Archivo

Archivo para abril, 2019

Bromas y réplicas en la publicidad

lunes, 8 de abril de 2019 Sin comentarios

Bromas y réplicas en la publicidad

MANLEY: Estoy haciendo las cosas más eficientes.
DAVE: ¿Cómo?
MANLEY: Abreviaciones.
DAVE: Dame un ejemplo.
MANLEY:  MRR. Se lo texteo a mis plomeros para recordarles que MIREN… RASTROS… REPOSADERAS.
DAVE: ¿Les estás texteando eso?
MANLEY: Sip. Y a veces los chicos me contestan NS. Eso quiere decir NUESTROS… SERVICIOS.
DAVE: Pero eso podría decir otra cosa.
MANLEY: No en nuestro lenguaje, Dave. Otras veces me textean que el QTP, QUIÉN TIENE PRESAS.
DAVE: ¿Alguna vez textean MCDLR?
MANLEY: Claro. Eso quiere decir ME CURÉ DE LOS RESBALOSOS.
DAVE: ¿RESBALOSOS?
MANLEY: Sí, claro, de las cañerías resbalosas. Dave, tienes que aprender el lenguaje de internet.
© 2019, Roy H. Williams
Llevábamos muy poco en ese intercambio y ya sabías que uno de los personajes es dueño o administra una compañía de plomería. Lo descubriste aunque el personaje nunca lo dijo.
Te metes en la mitad de las conversaciones todos los días y te das cuenta rápidamente de qué van. Cuando estás escribiendo bromas en la publicidad, debes permitir que la audiencia haga lo mismo.

¿Y te fijaste que ninguno de los personajes dijo “QUÉ TE PASA”? Fuiste tú quien lo dijo después que el dueño de la compañía de plomería dijo: “QUIÉN TIENE PRESAS”. Ese fue el momento en el que participaste en el anuncio. A los mercadólogos les gusta llamar a este momento “enganche”, pero una palabra más precisa es “participación”. Quieres que tus lectores, escuchas y videntes participen en tus anuncios llenando lo que dejaste fuera.

¿Es el gerente de la compañía de plomería verdaderamente tonto, o sólo se está divirtiendo con su amigo? Eso lo tienes que descubrir por ti mismo.

¿Estás comenzando a ver por qué las bromas bien escritas son difíciles de ignorar?

Las campañas publicitarias construidas alrededor de las bromas de personajes memorables nunca pasan de moda. En vez de eso, se vuelven más fuertes con cada año que pasa.

No vas a aprender a escribir bromas estudiando publicidad. En vez de eso, debes estudiar a los guionistas y a los novelistas.
Este pasaje de Acarreado por el Mar de Nora Roberts es un buen ejemplo:

CAM: No puedes comprar calcetines decentes por veinte estos días.
ETHAN: Sí puedes si no tienen que tener una marca elegante. Esto no es París
CAM: Tú no te has comprado zapatos decentes en diez año. Y si no subes ese maldito asiento, te voy a —
PHILLIP: ¡Basta ya! ¡Basta ya mismo o les juro que voy a parar el carro y les voy a dar un golpe con sus propias cabezas… Voy a tirar sus cuerpos en el parqueo del centro comercial y manejar hasta México. Aprenderé cómo tejer alfombras y las venderé en la playa en Cozumel… Me cambiaré el nombre a Raúl y nadie va a saber jamás que estaba relacionado con un montón de tontos.
SETH: ¿Siempre habla así?
CAM: Sí, casi siempre. A veces se va a llamar Pierre y va a vivir en una buhardilla en París, pero es lo mismo.

El mejor consejo que puedo darte acerca de poner bromas en tus anuncios es este: No comiences a escribir hasta que tus personajes hayan terminado de cobrar vida en tu mente. Vas a saber que esto ya pasó cuando uno de ellos diga algo inesperado.

Escríbelo. Y luego escucha lo que los otros personajes dicen en respuesta.

Si alguna vez fuerzas a un personaje imaginario a decir algo que quisieras que dijeran, ese personaje inmediatamente va a morir y tu anuncio va a sonar como un anuncio.

Peor aún, el cuerpo podrido de tu personaje muerto va a hacer que tu anuncio apeste como anuncio. Así que confía que tus personajes conocen sus trabajos. Tarde o temprano, uno de ellos va a decir algo inesperado acerca de lo que sea que necesites que ellos te ayuden a vender.

Una persona aburrida y desesperante dice exactamente lo que esperas que digan.

“Aburrido y desesperante”. Describe a la mayoría de anuncios ¿verdad? Por favor no permitas que describa a los tuyos.
Cuando tus personajes imaginarios hayan terminado de cobrar vida, vas a disfrutar pasando tiempo con ellos y la audiencia va a esperar la próxima vez que se los presentes.
Te veo cuando llegues allí.
Roy H. Williams

Categories: El Memo del Lunes Tags:

“Esto está bueno.”

lunes, 1 de abril de 2019 Sin comentarios

“Esto está bueno.”

Cuando nuestro hijo mayor era un infante, le ponía una cucharada de comida de bebé frente a su boca, sonreía mi sonrisa más radiante y decía: “Esto está bueno”.
Aprendí esto, por supuesto, de ver a la Princesa Pennie.
Más tarde esa primavera, yo estaba sentado frente a él cuando se sacó un bombón de la boca, lo puso junto a mis labios y dijo: “esto está bueno”. Pennie y yo nos reímos hasta que salieron lágrimas de nuestros ojos.
No pretendo que mi historia sea inusual. Cada papá tiene cientas como ésta. La parte extraña es que Pennie y yo todavía utilizamos esa frase cada día y lo hemos estado haciendo durante más de un tercio de siglo.
Cuando nos encaminamos a hacer algo que hemos estado anticipando hacer con emoción “Esto está bueno” es una exclamación de anticipación. Cuando estamos estamos saliendo de un evento que disfrutamos, “esto está bueno” es una declaración de satisfacción. Cuando nos la estamos pasando muy bien, “esto está bueno es un recordatorio de capturar ese momento y guardarlo seguro en el cofre de tesoros de nuestro corazón para poder volver a vivirlo en un día de lluvia.
La creación de un idioma privado es uno de los beneficios de casarte con tu mejor amigo.
¿Tienes un idioma privado que sólo lo entienden las personas más cercanas a ti? Si no lo tienes, te aliento a que captures una frase la próxima vez que todos se estén riendo. Estará allí, bailando en el aire mientras continúe la risa. Simplemente alcanza y agárrala. El único permiso que necesitas es el tuyo propio.
Las frases privadas se vuelven en mascotas maravillosas.
Otra cosa interesante que sucedió esa primavera — y lo menciono sólo porque hoy es el 1 de abril — es que mi amigo Charlie el Feliz me dio una Biblia nueva extraña porque pensó que yo la iba a encontrar interesante. Y sí lo hice.
Se llamaba La Biblia Cronológica de Reese. Tenía todos los mismos versos que la otra Biblia, pero estaban reordenados de forma radical in lo que pretendía ser el orden cronológico. De acuerdo a Reese, nuestro universo fue hablado a la existencia en un 1 de abril y Jesús nació en Belén en otro 1 de abril, muchos años después. Reese declaraba que los primeros cristianos celebraban el nacimiento de Jesús el 1 de abril y que por eso fue que se burlaban de ellos diciéndoles “tontos de abril”.
No hay forma de saber si las teorías de Reese eran ciertas, y no importaba de todas formas, pero Charlie sabe que siempre estoy dispuesto a prestar un oído cuando alguien disputa la sabiduría tradicional.
La parte que me fascinó fue que nadie sabe el origen del Día de los Tontos de Abril. history.com dice esto: “Aunque el Día de los Tontos de Abril, ha sido celebrado durante varios siglos por varias culturas, sus orígenes exactos continúan siendo un misterio”.
Las teorías de Reese tuvieron tan poca tracción que es casi imposible encontrar referencias en línea acerca de él. Pero aún si Reese estaba equivocado, la primavera está aquí, los pajaritos se coquetean, las ardillas platican y las flores están desplegando lo suyo.
Pero tal vez, tal vez, Reese tenía razón.
Y si es así: “Feliz Navidad”.

Roy H. Williams

Categories: El Memo del Lunes Tags: