Categories
El Memo del Lunes

Correcto y esperado, bueno y apropiado

Yo aprendí acerca de publicidad de escuchar a mis entrenadores de football de primaria.
“Cada jugada es un touchdown si todos en el equipo hacen su tarea de forma correcta.”
Esa era una de dos cosas que les encantaba decirnos cada día. La otra era ésta:
“Si tienes éxito en el football, tendrás éxito en la vida.”
Yo sólo tenía 12 años pero eso no quería decir que fuera un idiota. Yo terminé esa temporada, pero nunca volví a jugar football. Esos entrenadores creían en lo que decían y eso hacía que me estallara la cabeza, porque yo sabía que no era cierto.
Si tú crees, muy adentro de ti, en siempre hacer lo que es correcto y esperado, bueno y apropiado, entonces quiero que tú seas el ingeniero que construye los puentes sobre los que conduzco. Quiero que seas el cirujano que me opere. Quiero que seas el policías que patrulla las calles en donde manejo. Quiero que seas el corredor, medianero y receptor del equipo contra el que yo juego.
Cuando te toca jugar a la ofensiva y sabes exactamente lo que vas a hacer y cómo lo vas a hacer, la defensiva también lo sabe. Estás “telegrafiando la jugada”. Los defensivos pueden leerte como un libro abierto.
Cuando llevas la pelota y los defensivos no saben qué vas a hacer, es porque tú mismo no lo sabes. Eres un corredor maravilloso que se abre campo porque tomas cada decisión en el último segundo. Nunca estás donde alguien lo espera. Saltan para atraparte y sólo tocan aire.
Si crees en hacer lo que es correcto y esperado, bueno y apropiado, quiero que escribas los anuncios de la compañía contra la cual estoy compitiendo.
Las platitudes predecibles se caen de los labios de las personas que dicen lo que correcto y esperado, bueno y apropiado. Las platitudes predecibles se derraman como tinta de las plumas de los peores escritores de anuncios del mundo. Las platitudes predecibles hacen que la gente se desconecte y diga: “Sé real”.
Te voy a contar un secreto si prometes no ofenderte. Nunca he conocido un escritor de anuncios grandioso a quien le hayan enseñado a escribir anuncios en la universidad.
Uno aprende a escribir anuncios grandiosos, llevando la lista de todas las buenas ideas que debieron servir y no lo hicieron. Cuando finalmente se te acaban las buenas ideas y decides hacer algo loco, peligroso y poco recomendable, diles a tus vecinos que vigilen el cielo porque el espectáculo aéreo y de fuegos artificiales va a ser espectacular.
Felicitaciones, finalmente escribiste un buen anuncio.
Cada jugada es un touchdown cuando tu equipo es el único equipo en el campo. Pero esa no es la manera en que se juega football, ¿verdad? Cuando comienzas con la premisa equivocada, siempre llegas a la conclusión equivocada.
Escribir un anuncio que sea “correcto y esperado, bueno y apropiado” es la cosa más tonta que puedes hacer.
Eso es todo lo que tengo que decir por hoy, pero Indy Beagle va a llevar esta discusión a un nivel mucho más profundo en la madriguera del conejo.
Hacia allí me dirijo ahora.
¿Quieres acompañarme?
Roy H. Williams
NOTA: Para entrar en la madriguera del conejo, sólo tienes que hacer clic sobre mi imagen al principio del memo en la página en donde los archivos contienen cientos de memos y madrigueras del conejo. Yo soy Indy Beagle.

Categories
El Memo del Lunes

Una segunda realidad

Hace veintitrés años, el reportero intrépido Rotbart me dijo:
“Tú eres tres personas distintas.
Está la persona que miras cuando ves en el espejo.
Está la persona que otras personas miran cuando te ven.
Está el verdadero tú, la persona que sólo Dios puede ver.”
La realidad objetiva existe. No lo disputo. El argumento de Rotbart — y el mío— es que tú y él y yo no estamos equipados para experimentarlo.
Yo vivo en una realidad perceptual; un mundo que yo percibo.
Tú vives en una realidad perceptual; un mundo que tú percibes.
Tú miras tus propias acciones bajo la luz indulgente de tus motivos, intenciones y arrepentimientos, mientras que el “tú” que es visto por otros está formado y sombreado por sus preferencias, prejuicios y perspectivas.
John Steinbeck habla de esto en su prefacio de Al este del Edén:
“El lector va a llevarse de mi libro lo que él traiga. El corto de entendimiento va a obtener algo opaco y el brillante puede que encuentre cosas en mi libro que yo mismo no sabía que estaban allí.”
Steinbeck sabía que tendemos a ver lo que ya está dentro de nosotros.
El 1 de mayo de 1831, un escritor no especificado de The Atlas en Londres escribió:
“No podemos ver las cosas como son, porque estamos compelidos por una necesidad de la naturaleza a ver las cosas como nosotros somos. Nunca podemos despojarnos de nosotros mismos.”
Hace veinte años, mi amigo Kary Mullis retó mis elucubraciones acerca de la realidad perceptual frente a un salón lleno de personas. Él dijo que su creencia, como científico, era que las cosas “reales” pueden ser medidas, chequeadas y pesadas. “Las cosas reales existen”, dijo él. “Si no son físicas, son imaginarias”.
Yo dije: “¿Las emociones y las opiniones y las creencias son reales?”
Kary describió el método científico y los postulados de Koch, (los cuatro criterios diseñados para establecer una relación causal entre un microbio y una enfermedad), mientras yo arrastraba un banco de bar al frente del salón. Alzando una copia de su libro, Bailando desnudo en el campo de la mente, yo dije: “Kary, ¿estarías dispuesto a sentarte sobre este banco y leernos la dedicatoria?”
Mientras Kary leía la página que le escribió a su esposa Nancy, su voz se contrajo y dejó de hablar mientras le resbalaban lágrimas por los ojos. Yo le dije: “Sigue leyendo, Kary. Todo es imaginario, ¿te recuerdas?”
Cuando pudo volver a hablar, él admitió que yo tenía la razón y que existe un mundo entero de realidad más allá de la ciencia física.
Kary Mullis era un genio muy seguro de sí mismo quien estaba dispuesto a cambiar de forma de pensar.
Personas como Kary Mullis son exactamente las personas de quienes hablaba Desmond Ford cuando decía:
“Un hombre sabio cambia de forma de pensar a veces, pero un tonto nunca. Cambiar de forma de pensar es la mejor evidencia de que lo haces.”
Kary ya se fue y yo lo extraño mucho.
El mundo del 2022 necesita más personas como él, y rápido.
Roy H. Williams
“Muchas personas escuchan voces cuando nadie está allí. A algunos de ellos se les llama locos y se les encierra en cuartos en donde ven las paredes todo el día. A otros se les llama escritores y hacen básicamente lo mismo.” — Meg Chittenden
“¿Alguna vez te has dado cuenta que tan surreal es un libro? Te le quedas viendo a pedazos de árboles con marcas durante horas sin fin, alucinando de forma vívida.” — Katie Oldman, 12 de septiembre, 2014, retuiteado 3,837 veces, con 3,728 marcas de favorito.

