Archivo

Archivo para noviembre, 2016

Cómo Decir Más en Menos Palabras

lunes, 28 de noviembre de 2016 Sin comentarios

2016_43_bw_beagle_colorized_780

Cómo Decir Más en Menos Palabras

1. Utiliza Palabras que tengan Significados Específicos.

“El insecto se movía sobre el suelo, decidiéndose hacia dónde ir.”

“La hormiga se arrastraba entre las hojas de grama, viendo hacia la izquierda y derecha en cada intersección.”

Insecto no es específico. Hormiga es específico.

“…se movía sobre el suelo” es ligeramente específico, pero no vívido.

“…se arrastraba entre las hojas de grama” es específico y vívido.

2. No Cuentes. Enseña.

“…decidiéndose hacia dónde ir” te dice qué estaba haciendo la hormiga.

“…viendo hacia la izquierda y derecha en cada intersección,” te enseña a la hormiga y te lleva a concluir que la hormiga se está decidiendo hacia dónde ir. Tú estás, por un momento, viendo a través de los ojos de la hormiga.

Darle motivaciones humanas a objetos inanimados es una herramienta poderosa conocida como personificación. “Tu Rolex está esperando pacientemente a que vengas y lo recojas en Shreve y Compañía.”

3. Escribe Apretado y Limpio.

Las frases Cortas Pegan Más Duro que las Largas.

Los adjetivos y adverbios no aceleran la comunicación. La ponen lenta. Utilízalos con cautela.

Lo que estoy haciendo ahora es darte un ejemplo de una frase larga (en esencia, el tipo de frase que frecuentemente escriben las personas que están tratando de sonar educadas, aunque en realidad, las frases como ésta sólo te hacen sonar arrogante), con el propósito de demostrar que las frases complejas llenas de comas y declaraciones entre paréntesis tienen un impacto mucho menor que no son tan placenteras de leer como declaraciones cortas y claras, como las tres frases que preceden esta horrible construcción de tantas pomposas, tediosas y cansadas palabras que siguen y siguen por tanto tiempo que, para cuando llegas al punto final, ya te olvidaste de varios de los anteriores que se hicieron.

4. Deja que el Sujeto de la Frase Agarre la Acción. La Voz Pasiva es una Mala Opción.

Escribes en una voz pasiva cuando el sujeto de la frase está siendo el objeto de la acción: “La Academia del Mago es frecuentada por gente interesante.”

Escribes en una voz activa cuando el sujeto de la frase toma la acción: “Gente interesante frecuenta la Academia del Mago.”

La voz pasiva no se compromete: “Se perdió.”

La voz activa tiene confianza y claridad: “Yo lo perdí.”

5. Alimenta Tu Pluma con Combinaciones Sorprendentes de Palabras Interesantes.

Si informas sin persuadir, estás escuchando un noticiero cuando escribes. La meta del periodismo es informar, no persuadir.

Si entretienes sin persuadir, estás escuchando escritura creativa cuando escribes. La meta del escritor creativo es entretener, no persuadir.

El poeta te lleva a pensar y sentir de forma diferente. La meta del poeta es persuadir. Y los mejores lo hacen en una economía corta y apretada de palabras.

No estoy hablando de rimar.

Te imploro que no rimes.

EEStoy hablando de usar combinaciones sorprendentes de palabras vívidas que disparen suposiciones y conclusiones en las mentes de quienes te escuchas.

Edwin Arlington Robinson le escribió Richard Cory en 1897. Esto fue cuando “limpiamente favorecido” quería decir guapo.

Richard Cory

Cada vez que Richard Cory iba al centro,

Cuando la gente en la acera lo miraba:

Era un caballero de la suela a la corona,

Limpiamente favorecido, imperialmente delgado.

Y siempre estaba calladamente arreglado,

Y siempre era humano cuando hablaba;

Pero todavía aceleraba pulsos cuando decía,

“Buenos días,” y brillaba cuando caminaba.

Y era rico – sí, más rico que un rey –

Y admirablemente estudiado en toda gracia:

En resumen, pensábamos que él era todo

Para hacernos desear estar en su lugar.

Y seguíamos trabajando y esperando la luz,

Y no comíamos carne y maldecíamos el pan;

Y Richard Cory, una noche callada de verano,

Se fue a su casa y atravesó una bala en su cabeza.

Compara las imágenes contenidas en ese poema corto a los del ejemplo interminable del punto 3 – RHW

6. Si quieres ser un mejor comunicador…

si quieres escribir mejores anuncios, persuadir más gente y ganar más dinero, lee un buen libro de poemas.

7. Lee un poema al día, todos los días.

Te va a tomar más o menos 60 segundos. Piensa que tu poema diario es una vitamina. Que no te preocupe entender el poema. Sólo échate su sal en tu mente. Pronto vas a comenzar a escuchar una voz diferente cuando escribes y te vas a encontrar viendo ojos brillantes cuando hables.

Las fotos que han sido a blanco y negro se convertirán a colores.

Roy H. Williams

Categories: El Memo del Lunes Tags:

La Nave Espacial Tierra

lunes, 21 de noviembre de 2016 Sin comentarios

2016_42_mountainbeagle_bulwer-lytton_780

La Nave Espacial Tierra

Tu vida es una travesía a solas; una generación es una travesía colectiva.

Le estamos dando vueltas a una bola de fuego de 11,000 grados mientras se desplaza a través de un vacío ilimitado a 52 veces la velocidad de un proyectil.

Si esta roca cubierta de tierra que ocupamos fuera del tamaño de un globo terráqueo escolar estándar, cubierta con una capa de barniz, el grosor de ese barniz representaría el aire que respiramos.

Lo queramos o no, estamos todos juntos en esto.

Todos nosotros los siete y medio millardos que somos.

Cuando se oscurezca hoy en la noche, mira las estrellas. Vas a ver por la ventada de nuestra nave espacial.

Si pudiéramos dirigir nuestra bola de fuego de 11,000 grados hacia la más cercana de sus hermanas – esas cosas que llamamos estrellas – nos tomaría 63,000 años en llegar allí, aún y cuando estaríamos disparándonos por el espacio a 52 veces la velocidad de un proyectil que va a 865mph. (1)

Justo ahora tú crees que te voy a hablar acerca de tolerancia cultural o calentamiento global o paz mundial o cualquier otra gran idea.

Pero estás equivocado.

Mi meta de hoy es enseñarte cómo utilizar metáforas para hacer que tus datos sean más interesantes para que puedas persuadir a más gente.

Tomé prestada una metáfora de la tierra siendo una nave espacial de Buckminster Fuller y la del barniz en el globo vino de Una Verdad Inconveniente de Al Gore.

Una metáfora relaciona lo no familiar con lo familiar, lo desconocido con lo conocido, efectivamente traduciendo tus datos a un lenguaje que tu escucha pueda entender.

Una buena metáfora agudiza el punto de tus datos.

Una vez hayas escogido tu metáfora, tu segundo reto será seleccionar sujetos y verbos que lleven el voltaje de la sorpresa leve.

Yo podría haber dicho: “La tierra orbita alrededor del sol mientras se mueve en el espacio a 0.0004842454 ua (unidades astronómicas).” Pero escogí decir en vez: “Le estamos dando vueltas a una bola de fuego de 11,000 grados mientras se desplaza a través de un vacío ilimitado a 52 veces la velocidad de un proyectil.”

“Le estamos dando vuelta” hace que te mires a ti mismo en la historia. Este es el primer paso hacia enganchar con tu lector.

“bola de fuego de 11,000 grados” es más vívido que “el sol,”

“se desplaza a través de un vacío ilimitado” es más emocionante que “se mueve en el espacio,”

y “52 veces la velocidad de un proyectil” da un golpe más fuerte que “unidades astronómicas.”

La comunicación brillante no es el producto del ingenio o el carisma, ni siquiera del talento.

La preparación es lo que hace que se encienda el brillo de tu mensaje hasta arriba para que penetre la oscuridad como un faro a la medianoche. En las palabras de Alec Nevala-Lee: “Una buena sorpresa demanda trabajo metódico de antemano. Al igual que cualquier truco de la mano, depende de hacer que el resultado de la preparación cuidadosa parezca casual, hasta milagrosa.”

“Como un faro a la medianoche” no fue técnicamente una metáfora, por cierto. Es un símil. Metáfora: La tierra es una nave espacial. Símil: La tierra es como  una nave espacial. Un símil se siente como una metáfora y se puede utilizar para alcanzar el mismo efecto.

1Escribe lo que quieres decir. No lo pienses demasiado. Sólo pon palabras en el papel.

2Encuentra una metáfora que relacione tu información a una idea que tu audiencia ya entiende.

3Ahora mira lo que escribiste y reemplaza las palabras cansadas y aburridas con algunas enérgicas y brillantes.

¿Quieres saber un secreto? En realidad no existe tal cosa como escribir bien. Sólo existe volver a escribir bien.

Ernest Hemingway ganó ambos, el Premio Pulitzer y el Premio Nobel en Literatura. Cada vez que él llegaba a un lugar en donde las palabras no fluían, hacía a un lado su trabajo y respondía alguna correspondencia para poder tomarse un momento de “la espantosa responsabilidad de tener qué escribir” —— o, como alguna vez la llamó “la responsabilidad de escribir horriblemente.” (2) En una carta a Arnold Samuelson de 22 años en 1934, Hemingway le aconsejó que luego de escribir algo que uno piensa que está bastante bien, uno debería: “dejarlo solo y no pensar en ello; deja que tu mente subconsciente haga el trabajo. A la mañana siguiente, cuando hayas dormido bien y te sientas fresco, vuelve a escribir lo que escribiste el día anterior.”

Haber tenido la valentía de escribir horriblemente es el primer paso hacia una comunicación brillante. El segundo paso es ver ese primer borrador y decir: “¿Cómo puedo mejorar esto?”

Un último consejo: Lee buena escritura, pues “Así como leas, así vas a escribir.” Gene Fowler lo dijo así: “La mejor forma de convertirse en un escritor exitoso es leer buenas escrituras, recordarlas y luego olvidar de dónde es que las recuerdas.”

Los comunicadores brillantes desarrollan relaciones más fuertes, alcanzan metas más altas y hacen más dinero.

¿Por qué no convertirse en uno?

Roy H. Williams

 

Categories: El Memo del Lunes Tags:

Perseguir tu Sombra Con el Sol a Tus Espaldas

lunes, 14 de noviembre de 2016 Sin comentarios

2016_41_beagle_1924

Perseguir tu Sombra Con el Sol a Tus Espaldas

Lo compraste por 50 centavos.

Lo vendiste por un dólar.

Ganaste 50 centavos.

¿Cuál es tu porcentaje de ganancia?

Podrías decir “100 por ciento” porque la ganancia de 50 centavos que hiciste es igual a tu inversión original de 50 centavos.

Pero si lo vemos desde la base de tu precio de venta, lo vendiste por un dólar y sólo el 50% de eso fue ganancia.

¿Entonces, hiciste el 100% o el 50%? Hay un argumento válido para cada perspectiva.

No es mi intención sermonearte hoy acerca de la diferencia entre sobreprecio y margen, o llenarte los oídos con plática acerca de la rotación de inventarios o el concepto de costo marginal cero.

Estamos hablando acerca de algo más grande.

Estamos hablando acerca de tu éxito.

La ganancia es fácil de identificar, pero truculenta de medir.

El éxito también es así.

¿Tu búsqueda del éxito alguna vez te hace sentir como que estás persiguiendo tu sombra con el sol a tus espaldas; no importa qué tan rápido corres, nunca la puedes llegar a alcanzar? ¿Es el éxito para siempre una zanahoria atada de un palo, siempre un poco más allá del largo de tu mano?

La mayoría de nosotros vivimos con la esperanza de lograr una serie de metas, pero rara vez conozco a alguien que me pueda decir cómo piensan medir el progreso hacia esas metas.

¿Cómo vas a medir tú el éxito?

Antes de poder responder claramente esa pregunta, tienes que reconocer que el éxito viene en tres colores diferentes.

Puedes hacer dinero.

Puedes hacerte un nombre.

Puedes hacer una diferencia.

Si haces suficiente dinero, va a hacerte algo de nombre.

Pero ya sea o no que hagas una diferencia es una cuestión totalmente diferente. Muchas personas exitosas aferran su dinero y sus nombres fuertemente entre las manos.

Si te haces un nombre, probablemente le seguirá dinero. ¿Pero vas entonces a preocuparte lo suficiente de otros para tratar de hacer una diferencia en sus vidas?

Mi consejo para ti es que primero hagas una diferencia. Haz lo que haces tan bien que la gente se de cuenta y hable bien de ti. El dinero seguirá muy de cerca.

¿Qué estás tratando de hacer que suceda?

¿Cómo vas a medir el progreso-hacia-la-meta?

¿Cómo vas a hacer una diferencia?

Roy H. Williams

Categories: El Memo del Lunes Tags:

Una Aspiradora Reconfortantemente Cara

lunes, 7 de noviembre de 2016 Sin comentarios

2016_40_janusz-hankowski_wisemen_meet_quixotes_780

Una Aspiradora Reconfortantemente Cara

¿Vendes un producto o servicio que sea reconfortantemente caro?

Ronny vende aspiradoras de US$700 a través de una campaña televisiva de respuesta-directa que él creó luego de asistir a “Cómo Vender Productos y Servicios Lujosos” en la Academia del Mago.

Esa campaña publicitaria comenzó como un experimento de US$100,000.

Ronny me contó que ahora él está gastando casi un millón de dólares a la semana en publicidad a nivel nacional y obteniendo un maravilloso retorno en su inversión.

Cosa divertida: impartimos esa clase suponiendo que las técnicas van a ser utilizadas por constructores de marcas, no en campañas de respuesta directa. Pero Ronny comprobó que esas mismas técnicas también pueden funcionar si tienes un horizonte de corto plazo.

Nosotros le enseñamos algo a Ronny.

Él nos enseñó algo de regreso.

Los publicistas de respuesta directa usualmente venden productos que tienen un ciclo de compra corto. Ellos quieren que hagamos una compra impulsiva. Es por esto que el retorno de inversión para anuncios de respuesta directa puede ser medido con precisión y de forma inmediata.

Pero no todo puede ser vendido de esa forma.

Los constructores de marca son compañías cuyos productos o servicios tienen un ciclo de compra largo. La meta de un constructor de marca es ser el proveedor en el que piensas inmediatamente y acerca del que mejor te sientes cuando finalmente necesitas lo que ellos venden. Se necesita valentía, confianza y paciencia pero funciona mejor y mejor mientras más tiempo le inviertes.

La esencia de la construcción de marca es la conexión emocional.

La publicidad de respuesta directa, por la otra parte, es típicamente intelectual. Especificaciones y beneficios y valor agregado. “¡Pero espera! Ordena ahora y también vas a recibir…” Es ese mundo de demostraciones de producto y garantías de devolverte tu dinero, ofertas de tiempo limitado e incentivos por compras adicionales.

Los anuncios de respuesta directa no funcionan mejor y mejor mientras más tiempo transcurre.

Funcionan peor y peor hasta que finalmente te tienes que inventar algo completamente nuevo y diferente.

En este momento estás pensando, “Pero, espera, si hago suficiente dinero en mi campaña de respuesta directa, simplemente me puedo retirar y vivir feliz para siempre.”

Eso suena como un buen plan, pero nunca he conocido a alguien a quien le haya funcionado así. La mayoría de nosotros tenemos la inhabilidad fundamental de parar mientras estamos ganando.

Una ciudad destellante en Nevada es la prueba de eso.

La Academia del Mago enseña conceptos poderosos.

Cómo los utilizas queda enteramente de tu parte.

Ronny está ganando y ganando en grande. Me cae bien.

Él ya me enseñó una lección.

Espero que me enseñe otra.

Roy H. Williams

 

Categories: El Memo del Lunes Tags: