Categories
El Memo del Lunes

Viaje en el tiempo

Mi amigo Don tiene una máquina del tiempo. Él me lleva consigo algunas veces. ¡Tú deberías venir también! Todo el que viaja en la máquina del tiempo de Don queda cambiado.
El Departamento de Justicia de los Estados Unidos ha reservado pasaje en la máquina del tiempo de Don para incontables prisioneros. Gobiernos estatales y locales y cientos de centros de rehabilitación también han reservado viajes para personas. Treinta y cinco millones, entre todas.
Cada viaje a través del tiempo comienza con una serie de palabras.
Mi amigo Don es un cuenta historias.
Las historias del pasado nos permiten saber quiénes somos.
Las historias del futuro nos ayudan a ver en quiénes nos podemos convertir.
Las historias son más efectivas que los hechos para cambiar creencias y conductas. Los hechos nos hacen subir nuestros escudos y volvernos escépticos. Pero cuando estamos absortos en una historia, bajamos nuestra guardia intelectual
Con estos pensamientos en mente, Don inventó “diarios interactivos”, libritos que les permiten a personas en crisis revisitar sus pasados e imaginar un futuro mejor. Cada lector de un diario interactivo se convierte en el co-creador de dos historias. (1.) la historia de cómo llegó a estar en este desastre y, (2.) la historia de un mañana mejor.
Nos imaginamos cada acción antes de tomarla. Si queremos cambiar nuestras conductas, sólo necesitamos imaginarnos tomando acciones distintas de las que hemos imaginado en el pasado.
Las historias son portales de escape hacia realidades alternativas.
Un examen del cerebro de cualquier mamífero nos permitirá conocer su superpoder. Los monos pueden columpiarse artísticamente entre los árboles, no porque sus cuerpos sean diferentes, si no porque más de la mitad de su masa cerebral está dedicada a la percepción de profundidad, diferenciación de color y sujetarse con guía.
De acuerdo al Profesor Steven Pinker de MIT y Harvard:
“El cerebro humano también cuenta una historia. Nuestros cerebros son unas tres veces demasiado grandes para un mono genérico de nuestro tamaño. Los lóbulos y lugares más importantes del cerebro también son diferentes. Los bulbos olfativos, que sostienen el sentido del olfato, se han encogido a un tercio del tamaño esperado en primates (que ya son diminutos para estándares de mamíferos), y las áreas principales de las cortezas para visión también se han encogido de forma proporcional… mientras que las áreas para escuchar, principalmente para entender el habla, han crecido… al doble de lo que un primate de nuestro tamaño debería tener…”
El superpoder de nosotros los humanos es nuestra habilidad única para asignarles significados complicados a los sonidos.
Cada palabra en cualquier idioma está compuesta de un número limitado de sonidos llamados fonemas. Nosotros los ordenamos en racimos llamados palabras, que luego unimos en una sucesión rápida para que otros puedan ver en sus mentes lo que nosotros vemos en la nuestra.
En el primer capítulo de Génesis, Dios dice: “Que se haga esto” y “Que se haga lo otro”, durante 25 versos y luego en el verso 26 dice: “Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza”.
De acuerdo con esa historia antigua, Dios habló al mundo a la existencia y luego nos dio a ti y a mí el poder de hacer lo mismo.
Cuando tú, como un cuenta historias, hablas un mundo a la existencia en los corazones y las mentes de tus oyentes, estás haciendo el trabajo de Dios.
Don Kuhl ha pasado los últimos 30 años desatando el poder de contar historias para ayudar a 35 millones de personas a encontrar paz, esperanza y felicidad y ahora él ha escrito un libro para ti y para mí. Va a ser publicado a principios del próximo año.
Voy a asegurarme que sepas cuándo está disponible.
Roy H. Williams

Categories
El Memo del Lunes

Grilletes creativos e Isaac Asimov

La creatividad es contraintuitiva. Detestas cuando estás sujeto y esperan que hagas tu mejor trabajo, pero el secreto de hacer tu mejor trabajo es estar sujeto. Los grilletes creativos sacan lo mejor de ti.
Cuando Sean Jones vendió su parte mayoritaria en Spence Diamonds hace unos años, yo dejé la compañía con él, al igual que la dejé cuando Dewey Jenkins vendió su compañía hace dos semanas.
Mi relación siempre es con el dueño del negocio, nunca con la compañía. Y esta es la razón: una marca sin confianza sólo es un producto y un producto puede ser reemplazado. Para que realmente seas de confianza, tienes que forjar un vínculo con el cliente.
La gente no se vincula con corporaciones. La gente se vincula con gente.
Yo soy un escritor de anuncios mejor-que-promedio
Porque hago trampa.
Porque no peleo contra los grilletes.
Así es como hago trampa:
1. Nunca trabajo con una persona salvo que realmente disfrute hablar con ellos. Mi relación con esa persona es la fuente de mi inspiración. ¿Cómo puedo hacer que el mundo los ame y confíe en ellos si yo mismo no los amo y confío en ellos?
2. Mi nuevo amigo tiene que tener la autoridad incondicional para decir “absolutamente sí” sin tener que preguntarle a alguien más. Cualquier cosa con dos cabezas es un monstruo.
3. Su compañía debe ser operacionalmente excelente. Los anuncios geniales no crecen en un negocio roto.
4. El producto o servicio que ellos venden debe tener un margen de ganancia sólido y un ciclo de compra largo. Un margen corto de ganancia es el padre y un ciclo de compra corto es la madre, de cada nervioso pequeño bastardo que haya nacido jamás.
Yo he bateado homeruns porque nunca le bateo a un lanzamiento que no esté en mi lugar perfecto. Escribir anuncios no es como el basketball. Un bateador de baseball sólo mira 6 lanzamientos — 2 strikes y 4 bolas — antes que ellos tengan que salirse del lugar de bateo. Pero el escritor de anuncios independiente no se enfrenta a un conteo de lanzamientos. Puedes esperar por la oportunidad perfecta que está en el centro de tu dulce lugar feliz.
El crac del bate rompe el silencio de cristal mientras la adrenalina recorre el público que se levanta gritando mientras la bola describe un arco a través del espacio hacia el niño pequeño en la séptima fila que ha estado esperando pacientemente todo el día con su guante de baseball.
Tu lugar feliz puede ser distinto del mío. Esto sólo quiere decir que tienes un súper poder distinto que el mío.
El secreto del éxito es conocer tu súper poder.
Te prometo que tú tienes uno. ¡No importa que no seas un escritor de anuncios, tú tienes un súper poder! Si no sabes qué es, pregúntale a la gente que te conoce mejor.
Así que ahora tú sabes cómo hacer trampa.
Yo mencioné una segunda cosa que me hace un escritor de anuncios mejor-que-promedio: no peleo contra los grilletes. Sí, grito contra los grilletes, reniego del día en el que nacieron y les sugiero que los grilletes que hagan cosas que no son anatómicamente posible, pero luego me calmo y me imagino que son mancuernas y que yo soy el tipo de hombre que usa mancuernas.
Hace unos meses, Sean Jones me pidió que me reuniera con el nuevo CEO de Spence Diamonds. Su nombre es Callum Beveridge. Callum voló a Austin y pasamos un par de días juntos y realmente me cayó bien. Cuando me preguntó si yo podía traer de vuelta la antigua magia de la vieja campaña de radio de Spence Diamonds, le dije que eso sería imposible porque Sean Jones ya no estaba disponible como actor de voz. Cualquier intento de traer de vuelta a la vida esa campaña sin su personaje principal sería como tratar de nadar el Canal de Inglaterra con grilletes. Sería imposible.
Callum me recuerda a Dewey Jenkins. Ambos, cuando yo digo “es imposible”, me hacen la misma pregunta inocente: “Bueno, si pudiera hacerse y tú lo hicieras, ¿cómo lo harías?”
“Bueno Callum, la única forma sería usar a Jean Jones como un personaje que nunca aparece en el escenario. Las conversaciones con él siempre tendría que tener lugar fuera de escena. La primera vez que vi cómo usaban esto fue cuando leí la trilogía de Fundación de Isaac Asimov. Asimov te lleva una y otra vez al borde de un momento climático, luego le das vuelta a la página y ese momento ya está en el pasado.
¡Toda la acción tuvo lugar fuera de escena! Vimos algo similar en la serie de TV con Tom Selleck, Magnum P.I. Magnum era el jefe de seguridad de una mansión propiedad de Robin Masters, a quien nunca vimos una sola vez, ni siquiera escuchamos hablar, así que Magnum recibe sus instrucciones del siempre-ausente Robin Masters a través de Higgins, el mayordomo.
¡Hey Callum! ¡Eso deberíamos hacer! ¡Sean Jones va a ser el siempre-ausente Robin Masters, tú serás Magnum y Higgins será mi socio Michael Torbay! ¡Y vamos a traer de vuelta el viejo grito de felicidad de Spence, pero con un giro! ¡Esto va a ser grandioso!”
Callum dijo: “Está bien, hagamos eso”.
Funcionó como magia cuando Isaac Asimov lo hizo en sus libros.
Funcionó como magia cuando Magnum P.I. lo hizo en la TV.
Y está funcionando como magia en la radio en Canadá.
MICHAEL:  ¿Recuerdas a Sean Jones? [SFX – Grito de felicidad]
Soy su nuevo asistente ejecutivo. Me llamo Michael
CALLUM:  Y yo soy Callum Bev-
MICHAEL: [Interrumpiéndolo]   Aún no Callum. Yo te digo cuándo.
CALLUM:  [Gran suspiro audible]
MICHAEL:  Si has estado preguntándote qué ha estado haciendo Sean Jones — y probablemente no lo has hecho — él ha estado buscando el mundo entero a la persona perfecta para dirigir Spence Diamonds.
CALLUM: ¿Ya puedo hablar Michael?
MICHAEL: [aparte] Aún no, Callum. Yo te digo cuándo.
[hablándole de nuevo a la audiencia] Y finalmente encontramos a la persona perfecta… en Scotland.
CALLUM: ¿Ahora?
MICHAEL: Sí. Y asegúrate de sonar escocés.
CALLUM:  Tengo algunas preguntas para el Sr. Jones.
MICHAEL:  Está bien Callum. ¿Cuál es tu primera pregunta?
CALLUM:  He notado que nuestros diamantes en Spence brillan más y tienen más destellos que otros diamantes. ¿Eso por qué es? Necesito entender.
MICHAEL:  Callum, esa es una pregunta excelente y te tendré una respuesta detallada de parte del Sr. Jones. Para mientras, necesito que practiques una cosa.
CALLUM:  Está bien, ¿qué cosa?
MICHAEL: [Michael hace una buena imitación del Grito de Felicidad de Spence.] Ahora hazlo tú.
CALLUM:  [Callum hace su mejor esfuerzo para imitar lo que hizo Michael.]
MICHAEL:  Sigue practicando y yo te vuelvo a buscar.
MARCA DE UBICACIÓN – DEVIN:  Spence [Devin hace su mejor Grito de Felicidad y luego agrega la ubicación.]
Como ya dije, “yo hago trampa”.
Roy H. Williams
P. D.: Yo creo que la razón por la que pensé en Magnum P. I. Es porque el nunca visto Robin Masters era dueño de una mansión fabulosa en Hawaii y el nunca visto Sean Jones también. Magnum P. I. salía al aire los jueves por la noche en CBS de 1980 a 1988. Fue una de las series más vistas en la televisión.

Categories
El Memo del Lunes

Tu momento en el elevador

Cuando Pennie y yo nos preparábamos para mudarnos del pueblo de nuestra niñez, le dije a mi amigo Phil que me sentía como que estaba aferrado a la punta de una cuerda en la media-luz del limbo y que no tenía ni idea de dónde estaba atada la otra punta. No he olvidado lo que él me dijo:
“Este es tu momento en el elevador. Estás entre dos mundos. Estás dejando atrás lo que ha sido, pero no has llegado aún a lo que va a ser. No sabes si vas a un lugar más alto o más bajo. Lo único que tienes por seguro es que cuando esas puertas del elevador se abran, vas a estar rodeado de caras nuevas, espacios nuevos, lugares nuevos; todo va a ser diferente. Va a comenzar un nuevo capítulo de tu vida y vas a tener que descifrarlo todo. Pero esa parte es fácil. La parte difícil es estar en el elevador. La parte difícil es no saber.”
Tu fiesta de despedida ya terminó; tus amigos ya se fueron. Te esperan una nueva oportunidad y una nueva ciudad, pero aún no estás allí. Estás en el elevador. Es incómodo y lleno de incertidumbre. Quieres que esas puertas se abran para que puedas enfrentarte a lo que espera.
Tú recuerdas ese sentimiento, ¿verdad?
El consejo de Phil acerca del elevador vino de un libro que había leído. Él me dijo que el libro se llamaba Pasajes: Crisis predecibles de la vida adulta, de Gail Sheehy. Fue publicado en 1976.
Cuando murió Phil Johnson, me dejó su corbata favorita. Está llena de libreras llenas de hermosos libros de punta a punta. Él la usaba seguido.
Phil también me dejó su biblioteca de más de 3,000 libros, una porción de la cuál llena ahora las libreras en el cuarto de lectura del Emporio Encantado en la Villa de La Mancha, apenas a 200 yardas al sur de la Torre de la Academia del Mango.
La próxima vez que estés en el campus, camina hacia el Emporio Encantado y siéntate en una de las suaves sillas de lectura de cuero rojo con una copa de vino y un libro de la biblioteca de Phil. Cuando mires los títulos de los libros que él leía, vas a conocer al hombre.
Creo que vas a disfrutar haberlo conocido.