Categories
El Memo del Lunes

En la punta de los dedos de un escritor de anuncios


“Hoare escribe con la licencia de un no-experto: tú puedes sentir el deleite que obtiene en estar libre de todo lo que no sean sus entusiasmos.”
John Williams estaba describiendo a Philip Hoare cuando escribió esa frase, pero hubiera podido estar escribiendo acerca de mí. Como un no-experto, soy libre de especular y llegar a mis propias conclusiones.
También tú lo eres.
Y también lo es tu cliente.
Tú, yo, y tu cliente, todos afirmamos que utilizamos el razonamiento deductivo, pero eso simplemente no es cierto. El razonamiento deductivo — la base del método científico — requeriría que trabajáramos diligentemente para refutar en lo que creemos.
¿Conoces a alguien que verdaderamente haga eso?
En vez de utilizar el razonamiento deductivo, nosotros utilizamos el razonamiento inductivo para buscar la información que confirma que nuestros valores, creencias, instintos y preferencias ha estado en lo correcto todo este tiempo.
Cuando nos vemos confrontados con información contradictoria, nuestro sesgo de confirmación se activa para asegurarnos que la información contradictoria no es correcta, así que la ignoramos con un movimiento mental de la mano.
Permíteme ayudarte con ese movimiento que aleja la información contradictoria. Yo soy un escritor de anuncios. El pensamiento mágico, el razonamiento inductivo y el sesgo de confirmación brillan en la punta de mis dedos.
Mi trabajo es hablarle a lo que ya existe dentro de ti. Tú tienes más que suficiente información. Permíteme estar de acuerdo con lo que ya crees.
Google y Facebook van a utilizar sus algoritmos para ayudarnos a construir una comunidad en donde podemos rodearnos de personas que piensan como nosotros quienes comparten nuestras opiniones y creencias. Todo el que no está de acuerdo con nosotros está desinformado, no informado, engañado por hechos defectuosos, rumores tontos o genios malvados.
El pensamiento mágico, el razonamiento inductivo y el sesgo de confirmación brillan en las puntas de los dedos de cada genio malvado. Pero yo no soy un genio malvado. Yo soy el genio que está de acuerdo contigo.
El pensamiento mágico es difícil de explicar, pero Kurt Anderson hace un buen trabajo:
“Los estadounidenses siempre han sido pensadores mágicos y creyentes apasionados de lo no cierto. Esa nación fue fundada por puritanos en Nueva Inglaterra que querían crear una utopía cristiana mientras esperaban la inminente segunda venida del Cristo al Final de los Días. Al sur, un montón de gente estaba convencida, absolutamente convencida, que ese lugar en el que nunca había estado estaba lleno de oro esperando ser recogido del suelo de Virginia. Se quedaron allí buscando y esperando oro durante 20 años antes de finalmente enfrentarse a los hechos y decidieron que no se iban a convertir en ricos de la noche a la mañana.”
“Este fue el principio de los Estados Unidos. Luego tuvimos siglos de ‘precaución a los compradores’ de charlatanes y engaños médicos a un grado extremo, junto con sectas y religiones cada vez más exóticas, extravagantes e increíbles.”
“Todas esas cosas se reunieron y se sobrecargaron en los 1960s, cuando tenías derecho a tu propia verdad y tu propia realidad. Una generación más tarde, vino el internet, dándole a cada una de esas realidades, no importa qué tan falsas o locas sean, su propia forma de infraestructura mediática.”
Una historia maravillosa es brillante y atractiva, sin importar que sea verdadera o no. Esta es la base de cualquier publicidad exitosa.
“Hoare escribe con la licencia de un no-experto: tú puedes sentir el deleite que obtiene en estar libre de todo lo que no sean sus entusiasmos.”
John Williams escribió esas palabras en su recomendación del nuevo libro de Philip Hoare: “Albert y la ballena: Albrecht Dürere y cómo el arte imagina nuestro mundo”.
La reseña del libro hecha por John Williams se titula, apropiadamente: “Libros de los tiempos”.
Roy H. Williams
NOTA: Gran, GRAN madriguera del conejo hoy. — Indy Beagle
“Un hombre sabio cambia su forma de pensar de vez en cuando, pero un tonto no lo hace nunca. El cambiar de forma de pensar es la mejor evidencia que, en efecto, piensas.” — Desmond Ford

