Archivo

Archivo para diciembre, 2018

Cómo crear una cultura de éxito

lunes, 17 de diciembre de 2018 Sin comentarios

Cómo crear una cultura de éxito

Durante mi carrera como escritor de anuncios, me he fijado que las compañías que despegan más fácil son aquellas con una cultura corporativa sana y feliz.

Sabes que es una excelente compañía cuando todo el mundo quiere tener un trabajo allí y nadie se quiere ir.

Hablemos de la cultura.

Primera Definición:

En biología, una cultura es un cultivo (usualmente de bacterias, gérmenes o células de tejido) en un ambiente de nutrientes.

Cultura: un cultivo en un ambiente de nutrientes.

¿Quieres crear una cultura?

Primer Paso: Ambiente.

Segundo Paso: Nutrientes.

Segunda Definición:

Cuando describimos a una persona como “culta” estamos diciendo que son educadas en las artes.

En las palabras de Phil Johnson: “Adquieres una educación con el estudio, trabajo duro y persistencia. Pero absorbes la cultura viendo grandes obras de arte, escuchando buena música y leyendo buenos libros”.

Las artes son los nutrientes del corazón. El convertirse “culto” en las artes es saber cómo hacer que la gente se sienta de forma diferente.

Tercera Definición:

Cuando nuestra amiga Susan Ryan regresó a casa luego de 7 años de hacer negocios en un país del tercer mundo, ella dijo: “Es difícil desarrollar una estrategia que se sobreponga a cientos de años de cultura. La cultura se come a la estrategia para el almuerzo”.

Una estrategia está hecha de metas, objetivos y actividades.

Una cultura está hecha de valores, prácticas y conductas.

La Princesa Pennie dice que la estrategia es la “lista de pendientes” de hoy y que la cultura es todos los ayeres que te hicieron lo que eres.

Cuarta Definición:

La cultura de un negocio se expresa como un esprit de corp: el espíritu del grupo.

Cultura: un cultivo en un ambiente de nutrientes.

Cultura de Negocios: un cultivo de las prácticas y conductas en un ambiente de valores.

Si no tienes valores fuertes, no tienes una cultura fuerte.

Si no recompensas y celebras las conductas de los empleados, sólo estás diciendo platitudes y clichés.

(Mejor conocidos como declaraciones de misión y políticas corporativas.)

Cualquiera puede copiarte la estrategia pero nadie te puede copiar la cultura.

El branding no es nada más que hacer conocida la cultura corporativa.

La buena publicidad le promete a tu cliente una experiencia específica.

Luego le toca a tu gente entregar esa experiencia.

Grítalo desde los tejados.

Roy H. Williams

Categories: El Memo del Lunes Tags:

La cosa con Hemingway…

lunes, 10 de diciembre de 2018 Sin comentarios

La cosa con Hemingway…

Estoy leyendo la novela de Hemingway, Muerte por la tarde y me está gustando.

Es una explicación detallada acerca de las corridas de toros.

No es una historia acerca de un matador.

Acerca de las corridas de toros.

No tengo ningún interés en corridas de toros. Ninguno.

El libro no tiene un arco de personaje porque no tiene personajes. Tiene narrativa, pero no un arco narrativo. Sin trama, sin momentos de crisis, sin heroísmo, sin romance.

Es esencialmente un manual de instrucciones.

¿Por qué me siento atraído a este libro?

Ayer en la mañana le dije a Pennie: “Hemingway me está enseñando algunas cosas que no termino de poner en palabras, pero en cuanto pueda descifrar cómo explicarlas te contaré qué son”.

Ella estaba pasando la ropa de la lavadora a la secadora: “Léeme una página que te haya gustado”.

“Página ciento veinte. Hemingway ha estado explicando cómo los toros de Salamanca son diferentes de los toros de Andalucía cuando — de la nada — inserta un recurso literario que nunca había visto antes en un libro”.

“¿Qué clase de recurso literario?”

“Él se imagina cómo reacciona el lector con su libro, luego, hablando como ese lector, él critica al autor por no hacer lo que lo hizo famoso. Luego, como el autor, le hace caso a este lector imaginario insertando una conversación imaginaria con una mujer imaginaria. Es la misma clase de auto-conversación de niveles múltiples que solía tener Robin Williams.”

“Léemela.”

Pero, dices tú, hay muy poca conversación en este libro. ¿Por qué no hay más diálogo? Lo que queremos en un libro escrito por este ciudadano es que haya gente hablando; eso es lo que él sabe hacer y ahora no lo hace. Este tipo no es un filósofo, ni un sabio, es un zoólogo incompetente, bebe demasiado y no puede hacer puntuaciones prontas y ahora ha dejado de escribir diálogos. Alguien debería de ponerle un alto. Está loco por los toros.

Ciudadano, tal vez tienes razón. Tengamos un poco de diálogo. ¿Qué pregunta la dama? ¿Hay algo que quisiera saber acerca de los toros?

Sí, señor.

¿Qué le gustaría saber? Yo se lo puedo contar todo.

Es algo difícil de preguntar, señor.

No permita que eso le preocupe; hábleme con franqueza; como lo haría con su doctor o con otra mujer. No tenga miedo de preguntar lo que verdaderamente quiere saber.

Señor, quisiera saber acerca de su vida amorosa.

Mi querida dama, usted ha venido justo con el hombre adecuado.

Pennie se sonrió y asintió con la cabeza. Luego me pasó un puñado de camisas en serchas y me dijo que las pusiera en mi clóset. Colgué las camisas del picaporte de la puerta de la lavandería y dije: “Es como esa vez que me llevé a Chris a Seattle”.

“¿Esa vez que él comenzó a hablar con una audiencia de televisión imaginaria en aquel restaurante de mariscos?”