Roy H. Williams

¿Alguna vez cantaste esta canción en la escuela dominical?
“Profuuuundo y aaancho. Profuuundo y aaancho. La madriguera del conejo de hoy es profunda y ancha.”

Categories
El Memo del Lunes

Ver por el espejo retrovisor

Car Mirror with Copy Space Isolated on White Background.

Ver por el espejo retrovisor
“A menos que tu meta sea ir hacia atrás, no puedes progresar viendo por el espejo retrovisor.”
Una declaración inicial como esa usualmente indicaría un mensaje motivacional, pero hoy voy a hacer algo diferente.
No voy a retroceder y no voy a avanzar. Voy a detenerme para ver la larga carretera detrás de mí y el corto camino por delante.
Un humor reflexivo requiere de un espejo retrovisor.
He pasado una hora al teléfono cada viernes por la mañana durante los últimos diez años con mi amigo Dewey Jenkins. Ya no vamos a hacer eso. A Dewey le ofrecieron tanto dinero por su compañía que no tenía sentido quedársela.
Al principio de esta página hay una foto que le tomé a Dewey entrando al pórtico del segundo piso de la histórica Mansión Duke en Charlotte hace unos años. Yo había estado sentado allí afuera, admirando la vista, cuando él se aproximó con su sonrisa característica. *Clic.*
Habíamos terminado la famosa campaña “Mr. Jenkins y Bobby” dándole a Bobby US$100,000 para que pudiera perseguir su sueño de convertirse en un actor en Hollywood. Ahora teníamos que acelerar nuestra inercia y elevar nuestra trayectoria hacia un camino nuevo y diferente. Dewey y Jonathan y Casey y yo estábamos construyendo un cohete, mientras lo volábamos.
La nueva campaña, “Mr. Jenkins me dijo…”, ha sido aún más exitosa que “Mr. Jenkins y Bobby”. Mr. Jenkins aún es el centro de atención aún y cuando ahora está fuera del escenario. Los valores y creencias de su compañía están reflejados por las cosas que sus empleados recuerdan que dijo. “Mr. Jenkins me dijo…”
La gente de esa compañía va a recordar las cosas que Mr. Jenkins les dijo durante las siguientes generaciones. (Indy te puso algunos de esos anuncios de TV en la madriguera del conejo.)
Yo dejé la compañía cuando Dewey la dejó, pero Jonathan y Casey sin duda van a alcanzar las estrellas.
Dewey Jenkins me llamó a la mañana siguiente de haber cerrado la venta de su compañía.
Mr. Jenkins me dijo: “Fue el 23 de junio del 2000, cuando te escuché hablar en la Conferencia Airtime 500 en Sn. Louis. Compré tus primeros dos libros por US$20 cada uno y ellos me llevaron a un año de US$20,000,000. Y luego te vine a ver en el 2011 y comenzamos esta gran aventura…”
Y vaya que ha sido grande la aventura.
####
Cerré la computadora y me fue a acostar después de haber escrito esa frase.
Han pasado tres días y muchas cosas desde entonces.
Dos más de mis amigos más cercanos vendieron sus compañías, llevando el precio colectivo de venta de las tres compañías a considerablemente más de un millardo de dólares.
Pennie me dice que te tengo que escribir la próxima semana acerca de “Tu momento en el elevador”.
Es una historia que comenzó hace 37 años.
Estoy con ganas de escribirla.
Roy H. Williams