Categories
El Memo del Lunes

Estos serán tus retos en el 2022

Los factores limitantes que van a retar a los dueños de negocios en el 2022 son la inflación, el Covid y el reclutamiento de buenos empleados.
La mala noticia es que yo sólo te puedo dar la solución a 1 de estos 3 problemas.
La buena noticia es que es el grande: el reclutamiento de buenos empleados.
Ivan Pavlov ganó el premio Nobel por probar que no es difícil enganchar a un perro con el sabor de la carne.
Los joyeros exitosos saben que no es difícil enganchar a un hombre con la mujer que ama.
Los problemas de reclutamiento desaparecen cuando sabes lo fácil que es enganchar a un padre con su hijo.
Hace unos años, Dewey Jenkins y yo tuvimos una serie de conversaciones acerca de abrir una guardería gratis, privada, como beneficio para los empleados de Aires Acondicionados y Plomería Morris-Jenkins. Lo que nos detuvo de hacerlo fue que la mayor parte de sus empleados — los técnicos — llevaban los camiones de la compañía a casa todas las noches y salían de allí directo a su primera reparación cada mañana. En consecuencia, no tenían oportunidad de pasar dejando a sus hijos.
Pero igual, era una excelente idea.
¿Tus empleados se reportan a una ubicación específica todos los días? ¿Te has fijado en ese espacio que está disponible para alquiler justo al otro lado de la calle?
Alquila ese espacio.
Adquiere una licencia de guardería.
Emplea a 2 o más personas que la lleven.
Abre tu reclutamiento con las palabras: “Guardería Gratis y Privada”.
(Y ahora ya sabes por qué estaba explicando la importancia del “enmarcado”. — Indy Beagle)
5. Prepárate para ser sorprendido por la calidad y volumen de aplicaciones de empleo.
6. Tu problema de empleados ya está solucionado de forma permanente.
7. De nada.
¿Qué? ¿Qué acabas de decir?
“No lo puedo pagar.”
Sube tus precios. La inflación está sucediendo, participes o no.
“Es más fácil pagar bonos de entrada grandes.”
Bonos de entrada atraen a los que saltan de trabajo en trabajo.
“Suena a muchos problemas.”
Pagar mucho dinero por malos empleados es otra clase de problema. ¿Es la clase de problema que prefieres?
“Voy a sentarme a esperar. Las cosas van a regresar a la normalidad muy pronto.”
Aquí te va un hecho simpático que estoy seguro que no sabías: para mantener a la población y a la fuerza de trabajo, las mujeres necesitan dar a luz a 2.1 niños cada una. Los padres de la fuerza de trabajo de ahora en los Estados Unidos produjeron tan sólo 1.8 nacimientos por mujer y la taza de nacimientos de hoy está en 1.64 y bajando.
Estamos por lo menos un 10 por ciento cortos de tener una fuerza de trabajo adecuada porque ese 10 por ciento nunca nació. Así que si estás sentado esperando que la fuerza de trabajo aumente, vas a necesitar convencer a las mujeres de todos los Estados Unidos para que tengan más hijos y luego esperar 20 años para que esos niños crezcan.
Las guarderías son un negocio lucrativo gigantesco que está mermando el poder adquisitivo de los hogares de un sólo padre (o de dos padres) en los Estados Unidos. Tu puedes resolverle el problema a un pequeño grupo de personas y, haciendo eso, resolver también tu propio problema.
Piénsalo un poco
Y que tengas un Feliz y Próspero Año Nuevo.
Roy H. Williams
Tengo detalles para ti en la madriguera del conejo. — Indy Beagle

Categories
El Memo del Lunes

Carros viejos en graneros

Matthew McConaughey escribe en su libro, Luces verdes:
“Ser cool es una ley ley natural. Si era cool para ESA época, entonces es cool para TODAS las épocas. Una moda es sólo una rama en el tronco de Cool; un desliz de moda cuyos 15 minutos no duran, no importa cuántas modas lo intenta. Lo cool resiste el paso del tiempo, porque lo cool nunca se esfuerza. Lo cool simplemente es.”
Mi amigo el Loco Tony me enseñó acerca de lo “cool” hace 45 años cuando fuimos juntos a la Escuela Superior Flecha Rota. Tony hizo mucho dinero comprando y vendiendo carros viejos. A mí me decían el HaceChatarra porque Tony estaba perpetuamente frustrado por mi increíble habilidad para manejar un carro fabuloso y, en el término de una semana, hacer que pareciera chatarra.
“HaceChatarra”, me decía, “cada tipo que ha encontrado un carro viejo en perfectas condiciones cree que encontró una mina de oro. Pero eso casi nunca es cierto. Si un carro no era muy deseable cuando estaba nuevo, nadie lo quiere 20, 30 o 50 años más tarde. Pero si un carro fue admirado y deseado en el día que nació, va a ser cool para siempre, no importa en qué condición esté.”
Ese era la sabiduría que hizo que el Loco Tony ganara decenas de miles de dólares cuando estábamos en la secundaria.
El paso del tiempo, la temeridad de la raza humana y el lento fuego sin humo del deterioro, hacen que las cosas viejas sean raras. Pero no las hace maravillosas. Yo lo sé, Matthew McConaughey lo sabe y ahora tú lo sabes.
¿Pero qué las hace maravillosas?
Las cosas maravillosas fueron tocadas por alguien que conocía el secreto de la maravilla y cómo capturarla. Cuando sabes cómo capturar la maravilla, la llevas en tu mente, en tu corazón y en tus manos. Brillas cuando caminas.
Isaac Newton sabía cómo capturar la maravilla y lo transmitió hacia futuro en unas cuantas palabras. Millones sin cuenta han leído esas palabras y hecho la suposición que Newton estaba hablando de sí mismo. No lo hacía. Newton estaba dándote su consejo más preciado. Él te estaba diciendo cómo capturar la maravilla. Él te estaba diciendo cómo brillar cuando caminas.
En 1675, Newton escribió: “Si he visto más allá, es porque me he parado sobre los hombros de Gigantes”.
Isaac Newton se paró sobre los hombros de Galileo, Kepler y Copérnico en astronomía, Huygens, Euclides, Henry Briggs y Isaac Barrow en matemáticas, Kepler y Descartes en óptica, y Platón, Aristóteles y Maimonides en filosofía. Newton combinó la sabiduría de todos estos hombres y la convirtió en algo completamente propio.
Escoge a tus gigantes. Párate sobre sus hombros. Dale un nuevo propósito a lo comprobado.
Vicent van Gogh se paró sobre los hombros de Monticelli y de Hiroshige. Mucho después que ellos murieran, ellos le enseñaron cómo pintar. Él estudió sus pinturas, capturó su maravilla y la hizo propia.
Johnny Depp se paró sobre los hombros de Pepe Le Pew, el zorrillo de caricatura y Keith Richards de The Rolling Stones. Ellos le enseñaron cómo convertirse en el Capitán Jack Sparrow. Depp estudió sus manerismos, capturó su maravilla y la hizo propia.
Yo me paro sobre los hombros de John Steinbeck, Ernest Hemingway, Robert Frost, Asimov, Tolkien, Paul Harvey y Edwin Arlington Robinson. Ellos me enseñaron cómo escribir. De hecho, yo tomé prestado “el lento fuego sin humo del deterioro” de Robert Frost y “brillar cuando caminas” de Robinson. A ellos no les importa. Cada uno de ellos se paró sobre los hombros de los gigantes que escogieron.
¿Tienes tiempo para que te dé un ejemplo más?
En la madriguera del conejo vas a encontrar “Summer Wine” una canción exitosa que escribió Lee Hazlewood que llegó a los 100 de los éxitos de Billboard en 1967. Cuando la escuches, vas a pensar que suena como la música de una película. Esto es porque Hazlewood tomó tres temas famosos de películas que no van juntos y las hizo que se complementaran. Él capturó su maravilla y la hizo suya.
Sí, cognoscenti, ustedes entienden.
Los 3 gigantes sobre cuyos hombros se paró Hazlewood son obvios. Primero, tienes a Nancy Sinatra sonando como toda una princesa de Disney en todas las películas hechas por Disney. Y luego te fijas en el ritmo inconfundible del trote de caballo de todas las canciones temáticas de cada película de vaqueros que haya protagonizado Clint Eastwood, seguido por la voz del definitivo héroe-tipo-rudo-vaquero. Y luego, como a las dos terceras partes de la canción vas a escuchar la inconfundible firma de 4-notas de la secuencia del título de cada película de James Bond: da-dum, da-DAHHHH.
Indy Beagle te espera para mostrarte todas estas cosas en la madriguera del conejo.
¿Ya escogiste a tus gigantes? No te preocupes que sean ridículos y no hagan sentido. Johnny Depp escogió a un zorrillo de caricatura y a un guitarrista de rock para enseñarle a actuar. Yo escogí a un novelista y a un poeta para enseñarme a escribir anuncios. Hazlewood escogió a una princesa de Disney, una de vaqueros y a James Bond para enseñarle cómo escribir canciones.
Toma tu inspiración de donde sea que la encuentres, no importa qué tan ridícula sea. Dale un nuevo propósito a lo ya probado. Párate sobre los hombros de gigantes.
Feliz Navidad.
Roy H. Williams

Categories
El Memo del Lunes

Tu mente inquisitiva

Cuando tu mente intuitiva siente un patrón y comienza a buscar cómo completar ese patrón, es lo que llamamos “curiosidad”.
Pero algunas veces nuestra búsqueda por completar el patrón se va por un lado, toma atajos, se equivoca. La falsa lógica que salta a la mente como resultado de esa vuelta equivocada es tan común que tiene un nombre en latín: “Post Hoc, ergo Propter Hoc”.
Échale la culpa a Isaac Newton.
Newton nos enseñó a pensar que en la causa y el efecto como secuenciales: un taco de billar le pega a una pelota, la cual le pega a otra pelota. Como resultado de nuestra confianza en la física newtoniana, la muchas-veces-equivocada lógica de Post Hoc ergo Propter Hoc es casi irresistiblemente seductora porque comienza con la observación que dos eventos empezaron en secuencia.
¿Recuerdas un programa de Tele llamado The West Wing?
Jed Bartlet: C.J., en tu tumba va a decir Post Hoc ergo Propter Hoc.
C.J.: Ok, pero ninguno de mis visitantes va a poder entender mi tumba.
Jed Bartlet: Quiere decir “Una cosa sigue a la otra, por lo tanto fue causada por la otra”. Pero esto no siempre es cierto. De hecho, casi nunca es cierto. Nosotros no perdimos Tejas por el chiste del sombrero. ¿Tú sabes por qué perdimos Tejas?”
C.J.: ¿Cuándo aprendiste a hablar en latín?
¿Recuerdas The Big Bang Theory? En un episodio del 2009, Sheldon Cooper estaba hablando por teléfono con su mamá:
“La expedición al Ártico fue un éxito notable. Yo estoy casi seguro que hay un Premio Nobel en mi futuro. De hecho, no debería decir eso. Estoy completamente seguro… (se ríe la audiencia) No, Madre, no pude sentir a tu grupo de la iglesia rezar por mi seguridad… (se ríe la audiencia) El hecho que esté seguro y a salvo en casa no prueba que funcionó. Esa lógica es Post Hoc ergo Propter Hoc… (se ríe la audiencia) No, no estoy siendo insolente en lenguaje de esquimales.”
Similar a la “Post Hoc” es la lógica rota de las ocurrencias simultáneas, Cum Hoc ergo Propter Hoc: “Con esto, por esto”.
“Mientras más grande sea el tamaño de zapato de un niño, mejor será la letra del niño. Por lo tanto, tener pies grandes hace más fácil escribir.”
El truco mental del Post Hoc y del Cum Hoc es lo que hace que la publicidad — y las teorías de conspiración — sean fáciles de creer.
@WardQNormal escribe:
“El problema de las teorías de conspiración es que una falta de evidencia se toma como prueba de que la conspiración está por todas partes. Esto es como pensar que la razón por la que nunca ves elefantes escondidos en las ramas de los árboles es porque son tan buenos haciéndolo.”
Ver patrones donde no existen puede ser costoso y peligroso. Y aún así, yo estoy salvajemente en favor de la curiosidad.
Zora Neale Hurston escribió:
“La investigación se formaliza con la curiosidad. Es escarbar y desmenuzar con un propósito.”
Albert Einstein decía:
“La curiosidad tiene su propia razón de existir. Uno no puede evitar estar maravillado cuando contempla los misterios de la eternidad, de la vida, de la maravillosa estructura de la realidad. Es suficiente si uno simplemente trata de comprender un poco de este misterio todos los días. Nunca pierdas una santa curiosidad.”
Gemma Stone:
“Cuando entramos en una conversación con la curiosidad, nos permitimos ver las cosas de forma distinta y ser sorprendidos por lo que descubrimos.”
Tom Robbins,
“La curiosidad, especialmente una inquisición intelectual, es lo que separa a los que están verdaderamente vivos de los que simplemente están sobreviviendo.”
Dorothy Parker:
“La cura para el aburrimiento es la curiosidad. No hay cura para la curiosidad.”
Y nada más que Daniel Boone — sí, ESE Daniel Boone — dijo:
“La curiosidad es natural al alma del hombre y los objetos interesantes tienen influencia poderosa sobre nuestros afectos.”
Como dije, yo estoy salvajemente en favor de la curiosidad. Si yo pudiera, te la inyectaría en el brazo con una aguja. La curiosidad te va a llevar en viajes como ninguna otra droga.
Roy H. Williams
P.D. de Indy Beagle — La madriguera del conejo tiene 17 páginas hoy. Vas a entender por qué justo antes que te dé la PalabraBeagle
F.S. + J.I.

Categories
El Memo del Lunes

Yo y Nueva Orleans

Yo he dicho durante 20 años que voy a escribir una película de amigos acerca de Jesús y los 12. Tengo todo en mi cabeza.
¿Pero quién soy yo para ponerle palabras en la boca a Jesús? La idea de crear un Jesús ficticio que dice y hace cosas que no están en la Biblia podría fácilmente ser el pináculo de la soberbia.
Yo creo que a John Steinbeck lo atrapó un miedo similar. Él e Elaine alquilaron una cabaña en Inglaterra de 1956 a 1959 para que él pudiera trabajar en su modernización al Siglo XX de Le Morte d’Artur de Thomas Malory, junto con su historia de Don Quijote como un viejo en California que ha visto demasiadas películas de vaqueros en la tele.
Él explicó su motivo para Le Morte d’Artur justo antes de dejar Inglaterra.
“Malory escribió las historias para y a su época. Cualquier hombre que lo escuchara conocía cada palabra y cada referencia. NO había nada oscuro, él escribió en la lengua clara y común de su época y país. Pero eso ha cambiado — las palabras y referencias ya no son propiedad común, ya que ha surgido un nuevo lenguaje. Malory no escribió las historias. Él simplemente las escribió para su época y su época las entendió… Y con eso, casi por arte de magia, las palabras comenzaron a fluir…”
– John Steinbeck, de una carta de fecha 27 de marzo, 1959.
Las obras inconclusas de Steinbeck, El Rey Arturo y sus nobles caballeros y Don Keehan, Alguacil de Manchon, son ambas sorprendentes y él nunca explicó por qué no las publicó. Pero habiendo leído todo lo que escribió Steinbeck — incluyendo 50 años de su correspondencia privada publicada como Una vida en cartas — estoy convencido que John Steinbeck escuchó la misma voz en su mente que yo escucho en la mía: “¿Pero quién demonios te crees que eres?”
Aún así, me mantengo comprometido a realizar mi película de amigos acerca de Jesús y los 12.
Se me ocurrió hace 2 años que podría ahorrar un montón de dinero en diseño de set y vestuario si mudara mi historia del Israel de hace 2,000 años a la ciudad de Nueva Orleans de hoy; gente interesante en ropa cómoda en una ciudad colorida.
Qué poco sabía que Chris Poché ya tenía mi idea. Pero Chris no descubrió su película de amigos en la Biblia. Chris Poché, al igual que John Steinbeck, vio una película de amigos en Don Quijote de la Mancha.
En una entrevista reciente con Mike Rowe, Poché dijo:
“Y cuando comencé a leerlo, lo que me impresionó fue que no es una gran historia épica. Es pequeña. Él nunca sale de su vecindario. Él sale sobre su decrépito caballo que no puede ir muy lejos. Él simplemente cabalga alrededor del vecindario haciendo locuras. Y lo leo y pienso: ‘Bueno, eso podría pasarle a cualquiera, en cualquier lugar, en cualquier época. Yo no necesito el desierto en España de 1605. No necesito ver al monstruo a través de sus ojos. Ese molino de viento no era un gigante. Ese era todo el punto. Él está loco… Tal vez yo puedo hacer esta película justo aquí. No importa dónde sea. No importa en qué año sea. Le podría suceder a cualquiera.’ Qué poco sabía yo, que en ese momento, me estaba sucediendo a mí.”
Chris Poché de Nueva Orleans es lo que los cognoscenti de la Academia del Mago llamamos “nuestra clase de loco”. Y es esta especial clase de locura que ha hecho que Chris y una docena de sus amigos sean una parte importante de Mardi Gras.
“Todo el mundo en Nueva Orleans es Don Quijote. Todo el mundo. Ese estúpido pequeño club de Mardi Gras sucedió porque yo vi a mi amigo que es mi cómplice para todas las cosas estúpidas. Lo vi y le dije: ‘¿Sabes qué? Vamos a comenzar uno de esos clubes, pero no vamos a desfilar, vamos a salir cabalgando en esos sofás motorizados disfrazados de reptiles.’ Y él dijo: ‘Sí.’ Y ocho meses más tarde, estábamos en uno de los desfiles más grandes porque todo el mundo aquí apoya la locura y los desafíos quijotescos. Nadie te mira como si estuvieras loco. Te miran como: ‘Hey, esa es una idea fantástica.’ Mientras más estúpida, mejor.”
¿Estás dispuesto a ser mi cómplice en algo estúpido?
Sería irresponsable de mi parte llamar a esto una clase, porque una clase tiene una agenda educativa enfocada; algo que te va a ahorrar tiempo o resolver un problema o hacerte dinero. No tengo planeado hacer nada de eso. Yo sólo te voy a contar unas cuantas historias reales acerca de éxito y fracaso y mostrarte unos clips fascinantes de películas y responder un montón de preguntas interesantes y comer un montón de buena comida y tal vez tener una o dos aventuras. Quién sabe.
Pero sí vamos a hablar un poco acerca de Jesús y Don Quijote y John Steinbeck y Teoría de Cuerdas y el Viejo y el Mar de Hemingway y voy a compartir un par de recuerdos de Kary Mullis, el inventor de la Reacción en Cadena de Polymerase (PCR) y el ganador del Premio Nobel.
Kary era nuestra clase de loco.
En pocas palabras, voy a estar compartiendo las cosas más importantes que he aprendido los últimos 40 años acerca de escribir anuncios, cómo influenciar sobre las personas, cómo construir un negocio exitoso.
Lo he visto, lo he sido, lo he hecho, cientos de veces.
Déjame ahorrarte años de frustración cometiendo errores costosos.
¿Vienes?
Roy H. Williams
“Gauguin decidió en un punto determinado que no iba a ser más un banquero; él era un pintor. Así que se fue de la banca. Yo creo que tenemos el derecho de cambiar el rumbo. Pero la sociedad es la que nos continúa demandando que encajemos y no perturbemos las cosas. Les gustaría que encajes inmediatamente para que las cosas funcionen ya.”
– Anais Nin

Para entrar en la madriguera del conejo, simplemente haz clic sobre la imagen del Perro Quijote al principio de esta página. Aruú. — Indy.

Categories
El Memo del Lunes

Tú y tu billete de lotería

“La esperanza no es un billete de lotería que puedas agarrar mientras te sientas en el sofá sintiéndote con suerte. Es un hacha y tú rompes las puertas con ella.” — Rebecca Solnit
En tan sólo esas pocas palabras, Rebecca le dio a la “esperanza” una nueva identidad, presentó un nuevo propósito para ella y nos hizo que imagináramos el principio de una nueva aventura. Ella proporcionó las palabras, pero nosotros creamos la película en nuestras mentes.
Los que persuaden no te dicen la verdad; ellos te llevan a ella y dejan que tú la descubras por ti mismo. Rebecca Solnit es alguien que persuade con talento, una maestra dotada y una magnífica cuenta historias. Ella nos hizo ver a la esperanza como una herramienta poderosa que puede destruir barreras y que nos da acceso a las cosas que deseamos.
Ya rompimos la puerta que nos mantiene afuera, así que ahora estamos…
¿en dónde?
Eso depende de ti. ¿En qué es lo que tienes puesta tu esperanza?
# # # #
Ahora voy a revelar — poco a poco — mi verdadero propósito al escribirte estas cosas:
“La proyección astral es un término utilizado en el esoterismo para describir una experiencia fuera del cuerpo intencional que supone la existencia de un alma llamada ‘cuerpo astral’ que está separada del cuerpo físico y capaz de viajar fuera de él y a través del universo.”
— WIKIPEDIA
“Eso suena un poco uu-juu, así que me voy.”
“dEs, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve… Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía.” Hebreos 11: 1-3 en la Biblia.
“Eso también suena religioso, así que me voy.”
“Cada mañana, Tony Robbins hace 10 minutos de ejercicio de preparación para canalizar su energía y crear las condiciones ideales para un día satisfactorio. Al tomar control de su mentalidad y emociones, él cultiva un estado positivo, lo que incrementa grandemente las posibilidades que experimente felicidad, éxito y satisfacción a través de su día.” — tonyrobbins.com
“Eso suena como mente-sobre-cuerpo, así que me voy.”
“No te preocupes. Sé feliz.” — Bobby McFerrin
“El desear es un auto-engaño, así que me voy.”
“Mantente enfocado, ignora las distracciones y vas a alcanzar tus metas mucho más rápido.” — Joel Osteen
“Cada maestro de educación primaria le ha dicho eso a cada niño durante los últimos 100 años. Me voy.”
“La esperanza no es un billete de lotería que puedas agarrar mientras te sientas en el sofá sintiéndote con suerte. Es un hacha y tú rompes las puertas con ella.” — Rebecca Solnit
Cada uno de nosotros tiene esperanza. Nos aferramos a ella. Rebecca nos dijo precisamente todas esas cosas que otras personas estaban tratando de decirnos, pero ella eligió la palabra “esperanza”, en vez de “visualizar”, “enfocar”, “ejercicio de preparación”, “fe”, “proyección astral” o “la ley de la atracción” porque cada una de esas otras palabras o frases tienen asociaciones y connotaciones que pueden alejarnos de la verdad.
¿Cuál es la verdad?
Esta es la verdad: Puedes imaginarte una acción antes de tomarla. Te miras a ti mismo haciéndola antes de hacerla. Ninguna persona ha sido infiel sin primero imaginárselo en su mente y ninguna persona ha creado algo maravilloso o bueno sin primero verlo en su mente. Y ninguna persona ha vendido nada sin primero hacer que el cliente se imagine comprándolo.
El trabajo de un anuncio es hacer que la gente se imagine tomando una acción.
Yo pregunté antes: “¿En qué tienes puesta tu esperanza?”
Permíteme preguntarlo de forma distinta: “¿Qué acción quieres que tome tu cliente?”
Haz lo que hizo Rebecca Solnit. Comienza con algo familiar; algo acerca de lo que tú y tu cliente puedan estar de acuerdo. Luego construye un puente de ese punto de acuerdo hacia donde tú quieres que ellos lleguen.
No puedes llevar a tu cliente a donde quieres que vayan hasta que primer los encuentres en donde están.
¿En qué cree ya tu cliente? Comienza con eso.
Roy H. Williams

Categories
El Memo del Lunes

Viaje en el tiempo

Mi amigo Don tiene una máquina del tiempo. Él me lleva consigo algunas veces. ¡Tú deberías venir también! Todo el que viaja en la máquina del tiempo de Don queda cambiado.
El Departamento de Justicia de los Estados Unidos ha reservado pasaje en la máquina del tiempo de Don para incontables prisioneros. Gobiernos estatales y locales y cientos de centros de rehabilitación también han reservado viajes para personas. Treinta y cinco millones, entre todas.
Cada viaje a través del tiempo comienza con una serie de palabras.
Mi amigo Don es un cuenta historias.
Las historias del pasado nos permiten saber quiénes somos.
Las historias del futuro nos ayudan a ver en quiénes nos podemos convertir.
Las historias son más efectivas que los hechos para cambiar creencias y conductas. Los hechos nos hacen subir nuestros escudos y volvernos escépticos. Pero cuando estamos absortos en una historia, bajamos nuestra guardia intelectual
Con estos pensamientos en mente, Don inventó “diarios interactivos”, libritos que les permiten a personas en crisis revisitar sus pasados e imaginar un futuro mejor. Cada lector de un diario interactivo se convierte en el co-creador de dos historias. (1.) la historia de cómo llegó a estar en este desastre y, (2.) la historia de un mañana mejor.
Nos imaginamos cada acción antes de tomarla. Si queremos cambiar nuestras conductas, sólo necesitamos imaginarnos tomando acciones distintas de las que hemos imaginado en el pasado.
Las historias son portales de escape hacia realidades alternativas.
Un examen del cerebro de cualquier mamífero nos permitirá conocer su superpoder. Los monos pueden columpiarse artísticamente entre los árboles, no porque sus cuerpos sean diferentes, si no porque más de la mitad de su masa cerebral está dedicada a la percepción de profundidad, diferenciación de color y sujetarse con guía.
De acuerdo al Profesor Steven Pinker de MIT y Harvard:
“El cerebro humano también cuenta una historia. Nuestros cerebros son unas tres veces demasiado grandes para un mono genérico de nuestro tamaño. Los lóbulos y lugares más importantes del cerebro también son diferentes. Los bulbos olfativos, que sostienen el sentido del olfato, se han encogido a un tercio del tamaño esperado en primates (que ya son diminutos para estándares de mamíferos), y las áreas principales de las cortezas para visión también se han encogido de forma proporcional… mientras que las áreas para escuchar, principalmente para entender el habla, han crecido… al doble de lo que un primate de nuestro tamaño debería tener…”
El superpoder de nosotros los humanos es nuestra habilidad única para asignarles significados complicados a los sonidos.
Cada palabra en cualquier idioma está compuesta de un número limitado de sonidos llamados fonemas. Nosotros los ordenamos en racimos llamados palabras, que luego unimos en una sucesión rápida para que otros puedan ver en sus mentes lo que nosotros vemos en la nuestra.
En el primer capítulo de Génesis, Dios dice: “Que se haga esto” y “Que se haga lo otro”, durante 25 versos y luego en el verso 26 dice: “Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza”.
De acuerdo con esa historia antigua, Dios habló al mundo a la existencia y luego nos dio a ti y a mí el poder de hacer lo mismo.
Cuando tú, como un cuenta historias, hablas un mundo a la existencia en los corazones y las mentes de tus oyentes, estás haciendo el trabajo de Dios.
Don Kuhl ha pasado los últimos 30 años desatando el poder de contar historias para ayudar a 35 millones de personas a encontrar paz, esperanza y felicidad y ahora él ha escrito un libro para ti y para mí. Va a ser publicado a principios del próximo año.
Voy a asegurarme que sepas cuándo está disponible.
Roy H. Williams

Categories
El Memo del Lunes

Grilletes creativos e Isaac Asimov

La creatividad es contraintuitiva. Detestas cuando estás sujeto y esperan que hagas tu mejor trabajo, pero el secreto de hacer tu mejor trabajo es estar sujeto. Los grilletes creativos sacan lo mejor de ti.
Cuando Sean Jones vendió su parte mayoritaria en Spence Diamonds hace unos años, yo dejé la compañía con él, al igual que la dejé cuando Dewey Jenkins vendió su compañía hace dos semanas.
Mi relación siempre es con el dueño del negocio, nunca con la compañía. Y esta es la razón: una marca sin confianza sólo es un producto y un producto puede ser reemplazado. Para que realmente seas de confianza, tienes que forjar un vínculo con el cliente.
La gente no se vincula con corporaciones. La gente se vincula con gente.
Yo soy un escritor de anuncios mejor-que-promedio
Porque hago trampa.
Porque no peleo contra los grilletes.
Así es como hago trampa:
1. Nunca trabajo con una persona salvo que realmente disfrute hablar con ellos. Mi relación con esa persona es la fuente de mi inspiración. ¿Cómo puedo hacer que el mundo los ame y confíe en ellos si yo mismo no los amo y confío en ellos?
2. Mi nuevo amigo tiene que tener la autoridad incondicional para decir “absolutamente sí” sin tener que preguntarle a alguien más. Cualquier cosa con dos cabezas es un monstruo.
3. Su compañía debe ser operacionalmente excelente. Los anuncios geniales no crecen en un negocio roto.
4. El producto o servicio que ellos venden debe tener un margen de ganancia sólido y un ciclo de compra largo. Un margen corto de ganancia es el padre y un ciclo de compra corto es la madre, de cada nervioso pequeño bastardo que haya nacido jamás.
Yo he bateado homeruns porque nunca le bateo a un lanzamiento que no esté en mi lugar perfecto. Escribir anuncios no es como el basketball. Un bateador de baseball sólo mira 6 lanzamientos — 2 strikes y 4 bolas — antes que ellos tengan que salirse del lugar de bateo. Pero el escritor de anuncios independiente no se enfrenta a un conteo de lanzamientos. Puedes esperar por la oportunidad perfecta que está en el centro de tu dulce lugar feliz.
El crac del bate rompe el silencio de cristal mientras la adrenalina recorre el público que se levanta gritando mientras la bola describe un arco a través del espacio hacia el niño pequeño en la séptima fila que ha estado esperando pacientemente todo el día con su guante de baseball.
Tu lugar feliz puede ser distinto del mío. Esto sólo quiere decir que tienes un súper poder distinto que el mío.
El secreto del éxito es conocer tu súper poder.
Te prometo que tú tienes uno. ¡No importa que no seas un escritor de anuncios, tú tienes un súper poder! Si no sabes qué es, pregúntale a la gente que te conoce mejor.
Así que ahora tú sabes cómo hacer trampa.
Yo mencioné una segunda cosa que me hace un escritor de anuncios mejor-que-promedio: no peleo contra los grilletes. Sí, grito contra los grilletes, reniego del día en el que nacieron y les sugiero que los grilletes que hagan cosas que no son anatómicamente posible, pero luego me calmo y me imagino que son mancuernas y que yo soy el tipo de hombre que usa mancuernas.
Hace unos meses, Sean Jones me pidió que me reuniera con el nuevo CEO de Spence Diamonds. Su nombre es Callum Beveridge. Callum voló a Austin y pasamos un par de días juntos y realmente me cayó bien. Cuando me preguntó si yo podía traer de vuelta la antigua magia de la vieja campaña de radio de Spence Diamonds, le dije que eso sería imposible porque Sean Jones ya no estaba disponible como actor de voz. Cualquier intento de traer de vuelta a la vida esa campaña sin su personaje principal sería como tratar de nadar el Canal de Inglaterra con grilletes. Sería imposible.
Callum me recuerda a Dewey Jenkins. Ambos, cuando yo digo “es imposible”, me hacen la misma pregunta inocente: “Bueno, si pudiera hacerse y tú lo hicieras, ¿cómo lo harías?”
“Bueno Callum, la única forma sería usar a Jean Jones como un personaje que nunca aparece en el escenario. Las conversaciones con él siempre tendría que tener lugar fuera de escena. La primera vez que vi cómo usaban esto fue cuando leí la trilogía de Fundación de Isaac Asimov. Asimov te lleva una y otra vez al borde de un momento climático, luego le das vuelta a la página y ese momento ya está en el pasado.
¡Toda la acción tuvo lugar fuera de escena! Vimos algo similar en la serie de TV con Tom Selleck, Magnum P.I. Magnum era el jefe de seguridad de una mansión propiedad de Robin Masters, a quien nunca vimos una sola vez, ni siquiera escuchamos hablar, así que Magnum recibe sus instrucciones del siempre-ausente Robin Masters a través de Higgins, el mayordomo.
¡Hey Callum! ¡Eso deberíamos hacer! ¡Sean Jones va a ser el siempre-ausente Robin Masters, tú serás Magnum y Higgins será mi socio Michael Torbay! ¡Y vamos a traer de vuelta el viejo grito de felicidad de Spence, pero con un giro! ¡Esto va a ser grandioso!”
Callum dijo: “Está bien, hagamos eso”.
Funcionó como magia cuando Isaac Asimov lo hizo en sus libros.
Funcionó como magia cuando Magnum P.I. lo hizo en la TV.
Y está funcionando como magia en la radio en Canadá.
MICHAEL:  ¿Recuerdas a Sean Jones? [SFX – Grito de felicidad]
Soy su nuevo asistente ejecutivo. Me llamo Michael
CALLUM:  Y yo soy Callum Bev-
MICHAEL: [Interrumpiéndolo]   Aún no Callum. Yo te digo cuándo.
CALLUM:  [Gran suspiro audible]
MICHAEL:  Si has estado preguntándote qué ha estado haciendo Sean Jones — y probablemente no lo has hecho — él ha estado buscando el mundo entero a la persona perfecta para dirigir Spence Diamonds.
CALLUM: ¿Ya puedo hablar Michael?
MICHAEL: [aparte] Aún no, Callum. Yo te digo cuándo.
[hablándole de nuevo a la audiencia] Y finalmente encontramos a la persona perfecta… en Scotland.
CALLUM: ¿Ahora?
MICHAEL: Sí. Y asegúrate de sonar escocés.
CALLUM:  Tengo algunas preguntas para el Sr. Jones.
MICHAEL:  Está bien Callum. ¿Cuál es tu primera pregunta?
CALLUM:  He notado que nuestros diamantes en Spence brillan más y tienen más destellos que otros diamantes. ¿Eso por qué es? Necesito entender.
MICHAEL:  Callum, esa es una pregunta excelente y te tendré una respuesta detallada de parte del Sr. Jones. Para mientras, necesito que practiques una cosa.
CALLUM:  Está bien, ¿qué cosa?
MICHAEL: [Michael hace una buena imitación del Grito de Felicidad de Spence.] Ahora hazlo tú.
CALLUM:  [Callum hace su mejor esfuerzo para imitar lo que hizo Michael.]
MICHAEL:  Sigue practicando y yo te vuelvo a buscar.
MARCA DE UBICACIÓN – DEVIN:  Spence [Devin hace su mejor Grito de Felicidad y luego agrega la ubicación.]
Como ya dije, “yo hago trampa”.
Roy H. Williams
P. D.: Yo creo que la razón por la que pensé en Magnum P. I. Es porque el nunca visto Robin Masters era dueño de una mansión fabulosa en Hawaii y el nunca visto Sean Jones también. Magnum P. I. salía al aire los jueves por la noche en CBS de 1980 a 1988. Fue una de las series más vistas en la televisión.