“Sí. Simplemente puso el tenedor en el plato, miró fijamente a un punto a la pared del otro lado del cuarto y dijo: ‘Hola mis queridos amigos. Es el momento, de nuevo, de empezar Moviéndolo con Chris Maddock.’ Luego de un monólogo de inicio de 5 minutos, se dio la vuelta y comenzó a hablar con un invitado del su show; una mujer invisible sentada a su lado. Nunca se sonrió. Nunca se salió de su personaje.”

“¿Cómo terminó el show?”

“Sólo levantó el tenedor y volvió a comer de nuevo.”

“¿En qué año fue eso?”

“1999.”

“¿Cuándo escribió Hemingway el libro acerca de las corridas de toros?”

“1932.”

Mientras levantaba una pila de toallas dobladas, ella dijo: “Cuando nos sorprenden vueltas extrañas e inesperadas, hace que el viaje sea más interesante”.

Asentí con la cabeza y levanté las camisas del picaporte.

“Tal vez deberías hacer eso en el Memo del Lunes por la Mañana.”

“Tal vez lo haga.”

Roy H. Williams

Categories: El Memo del Lunes Tags:

La evolución de un plan maestro

lunes, 3 de diciembre de 2018 Sin comentarios

La evolución de un plan maestro

1967 — Un niño pequeño se apoya en los codos frente a una TV blanco-y-negro en Broken Arrow, Oklahoma, sin saber que Walt Disney estaba muerto.

¿Cómo podía estar muerto? Yo lo estaba viendo por la TV.

Viéndome directo a los ojos, Walt me contó acerca de su compra de 43 millas cuadradas en Florida Central, un área el doble de tamaño de la isla de Manhattan y acerca de su plan de construir allí el Prototipo Experimental de la Comunidad de Mañana (EPCOT por sus siglas en inglés).

Él estaba parado en un estudio de filmación en Hollywood frente a un mapa de cielo a techo de su proyecto de la Florida mientras decía:

“Bienvenido a un pedacito de Florida aquí en California. Aquí es en donde se está llevando a cabo la primera planificación de nuestro llamado Proyecto Disney World. Ahora, el propósito de esta película es ponerte al día acerca de algunos de los planes para Disney World.”

Un poco más tarde, decía:

“Los bosquejos y planos que miras aquí hoy son simplemente un punto de partida, nuestro primer pensamiento general acerca de Disney World. Todo lo que se encuentra en este cuarto puede cambiar una y otra vez mientras avanzamos, pero la filosofía básica de lo que estamos planificando para Disney World va a permanecer muy parecido a lo que es ahora…”

Esa fue la parte que nunca olvidé: Walt Disney sabía que su plan evolucionaría en algo diferente de lo que había imaginado.

Hace dieciocho años, Princess Pennie decidió comprar un terreno y construir una escuela no lucrativa para emprendedores, contadores de historias y educadores. Nosotros sabíamos que tendría una torre de salón de clases con una librería en una terraza y alojamiento en el campus para que los estudiantes no tuvieran que dormir en cuartos de hotel.

Todo lo demás vino de añadidura.

La Capilla Dulcinea fue escogida por 1,111 novias en el 2017, haciéndola la capilla de bodas más popular en el mundo. Una capilla de bodas gratuita no era parte del plan original, pero si alguna vez has caminado en el campus de la Academia del Mago, es difícil imaginar que no está allí.

Un curso de certificación de entrenamiento de sommeliers de whiskey (contadores de cuentos) tampoco era parte del plan original. Ni la destilería de whiskey The Crowded Barrel. Y nunca hubiéramos podido soñar que el canal de YouTube de la Academia del Mago, The Whiskey Vault, se convertiría en el canal de reseñas de whiskey No. 1 en el mundo. No podríamos haberlo imaginado porque el bajar videos en vivo no existía en el año 2000.

Y ahora el gimnasio Rocinante.

Hace un par de años, Brian Clapp donó equipo de gimnasio de última generación, pero nunca se usó porque estaba metido en una parte del campus a la que los estudiantes nunca van. ¿La solución? Construir un gimnasio elegante de varios niveles en metal plateado refulgente con una pared de vidrio de 18 pies que mire hacia la Capilla Dulcinea y ponerlo al lado del camino entre la Spence Manor y Engelbrecht House.

Y por supuesto vamos a comenzar a construir la Casa de los Niños Perdidos — tu tercer mansión de estudiantes — en cuanto el gimnasio esté concluido, probablemente en 60 días.

Pero esas no son las noticias grandes. Por mucho.

A finales de la primavera del 2019, el American Small Business Institute (Instituto Americano de Pequeñas Empresas), estará lanzando un importante curso de certificación nuevo, la Clase Maestra de Escritores de Anuncios, un curso de un año en línea — 26 módulos, con asignaturas de 26 ensayos — seguido de un examen de tres días, cara-a-cara por un pane de Escritores Maestros de Anuncios.

Esto va a ser una cosa muy grande.

Y muy cara. (12k, menos el descuento a ex-alumnos.)

Cuando finalmente pases tus exámenes — y puedes tomarlos cuantas veces quieras —estarás certificado y te admitirán en la Gremial de Escritores de Anuncios, con la apropiada fanfarria y parafernalia física.

Porque, después de todo, el American Small Business Institute es una extensión de ese maravilloso sueño llamado Academia del Mago.

Indy dice que deberías visitarlo en la madriguera del conejo. ¿Sí sabes cómo entrar, verdad?

Roy H. Williams

PS – P.D.: Si quieres que te notifiquen cuándo va a anunciarse oficialmente la Clase Maestra de Escritores de Anuncios, envíale un correo a Daniel@WizardOfAds.org

Categories: El Memo del Lunes Tags: