de dólares fue construido a través de continua improvisación.
No sé exactamente cuánto dinero nos hemos gastado. Lo podría revisar fácilmente, por supuesto, pero nunca he estado lo suficientemente interesado.  Nunca hubo una agenda o un presupuesto.  “Va a tardarse lo que se tarde y costar lo que cueste.”
Usualmente había justo el suficiente dinero en el banco para pagar el trabajo que estábamos haciendo esa semana.  “Vamos a encontrar el dinero de la otra semana, la otra semana.”
Me disculpo si estás horrorizado por estas confesiones.  Tu reacción es perfectamente normal si creciste en una nación que una vez fue colonia británica.  El pensamiento de máquina de la revolución industrial le enseñó a nuestra sociedad a sobrevalorar el conformismo, la repetición y el procedimiento.  La improvisación y la innovación, ésas hierbas salvajes y florecientes, han sido desarraigadas y malditas durante 200 años.
Aunque La Academia del Mago no tuvo una planificación de procedimiento, si tuvimos tres principios que lo unían todo:
Construye con efectivo.  Nunca prestes dinero.
“Cuando entra menos dinero, se construye más despacio para ir al paso de la entrada del dinero.”
Usa al que se presente.
Uno a uno, cientos de ustedes se me acercaron con ideas y sugerencias durante los últimos 12 años.  Mi respuesta nunca cambió:  “¡Qué buena idea! Tú estás a cargo de eso.”
Los estudiantes son el alma de la escuela.
“Los diseños, los muebles y la decoración se van a escoger para elevar los pensamientos y la actitud de los estudiantes y visitantes, mientras estén aquí.  El campus va susurrarles a cada paso y parada: ´Todo es posible´”.
Yo no me inventé esta idea de la Planificación de Resultados.
La vida se resume en unos pocos momentos.  Uno de esos momentos me sucedió cuando yo tenía 8 años.
El 27 de octubre de 1966, Walt Disney describió su visión para un “Disney World” de 27,400 hectáreas en Florida.  Walt había comprado 43 millas cuadradas de terreno, rodeadas de pantano.  Su sueño fue literalmente del doble de tamaño de la isla de Manhattan.  Yo vi a Walt dar su explicación de 24 minutos en Planificación de Resultados cuando salió al aire durante su show semanal de televisión, El Maravilloso Mundo de Disney.
NARRADOR.  La piedra angular del éxito de Disneyland ha sido su preocupación por las personas: una dedicación de todo corazón a la felicidad de la gente que lo visita.  Al día de hoy, Disneyland ha establecido estándares de desempeño sin igual en todo el mundo.  Sin embargo, en la planificación y la construcción no habían estándares qué seguir; lo que funcionaba se convirtió en la norma.  Lo que no llegaba a llenar la necesidad del público era remplazado por una idea mejor.
Un par de minutos después, rodeado de fabulosos modelos a escala, Walt Disney apareció y me contó que la visión – el resultado y su propósito – eran las únicas cosas que estaban claras.  El procedimiento, dijo Walt, necesariamente debía ser uno de improvisación constante.
WALT DISNEY:  Los dibujos y planos que miran ustedes hoy simplemente son un punto de partida:  nuestro primer y general pensamiento acerca de Disney World.  Todo en este cuarto puede cambiar una y otra vez mientras avanzamos, pero la filosofía básica de lo que estamos planificando para Disney World va a permanecer en mucho como está ahora.  Sabemos cuáles son nuestras metas.  Sabemos lo que queremos lograr.  Y créanme, es la tarea más emocionante y difícil que hemos afrontado en Walt Disney Productions…
EPCOT va a tomar su dirección de las nuevas ideas y las nuevas tecnologías que están emergiendo ahora de los centros creativos de la industria de Estados Unidos.  Va a ser una comunidad del futuro que nunca va a estar completad, sino que siempre va a estar incluyendo y probando y demostrando nuevos materiales y nuevos sistemas.  Y EPCOT siempre va a ser un vitrina hacia el mundo del ingenio y la imaginación de la libre empresa de los Estados Unidos.
Diez días después de grabar este anuncio, Walt se enteró que tenía cáncer y muy poco tiempo para vivir.  El 15 de diciembre del 1966, murió.
Pero el trabajo de su vida continúa.
La mente de Walt Disney engendró un elenco de criaturas inusuales; Mickey, Minnie, Donald, Goofy y Pluto son algunos de los pesos-pesados.  Bambi y Tambor y Campanita y Tiger Lily son algunos de los pesos-medianos.  El Sargento Tibbs y Pongo, Scuttle y Sebastián están entre los pesos-pluma.
Y luego, por supuesto, está un ingenuo niño de ocho años que mira fijamente a la televisión blanco y negro con ojos muy abiertos y se llama a sí mismo el Mago de la Publicidad.
Roy H. Williams
P.D.:  Indiana Beagle me dijo que te dijera que te espera en la madriguera del conejo.
Las orejas grandes y una trompa larga hacen que los oricteropos sean expertos en buscar y tragar termitas.  Pero sus cerebros primitivos – para un mamífero  – los hace un poco torpes, por lo que los cuidadores de los zoológicos deben vigilarlos muy de cerca para evitar que se lastimen a sí mismos.
Categories: El Memo del Lunes Tags:

Voces de Libros

martes, 19 de marzo de 2013 Sin comentarios

2013_11_BeagleBook_Voice

Voces de Libros

Que se Han Leído, Que se Leen, Que se Van a Leer

Escucha el Memo

Lee el Memo en Ingles

Jeff dice que yo tengo un sesgo de confirmación, una fuerte atracción hacia información que refuerce mis convicciones y me ayude a probar mi punto.

Eso tiene sentido. Yo soy publicista.

¿Existe alguien que realmente quiera que su publicista no esté sesgado?  El trabajo del publicista es:

  1. descubrir una perspectiva persuasiva, y
  2. desarrollar una voz distintivamente memorable para la campaña publicitaria, y
  3. encontrar evidencia de soporte que demuestre claramente que tu compañía y tus productos son las únicas opciones inteligentes en tu categoría.

Sí, yo tengo un sesgo de confirmación.  Me da de comer.

Ray Bard es un buen amigo y el editor de la mayoría de mis libros, incluyendo la trilogía de El Mago de la Publicidad.  Por eso, si Ray sacara un libro y yo creyera que apesta, igual me encantaría ese libro.  Pero eso no es lo que sucede el día de hoy.  The ONE Thing dice lo que yo he tratado de decir durante años, pero que no he podido hacerlo de forma tan clara.  Este libro te va a afilar el enfoque, va a podar tus distracciones y agudizar tu habilidad para alcanzar ESA cosa hacia la que apuntas tu corazón.  The ONE Thing está escrito desde una perspectiva poderosamente persuasiva e incluye un montón de evidencia de soporte interesante.  ¿Tienes un sueño?  El primer paso hacia convertir ese sueño en realidad es leer The ONE Thing.

Hazme caso:  The ONE Thing va a catapultarse hacia las listas de bestsellers de negocios.  Gary Keller con Jay Papasan, Bard Press.

Un amigo me mandó una copia de Steal Like an Artist luego de leer mi consejo acerca de “darle un nuevo propósito a lo ya probado” (Mejor que la Creatividad, el Memo del Lunes por la Mañana del 28 de enero del 2013).  Vas a leer Steal Like an Artist en aproximadamente 30 minutos, pero va a cambiar para siempre cómo ves la creatividad.  Tengo la esperanza de lograr que el autor, Austin Kleon, vaya a la Academia del Mago más tarde este año.  Si puedes pagar ambos libros, compra ambos.  Me siento más fuerte y mejor por haberlos leído.  Y yo usualmente detesto la no-ficción.  Tal vez es otra prueba de mi sesgo de confirmación, pero aún cuando yo sentí como que ya sabía lo que estos libros me estaban diciendo, me hicieron sentir más luminoso y ligero.  Con confianza.  Con esperanza.  Boyante.  Creo que te van a hacer sentir igual a ti.

Ahora hablemos de ficción.

En el bestseller internacional de Carlos Ruiz Zafón, La Sombra del Viento, Daniel Sempere es un muchacho cuyo padre lo lleva al Cementerio de los Libros Olvidados, una biblioteca inmensa de títulos viejos y oscuros.  De acuerdo con la tradición, a todo aquél que ha sido iniciado en el secreto de este lugar, se le permite llevarse un libro de allí, que luego tiene que proteger de por vida.

“Éste es un lugar de misterio, Daniel, un santuario.  Cada libro, cada volumen que ves aquí, tiene un alma.  El alma de la persona que lo escribió de los que lo leyeron y vivieron y soñaron con él.  Cada vez que un libro cambia de manos, cada vez que alguien pasa sus ojos por sus páginas, su espíritu crece y se fortalece.  Este lugar ya era antiguo cuando mi padre me trajo aquí por primera vez, hace muchos años.”

Llamé a este memo “Voces de Libros” porque me atraen los escritores que labran una voz vívida.  Cuando yo tenía 13 años, me sentí magnéticamente atraído a la voz poética de Robert Frost.  Hechizado, me maravillaba cómo él podía decir dos cosas a la vez.  En la superficie de cada uno de sus poemas, Frost describe un momento que nos es común a todos.  Pero bajo la superficie, él está diciendo algo profundo y hondo y eterno.  Esta apreciación de Frost nunca me ha dejado y yo no estoy sólo en ella.  Robert Frost fue galardonado con el Premio Pulitzer en 4 ocasiones diferentes.

J. D. Salinger escribió The Catcher in the Rye en la voz en primera persona de un adolescente perturbado llamado Holden Caulfield.  Esa voz es tan convincente que te sientes arrastrado hacia los confundidos sentimientos de Holden y sus tribulados pensamientos.  Salinger labró una voz que vibró tan tribulada y verdadera, que ha reverberado en nosotros durante 62 años.

No ha existido otra voz tan vívida como la de Holden Caulfield hasta ahora.  Escrita como una serie de cartas de “Charlie” para un amigo desconocido y sin nombre, The Perks of Being a Wallflower te va a perturbar, expandir tus sentidos, sumir en una contemplación profunda y parar las agujas de tu reloj.  El libro ha echado raíces profundas en la posición No. 1 de la lista de bestsellers del New York Times.  El Times lo tienen en la lista de libros para adultos jóvenes.  Esto me parece idiota.  Es un libro para cualquiera que haya sido joven.

Ya se hizo una película de The Perks of Being a Wallflower.  Pero si alguna vez has confiado en mí, un publicista conocido y auto-confesado, confía en mí ahora:  no mires la película hasta que hayas leído el libro.

Confía en mí.

Roy H. Williams

¡MILAGRO DE MILAGROS!  El gran Ray Bard accedió a dirigir otra Conferencia para Autores de No-Ficción en una fecha a ser anunciada para el final del verano o principios del otoño Y el inmortal David Freeman a accedido – luego de 10 años de estarlo fregando, rogando y pidiendo – con todo y sollozos – a impartir su famoso curso Más Allá de la Estructura, en un Taller para Escritores de Ficción y Guiones, del 14 al 15 de agosto en la Academia del Mago.  Ésta es la nota que recibí de David:

“Roy, estaba caminando por los campos de la Academia durante una de las pausas en la clase de “Haciendo Publicidad en un Mundo Ruidoso”.  Comencé a reflexionar acerca de la belleza del campus, de la Torre de la Biblioteca y de todos los otros miles de detalles que tú y Pennie le agregaron para asegurarse que todos los que vienen se sientan transportados a un mundo de estética.

Pensé en cuánto valoraba lo que estaba sacando de la clase y de otras clases que he tomado en la Academia de ti, de los Eisenbergs y de Jeff Sexton, entre otros.  Y reflexioné en todos los amigos y contactos de negocio que he echo aquí.

Y pensé:  Este lugar tiene que sobrevivir.

Claro, la gente puede ahorrarse dinero y tomar “Más Allá de la Estructura” en Los Ángeles (cuando sea que pueda impartirlo – estuve demasiado ocupado el 2012 para hacerlo.)  Pero no van a llevarse la experiencia tan personalizada que van a recibir en la Academia del Mago, en donde va a ser la clase más pequeña que haya dado jamás.

Y su dinero se va a ir a una excelente causa, la misma causa que estoy adoptando al enseñarla:  ayudar a asegurar un futuro para la Academia del Mago.

Te deseo todo lo mejor,

David

Categories: El Memo del Lunes Tags:

El Efecto Reno

lunes, 4 de marzo de 2013 Sin comentarios

El Efecto Reno

2013_09_Reindeer

Read it in English

Escucha el Memo

Escúchalo

“Creo que debería existir algo en la ciencia que se llamara ´el efecto reno.´ No sé que sería, pero creo que sería bueno escuchar a alguien decir: ´Señores, lo que tenemos aquí es un terrorífico ejemplo del efecto reno.´”

– Jack Handey

El Efecto Reno no es real.

El Efecto Ikea, sin embargo, es lo suficientemente real como para ser el objeto de una historia en el Harvard Business Review.  La esencia es ésta:  No le ponemos esfuerzo a las cosas porque las amamos.  Las amamos porque les ponemos esfuerzo.

  1. Encontramos propósito y vemos el valor en el trabajo de nuestras manos.
  2. Vemos un reflejo de nosotros mismos en las cosas que creamos.

Al Efecto Ikea se le llamó así por esa tienda internacional tan exitosa, conocida por vender muebles en cajas planas que tienen que ser tediosamente ensamblados por el comprador.  Las personas que ensamblan estos muebles tienden a asignarle un valor más alto al producto terminado que las personas que no se involucraron en su construcción.

La autoría de virtualmente todos los libros de la Biblia es debatida por los académicos.  Yo no quiero tener vela en ese entierro, por eso permíteme decir que yo escojo creer que Salomón escribió el libro de Eclesiastés al final de su vida, hace aproximadamente 3,000 años.  Salomón disfrutó de la libertad de seguir sus pasiones y perseguir sus sueños.  Eclesiastés es su diario de esa travesía. En él, Salomón comparte lo que aprendió en ese día portentoso, en el que encontró la respuesta final.  Éste es un pasaje muy citado del capítulo 3:

Hay un momento para todo y un tiempo para cada cosa bajo el sol:

un tiempo para nacer y un tiempo para morir, un tiempo para plantar y un tiempo para arrancar lo plantado;

un tiempo para matar y un tiempo para curar, un tiempo para demoler y un tiempo para edificar;

un tiempo para llorar y un tiempo para reír, un tiempo para lamentarse y un tiempo para bailar;

un tiempo para arrojar piedras y un tiempo para recogerlas, un tiempo para abrazarse y un tiempo para separarse;

un tiempo para buscar y un tiempo para perder, un tiempo para guardar y un tiempo para tirar;

un tiempo para rasgar y un tiempo para coser, un tiempo para callar y un tiempo para hablar;

un tiempo para amar y un tiempo para odiar, un tiempo de guerra y un tiempo de paz.

¿Qué provecho obtiene el trabajador con su esfuerzo?

Yo vi la tarea que Dios impuso a los hombres para que se ocupen de ella.

El hizo todas las cosas apropiadas a su tiempo, pero también puso en el corazón del hombre el sentido del tiempo pasado y futuro, sin que el hombre pueda descubrir la obra que hace Dios desde el principio hasta el fin.

Yo comprendí que lo único bueno para el hombre es alegrarse y buscar el bienestar en la vida.

Después de todo, que un hombre coma y beba y goce del bienestar con su esfuerzo, eso es un don de Dios.

Usualmente la última parte no se incluye cuando la gente cita este versículo en pósters y calendarios y tarjetas.  La aseveración de Salomón que el verdadero secreto de la felicidad consiste en encontrar satisfacción en nuestra ocupación – nuestros esfuerzos – el trabajo de nuestras manos – es una respuesta demasiado plebeya para la gente ambiciosa que se siente empujada a tener éxito.

Pero el Efecto Ikea – y el Harvard Business Review – parecen confirmar la aseveración de Salomón.  Aún así, la mayoría de nosotros va a continuar sobrevalorando ese destino destellando en el horizonte – “Éxito” – no dándonos bien cuenta que cualquier valor que tenga al final será producto de los recuerdos de la travesía que nos llevó hasta allí.

Ahora pensemos por un momento acerca de esta idea que amamos las cosas porque les ponemos nuestra energía.  Cuando algo se convierte el objeto de nuestra esperanza concentrada y de nuestro esfuerzo enfocado, cuando lo inyectamos con nuestra propia fuerza de vida y energía, se convierte en valioso para nosotros.  Las acciones disparan los sentimientos.

Usualmente esperamos enamorarnos de algo antes de lanzarnos de lleno.  Una materia en la escuela, una organización no-lucrativa, un hobby, un deporte, un negocio.  Pero el Efecto Ikea nos dice que lanzarnos de lleno es la manera más segura de enamorarnos.  Lo mismo es verdad para las relaciones.

Cuando yo era joven, Phil Johnson, un hombre sabio, nos dijo a Pennie y a mí que si alguna vez sentíamos que nos estábamos “desenamorando”, que simplemente hiciéramos las cosas que harías por el otro – que comenzáramos a tomar acción – como si estuviéramos apasionada y locamente enamorados.  Los sentimientos siguen a las acciones.

Phil tenía como 65 años en ese entonces y eso fue hace 30.  Estamos planificando visitar a Phil y a Bárbara cuando viajemos a Oklahoma en unos meses.

Mencioné a Ray Bard la semana pasada.  Dije que él era una de las personas que le habla a mi vida.  No es ésa su intención.  De hecho, ni siquiera está consciente que lo hace.  Phil Johnson es otra de esas personas para mí.  Don Kuhl es otro.  Espero que tú también tengas personas así.  Personas que hacen comentarios inteligentes y útiles.  Personas que te abren los ojos para ver cosas que necesitas saber.  Personas que le hablan a tu vida.

Abre tus oídos a la sabiduría.

Disfruta del trabajo de tus manos.

Lánzate de cabeza hacia las cosas.

Así es como nace el amor.

Roy H. Williams

P.D.:  Ray Bard de Bard Press confirmó que va a aparecerse, impartir un poco de sabiduría y contestar algunas preguntas en la próxima clase de “Cómo Escribir para la Radio y el Internet”, 10 y 11 de abril.  Basado en el porcentaje de libros publicados que llegaron a las listas de bestsellers del New York Times y el Wall Street Journal (más del 50%), Ray tiene la editorial de libros de negocios más exitosa de todos los tiempos.  Él es gran cosa entre las editoriales.  Llega a la clase del 10 y 11 de abril y regresarás a casa citándolo, te lo prometo. – RHW

Categories: El Memo del Lunes Tags: