Archivo

Archivo para junio, 2017

Lo real de lo imaginario

lunes, 26 de junio de 2017 Sin comentarios

Lo real de lo imaginario

Un mundo de absolutos es un mundo ordenado, pero estrecho.

El mundo más amplio debe dejar lugar para las cosas que no lo son.

“Deja lugar para las cosas que no lo son.” Escribí acerca de esto la semana pasada, ¿verdad?

Nos aferramos a los absolutos, creo, porque nos dan la ilusión de estabilidad en un mundo de cambio constante.

Vemos ríos en mapas, pero, en la realidad más estricta, no puedes entrar en el mismo río dos veces. Las olas, las criaturas, las cosas que flotan, hasta las orillas cambian con cada momento que pasa.

Te escribí acerca de esto en octubre del 2015 en El color que no existe.

De lo que estamos hablando hoy es como eso, pero diferente.

La gente que conoces y los momentos que experimentas en la publicidad y las películas y la literatura y el arte sólo existen en la mente. Son símbolos de posibles pasados y futuros.

Los símbolos son las señales de la imaginación.

Cuando pensamos hacia delante acerca de los posibles desenlaces de nuestros esfuerzos, vemos realidades que podrían suceder, pero éstas nunca son el río en el que entramos cuando llegamos.

Estamos hablando acerca de compañías y marcas.

Nos atraen las marcas que creen en las cosas en las que nosotros creemos, las marcas que nos muestran un reflejo de nosotros mismos.

Cada marca exitosa tiene un personalidad. Una marca fuerte es una entidad que vive en la imaginación, tan real y llena de esperanza y promesa como cualquier personaje en un programa de televisión, novela o película.

Mucho de lo que compramos lo hacemos para recordarnos a nosotros mismos – y anunciarle al mundo a nuestro alrededor – quiénes somos.

La idea de una marca es mucho como la idea del hogar.

Bart Giamatti era el Comisionado de las Grandes Ligas de Beisbol, un Profesor de Literatura Comparativa y el Presidente de la Universidad de Yale. Estas son algunas de sus ideas acerca del “hogar” (home *en adelante utilizaremos la palabra en inglés para poder apegarnos a la analogía con el beisbol).

“No existe ningún grandioso poema largo acerca del beisbol. Puede ser que el beisbol sea un grandioso poema largo en sí mismo. Esto se me ha ocurrido mientras medito acerca de por qué al plato de home no se le dice cuarta base. Y luego me vino la idea: “¿Por qué no? Medita un momento acerca del nombre, “home”. Home/hogar es una palabra en inglés que es virtualmente imposible de traducir a otros idiomas. Ninguna traducción atrapa las asociaciones, la mezcla de recuerdos y nostalgias, el sentido de seguridad y autonomía y la accesibilidad y aroma de inclusión, de libertad y precaución. Se aferran a la palabra “home” y están ausentes de la palabra “casa” o inclusive “mi casa.” Home es un concepto, no un lugar. Es una forma de pensar en donde comienza la auto-definición. Es orígenes: la mezcla del tiempo y el espacio y el olor y el clima, en donde uno realiza por primera vez que es original. Tal vez como los demás, especialmente los que uno ama, pero discreto, distinto, no sujeto a ser copiado. Home es donde un primero aprende a ser separado. Y se mantiene en la mente como el lugar en donde la reunión, si alguna vez fuera a ocurrir, debería ocurrir… Toda la literatura romántica, toda la épica romántica, se deriva de la Odisea y se trata de regresar a home. Se trata de reunirse – reunirse con un ser amado, reunir a un padre con su hijo, reunir una tierra a su legítimo dueño o gobierno. El romance se trata de poner las cosas en orden luego de que una tragedia las destruyó. Se trata de restauración de las relaciones correctas entre las cosas. Y regresar a home es en donde esa restauración ocurre, porque allí es en donde más importa. El beisbol se trata enteramente, por supuesto, acerca de regresar a home. Es el único juego en el que has escuchado que quieres regresar a donde empezaste; todos los otros juegos son territoriales – quieres entrar a su territorio – no el beisbol. El beisbol simplemente quieres que vayas de aquí, de regreso a aquí.”

Recordamos el hogar, no tanto como un lugar, sino como un estado mental.

De igual forma, el poder de una marca es un estado mental.

La creación de un buen producto es fácil.

La entrega de un servicio maravilloso es difícil.

El poder relatar una buena historia; allí es en donde se encuentra el dinero.

Roy H. Williams

El arte es valioso en el grado en el que dispara emociones. Pero no siempre es el arte en sí mismo el que lleva esa emoción; a veces el arte es simplemente un punto-de-contacto con un arquetipo con el que nos identificamos. El Mago se identifica a sí mismo con los curiosos hombres sabios que siguieron la estrella a Belén y se identifica a sí mismo con el ridículo Don Quijote y se identifica a sí mismo con la lealtad sin dudas de los perros (como yo). ¿Con quién o que te identificas tú? ¿Lo has pensado alguna vez? Reflexiona acerca del arte que te atrae. Reflexiona acerca de las historias y las películas que tienen el romance más grande para ti. ¿Existe un hilo en común que las une? El auto-descubrimiento puede ser divertido a veces. Aruú. – Indy Beagle

Categories: El Memo del Lunes Tags:

Lo que no eres

lunes, 19 de junio de 2017 Sin comentarios

Lo que no eres

Vivimos en un universo de opuestos en pareja.
Protón y electrón. Inhalar y exhalar. Extender y contraer. Subir y bajar. Hombre y mujer. Día y noche.
Lo que tomas no te define ni de cerca tan bien como lo que excluyes.
Estoy hablando de auto definición.
EJEMPLO: Una persona dice que ama los carros que hace la Ford. Otra dice que ama la Ford “porque es la marca más vieja de los Estados Unidos; me rehuso a manejar algo extranjero.” ¿Cuál de estas dos personas nos da un mayor entendimiento a quiénes son?
Cualquier descripción de lo que incluye el precio de compra “sin costo adicional” es más creíble si se describe lo que no incluye.
Estoy hablando de productos y servicios.
EJEMPLO: Una compañía de aire acondicionado dice que su ajuste del A/C incluye limpiar los resortes. Su competencia agrega: “… y limpiamos los resortes de la forma correcta, no de la forma fácil.” ¿Cuál de estas compañías te da más confianza?
Cualquier promesa de un beneficio que va a obtener un cliente de tu producto o servicio se hace más aguda y se acelera contrastando ese beneficio con lo que no es.
Estoy hablando de publicidad y mercadeo.
EJEMPLO: Hace poco, el equipo ejecutivo de Jigsaw Health pasó 3 días en clases privadas en la Academia del Mago. Cuando ellos nos explicaron que su suplemento de magnesio haría que una persona se sintiera calmada y relajada, a la par de elevar su energía, yo dije: “Eso suena a Anunc-Idioma. Tus anuncios van a ser más creíbles cuando describas lo que no es el producto y cuáles no son sus beneficios.”
Esta gente entendió.
Esta gente se puso a trabajar.
Escribieron: “Nuestros antojos por estimulantes y relajantes artificiales incrementan cuando no obtenemos suficiente magnesio.” Ellos escribieron: “El magnesio es un mineral, no una vitamina. Y se le ha quitado a la comida que comemos.” Y: “El magnesio te entrega energía optimista, no energía de la cafeína,” y, “Te hace sentir relajado como yoga, no relajado como alcohol.”
¿Te has fijado cómo todos los enunciados de misión se parecen entre sí?
Esto se debe a que todos creemos en las mismas cosas: justicia, honestidad, integridad y tratar bien a las personas. Y mientras progresan nuestros enunciados de misión, comenzamos a volvernos a meter en los mismos valores que ya mencionamos. “Sólo deseamos obtener ganancias justas y honestas”, y, “Creemos en tratar de forma correcta a nuestros empleados”, bla, bla, bla. Anunc-Idioma predecible.
La meta de la comunicación en los negocios es la diferenciación.
Pero no te vas a diferenciar explicando en qué crees o qué incluyes. La diferenciación se afila como navaja y se acelera como cohete cuando explicas en qué no crees y qué estás dejando fuera.
EJEMPLO: Una compañía dice: “Creemos en reunir todos los datos.” Su competencia dice: “Te damos soluciones paso-a-paso, NO los datos sin interpretación.” ¿Cuáles de estos enunciados es más convincente?
La mayor parte de la gente titubea al tener que definirse a sí mismos por lo que rechaza, por miedo a ser percibidos como negativos.
¿Pero es negativo decir: “la forma correcta, no la forma fácil”? ¿Es negativo decir: “un mineral, no una vitamina”? ¿“Energía optimista, no energía de cafeína”? ¿“Relajado de yoga, no relajado de alcohol”? Y cuando dices: “soluciones paso-a-paso, NO los datos sin interpretación”, estás excluyendo a una idea, no a una persona.
Dale una pensada a lo que no eres. Dile a la gente en qué no crees.
No va a cambiar quién eres, pero definitivamente va a cambiar cómo te mira la gente.
Roy H. Williams

Categories: El Memo del Lunes Tags:

Por eso es que me caes bien

lunes, 12 de junio de 2017 Sin comentarios

 

 

 

Por eso es que me caes bien
Otros te juzgan por los resultados de lo que logras, pero tú te juzgas a ti mismo por tus intenciones. Tú te juzgas a ti mismo como te juzga Dios. Por eso es que me caes bien.

No tienes poder sobre los caprichos de tus circunstancias; el estar en el lugar correcto en el momento correcto no es una cuestión de habilidad, sino de suerte. Pero tú tratas de hacer lo correcto de la forma correcta por las razones correctas. Por eso es que me caes bien.

Has fracasado, pero no eres un fracasado. Has tenido éxito, pero no eres un éxito. Has tratado y has llorado y reído y forcejeado como un pollito saliendo de su cascarón. Por eso es que me caes bien.

Estás herido y roto y tienes cicatrices feas porque corres a ayudar a los que amas. Cuando estás en el lugar incorrecto en el momento incorrecto, no te das fácilmente por vencido. Por eso es que me caes bien.

Te permites que te caiga bien la gente por las razones más ridículas. Tomas tu inspiración en donde sea que la encuentres. Tienes un sentido del humor extraño y te puedes reír de ti mismo. Por eso es que me caes bien.

Te caes pero te vuelves a levantar. Eres mejor cuando nadie te ve. Y sabes cómo guardar un secreto. Por eso es que me caes bien.

Uno puede amar a alguien que no le cae bien.

Pero lo que yo te guardo es algo diferente.

Yo te miro como tú eres.

Te miro real.

Y me caes bien.

– Roy H. Williams

Categories: El Memo del Lunes Tags:

Rayo y el Jefe – la historia detrás de la historia

lunes, 5 de junio de 2017 Sin comentarios

Rayo y el Jefe – la historia detrás de la historia

A la gente la está agarrando desprevenida el relato simpático de Rayo y el Jefe.

Evidentemente, leerla de tapa a tapa es una experiencia muy diferente a leerla un capítulo a la vez. Este pequeño libro divertido está rápidamente tomando impulso propio.

Esta es la historia detrás de cómo – al igual que Frosty el muñeco de nieve – cobró vida.

Jeffrey Eisenberg te dio el principio de la historia en las páginas finales del libro de tapa dura recién lanzado: Sé como Amazon: hasta un puesto de limonadas puede hacerlo.

“Hace unos meses, le pedimos consejo a nuestro buen amigo y mentor, Roy H. Williams. Nos pasamos un día entero con él presentándole el contenido que queríamos incluir en el libro. Queríamos evitar la complejidad de nuestros libros anteriores, ¿Esperando que tu gato ladre? y la sensación de un libro de texto de Un llamado a la acción. Aunque estos libros estuvieron ambos entre los bestsellers del New York Times, no son una lectura divertida ni fácil. Al final del día, para Roy era obvio que, a pesar de nuestros mejores esfuerzos para simplificar y podar nuestro contenido, estábamos escribiendo otro libro de texto… Roy nos confirmó que teníamos los elementos correctos. Nos preguntó si confiábamos en él para que nos escribiera el libro. Lo hicimos… Al relatar la historia del viaje de Jefe y Rayo, él evitó quedarse enganchado en los detalles en los que se ahoga un libro de no ficción. No lo hizo con una parábola simple. Lo hizo creando una historia entretenida con un diálogo realista y un desarrollo de personajes, que Bryan y yo éramos incapaces de hacer.”

Estos son algunos detalles que Jeffrey olvidó mencionar:

1. El título original era Mercadéate como Amazon. Cuando nuestro amigo Ray Bard mandó un correo argumentando fuertemente a favor del nombre Sé como Amazon, le pasé el correo de Ray a Jeffrey e inmediatamente compré el dominio.

2. Yo dije: “Necesitamos mencionar un negocio `típico norteamericano al estilo de Norman Rockwell´ para darle al título un ancla visual.” Jeffrey dijo “puesto de limonadas” y el título comenzó a destellar.

3. Los hermanos Eisenberg presentaron un Powerpoint y nos pusimos micrófonos para que nuestra conversación pudiera ser grabada y transcrita. Esa transcripción tiene 40,324 palabras. El libro tiene 22,961.

4. Jeffrey y Bryan aportaron toda la investigación acerca de Amazon, los cuatro pilares y los principios que necesitaban ser enseñados. Yo simplemente agregué las historias.

5The cognoscenti will recognize Los cognoscenti reconocerán el estilo de escritura como “Robert Frank”. No existe un narrador omnisciente que te diga por qué una persona dijo lo que dijo o cómo le hizo a otra persona sentir. En vez de eso, sustantivos y verbos simples le dan al lector la materia prima de una experiencia. Al igual que una persona que escucha una conversación ajena, el lector debe descifrar por sí mismo qué es lo que está sucediendo y por qué.

Cuando escribes a lo “Robert Frank” debes escoger:

1 Cómo terminar (Comienza con el fin claramente en tu cabeza y selecciona con cuidado los detalles que quieres cubrir.)

2 En dónde comenzar (Escoge un ángulo de aproximamiento interesante.)

3 Qué dejar fuera (Nunca le digas a la gente lo que ya saben o pueden averiguar fácilmente por sí mismos. Tu historia se acelera cuando dices las cosas en la menor cantidad de palabras posible.)

6. I knew I was going to have to fight Yo sabía que iba a tener que pelear para que se quedara la historia en el capítulo 3 acerca de Moisés ben Maimon, un rabino que vivió hace aproximadamente mil años. A sabiendas que los hermanos estarían reticentes de llevar a la luz la humanidad y sabiduría básicas de los principios de negocios judíos, le envié este correo antes de dejarles leer ese capítulo:

Cuando lean el Capítulo 3, se van a dar cuenta que el viejo habla brevemente acerca de Maimónides. Él está hablando desde la perspectiva de alguien no judío que tiene amigos y socios judíos. Llena un agujero importante en la narrativa, así que voy a vetar su veto por adelantado, ¿está bien?  🙂

7. I give a nod to Cervantes Reconozco a Cervantes En la escena final cuando Jefe describe el libro que acaba de terminar de leer — el mismo libro que tú, el lector, acaba de terminar de leer — y le compra una copia a Rayo en Amazon. Cervantes se inventó esta técnica de metaficción auto-referencial en la Parte 2, Capítulo 62 en la que el caballero y su escudero visitan una imprenta para leer una secuela no autorizada de Don Quijote de la Mancha. Sí, Don Quijote lee a Don Quijote en Don Quijote. ¡Qué tan genial es eso!

Buenas noticias: ya comencé la secuela de Sé como Amazon. Se va a llamar Jefe habla de Mercadeo. 

La próxima semana voy a enviar un link al primer capítulo de ese libro a todo el que ponga una reseña del primer libro Sé como Amazon: hasta un puesto de limonadas puede hacerlo en Amazon.com.

El tercer libro de la Trilogía de Rayo se va a llamar Rayo por su propia cuenta. Los libros 2 y 3 están siendo escritos en forma simultánea y probablemente serán publicados así también.

Indy Beagle dice que te diga “Aruú” y que te va a ver en la madriguera del conejo color índigo.

Haz clic sobre el poema al principio de esta página y allí estás.

Roy H. Williams

Categories: El Memo del Lunes Tags: