Categories
El Memo del Lunes

Criaturas Inusuales

Criaturas Inusuales
Si yo fuera inteligente.  Si tuviera la mitad del cerebro que Dios le dio a un oricteropo, hablaría de política o de religión y menos personas se molestarían.
Pero los oricteropos me miran con lástima, porque soy tonto.  Mi filtro social está tan desalineado que te voy a compartir mis ideas acerca de la planificación.
“Planifica tu trabajo y trabaja tu plan.”  Estas son las palabras sagradas de un sistema de creencias basado en fe intuitiva y un universo ordenado.
Yo no comparto esa fe.
Yo no creo que todo pasa por algo.
¡HÍJUELA!  ¿Estás comenzando a ver cómo esta cosa tan sencilla llamada “planificación” puede detonar emociones fuertes?
Tus ideas acerca de la planificación reflejan tus creencias más íntimas acerca del funcionamiento del universo.  Cuando hablas de planificar, estás hablando sin darte cuenta de religión y política; estás hablando de cómo crees que funciona el mundo y la mejor forma para arreglarlo.
Pero eso es suficiente acerca de ti. Hablemos de mí un poco más. (Porque si hablamos de ti y accidentalmente revelamos que estás horriblemente fallido y roto, vas a enojarte MUCHÍSIMO.  Entonces vamos a hablar de mí y vamos a revelar que yo estoy horriblemente fallido y roto y entonces tú no te vas a tener que enojar.  Vas a poder decir “Ya lo sabía.” – RHW)
Yo creo que sólo hay dos clases de planificación:
(1.) Planificación de procedimientos.
(2.) Planificación de resultados.
Un plan de procedimientos se conoce comúnmente como “Plan A”.  Lo llamamos así cuando hemos decidido abandonarlo porque no está funcionando.  Los resultados se alcanzan más frecuentemente a través del Plan B o C o D o K o Q o V.
No te dejes seducir por la promesa de un procedimiento milagroso que lleva a resultados dorados.  El procedimiento perfecto de ayer se convierte en “la caja” de la cuál están luchando por escapar las personas hoy.
Enfócate en el resultado, no en el procedimiento.
El campus de La Academia del Mago está casi completo y nunca hubo un plan de procedimiento.  Lo único que planeamos fue el resultado.  Sorprendentemente, un campus de varios millones de dólares fue construido a través de continua improvisación.
No sé exactamente cuánto dinero nos hemos gastado. Lo podría revisar fácilmente, por supuesto, pero nunca he estado lo suficientemente interesado.  Nunca hubo una agenda o un presupuesto.  “Va a tardarse lo que se tarde y costar lo que cueste.”
Usualmente había justo el suficiente dinero en el banco para pagar el trabajo que estábamos haciendo esa semana.  “Vamos a encontrar el dinero de la otra semana, la otra semana.”
Me disculpo si estás horrorizado por estas confesiones.  Tu reacción es perfectamente normal si creciste en una nación que una vez fue colonia británica.  El pensamiento de máquina de la revolución industrial le enseñó a nuestra sociedad a sobrevalorar el conformismo, la repetición y el procedimiento.  La improvisación y la innovación, ésas hierbas salvajes y florecientes, han sido desarraigadas y malditas durante 200 años.
Aunque La Academia del Mago no tuvo una planificación de procedimiento, si tuvimos tres principios que lo unían todo:
Construye con efectivo.  Nunca prestes dinero.
“Cuando entra menos dinero, se construye más despacio para ir al paso de la entrada del dinero.”
Usa al que se presente.
Uno a uno, cientos de ustedes se me acercaron con ideas y sugerencias durante los últimos 12 años.  Mi respuesta nunca cambió:  “¡Qué buena idea! Tú estás a cargo de eso.”
Los estudiantes son el alma de la escuela.
“Los diseños, los muebles y la decoración se van a escoger para elevar los pensamientos y la actitud de los estudiantes y visitantes, mientras estén aquí.  El campus va susurrarles a cada paso y parada: ´Todo es posible´”.
Yo no me inventé esta idea de la Planificación de Resultados.
La vida se resume en unos pocos momentos.  Uno de esos momentos me sucedió cuando yo tenía 8 años.
El 27 de octubre de 1966, Walt Disney describió su visión para un “Disney World” de 27,400 hectáreas en Florida.  Walt había comprado 43 millas cuadradas de terreno, rodeadas de pantano.  Su sueño fue literalmente del doble de tamaño de la isla de Manhattan.  Yo vi a Walt dar su explicación de 24 minutos en Planificación de Resultados cuando salió al aire durante su show semanal de televisión, El Maravilloso Mundo de Disney.
NARRADOR.  La piedra angular del éxito de Disneyland ha sido su preocupación por las personas: una dedicación de todo corazón a la felicidad de la gente que lo visita.  Al día de hoy, Disneyland ha establecido estándares de desempeño sin igual en todo el mundo.  Sin embargo, en la planificación y la construcción no habían estándares qué seguir; lo que funcionaba se convirtió en la norma.  Lo que no llegaba a llenar la necesidad del público era remplazado por una idea mejor.
Un par de minutos después, rodeado de fabulosos modelos a escala, Walt Disney apareció y me contó que la visión – el resultado y su propósito – eran las únicas cosas que estaban claras.  El procedimiento, dijo Walt, necesariamente debía ser uno de improvisación constante.
WALT DISNEY:  Los dibujos y planos que miran ustedes hoy simplemente son un punto de partida:  nuestro primer y general pensamiento acerca de Disney World.  Todo en este cuarto puede cambiar una y otra vez mientras avanzamos, pero la filosofía básica de lo que estamos planificando para Disney World va a permanecer en mucho como está ahora.  Sabemos cuáles son nuestras metas.  Sabemos lo que queremos lograr.  Y créanme, es la tarea más emocionante y difícil que hemos afrontado en Walt Disney Productions…
EPCOT va a tomar su dirección de las nuevas ideas y las nuevas tecnologías que están emergiendo ahora de los centros creativos de la industria de Estados Unidos.  Va a ser una comunidad del futuro que nunca va a estar completad, sino que siempre va a estar incluyendo y probando y demostrando nuevos materiales y nuevos sistemas.  Y EPCOT siempre va a ser un vitrina hacia el mundo del ingenio y la imaginación de la libre empresa de los Estados Unidos.
Diez días después de grabar este anuncio, Walt se enteró que tenía cáncer y muy poco tiempo para vivir.  El 15 de diciembre del 1966, murió.
Pero el trabajo de su vida continúa.
La mente de Walt Disney engendró un elenco de criaturas inusuales; Mickey, Minnie, Donald, Goofy y Pluto son algunos de los pesos-pesados.  Bambi y Tambor y Campanita y Tiger Lily son algunos de los pesos-medianos.  El Sargento Tibbs y Pongo, Scuttle y Sebastián están entre los pesos-pluma.
Y luego, por supuesto, está un ingenuo niño de ocho años que mira fijamente a la televisión blanco y negro con ojos muy abiertos y se llama a sí mismo el Mago de la Publicidad.
Roy H. Williams
P.D.:  Indiana Beagle me dijo que te dijera que te espera en la madriguera del conejo.

Las orejas grandes y una trompa larga hacen que los oricteropos sean expertos en buscar y tragar termitas.  Pero sus cerebros primitivos – para un mamífero  – los hace un poco torpes, por lo que los cuidadores de los zoológicos deben vigilarlos muy de cerca para evitar que se lastimen a sí mismos.

2013_12_Beagle_Indy-Ardy
Léelo en Inglés
2013_12_MMM
Criaturas Inusuales
Si yo fuera inteligente.  Si tuviera la mitad del cerebro que Dios le dio a un oricteropo, hablaría de política o de religión y menos personas se molestarían.
Pero los oricteropos me miran con lástima, porque soy tonto.  Mi filtro social está tan desalineado que te voy a compartir mis ideas acerca de la planificación.
“Planifica tu trabajo y trabaja tu plan.”  Estas son las palabras sagradas de un sistema de creencias basado en fe intuitiva y un universo ordenado.
Yo no comparto esa fe.
Yo no creo que todo pasa por algo.
¡HÍJUELA!  ¿Estás comenzando a ver cómo esta cosa tan sencilla llamada “planificación” puede detonar emociones fuertes?
Tus ideas acerca de la planificación reflejan tus creencias más íntimas acerca del funcionamiento del universo.  Cuando hablas de planificar, estás hablando sin darte cuenta de religión y política; estás hablando de cómo crees que funciona el mundo y la mejor forma para arreglarlo.
Pero eso es suficiente acerca de ti. Hablemos de mí un poco más. (Porque si hablamos de ti y accidentalmente revelamos que estás horriblemente fallido y roto, vas a enojarte MUCHÍSIMO.  Entonces vamos a hablar de mí y vamos a revelar que yo estoy horriblemente fallido y roto y entonces tú no te vas a tener que enojar.  Vas a poder decir “Ya lo sabía.” – RHW)
Yo creo que sólo hay dos clases de planificación:
(1.) Planificación de procedimientos.
(2.) Planificación de resultados.
Un plan de procedimientos se conoce comúnmente como “Plan A”.  Lo llamamos así cuando hemos decidido abandonarlo porque no está funcionando.  Los resultados se alcanzan más frecuentemente a través del Plan B o C o D o K o Q o V.
No te dejes seducir por la promesa de un procedimiento milagroso que lleva a resultados dorados.  El procedimiento perfecto de ayer se convierte en “la caja” de la cuál están luchando por escapar las personas hoy.
Enfócate en el resultado, no en el procedimiento.
El campus de La Academia del Mago está casi completo y nunca hubo un plan de procedimiento.  Lo único que planeamos fue el resultado.  Sorprendentemente, un campus de varios millones de dólares fue construido a través de continua improvisación.
No sé exactamente cuánto dinero nos hemos gastado. Lo podría revisar fácilmente, por supuesto, pero nunca he estado lo suficientemente interesado.  Nunca hubo una agenda o un presupuesto.  “Va a tardarse lo que se tarde y costar lo que cueste.”
Usualmente había justo el suficiente dinero en el banco para pagar el trabajo que estábamos haciendo esa semana.  “Vamos a encontrar el dinero de la otra semana, la otra semana.”
Me disculpo si estás horrorizado por estas confesiones.  Tu reacción es perfectamente normal si creciste en una nación que una vez fue colonia británica.  El pensamiento de máquina de la revolución industrial le enseñó a nuestra sociedad a sobrevalorar el conformismo, la repetición y el procedimiento.  La improvisación y la innovación, ésas hierbas salvajes y florecientes, han sido desarraigadas y malditas durante 200 años.
Aunque La Academia del Mago no tuvo una planificación de procedimiento, si tuvimos tres principios que lo unían todo:
Construye con efectivo.  Nunca prestes dinero.
“Cuando entra menos dinero, se construye más despacio para ir al paso de la entrada del dinero.”
Usa al que se presente.
Uno a uno, cientos de ustedes se me acercaron con ideas y sugerencias durante los últimos 12 años.  Mi respuesta nunca cambió:  “¡Qué buena idea! Tú estás a cargo de eso.”
Los estudiantes son el alma de la escuela.
“Los diseños, los muebles y la decoración se van a escoger para elevar los pensamientos y la actitud de los estudiantes y visitantes, mientras estén aquí.  El campus va susurrarles a cada paso y parada: ´Todo es posible´”.
Yo no me inventé esta idea de la Planificación de Resultados.
La vida se resume en unos pocos momentos.  Uno de esos momentos me sucedió cuando yo tenía 8 años.
El 27 de octubre de 1966, Walt Disney describió su visión para un “Disney World” de 27,400 hectáreas en Florida.  Walt había comprado 43 millas cuadradas de terreno, rodeadas de pantano.  Su sueño fue literalmente del doble de tamaño de la isla de Manhattan.  Yo vi a Walt dar su explicación de 24 minutos en Planificación de Resultados cuando salió al aire durante su show semanal de televisión, El Maravilloso Mundo de Disney.
NARRADOR.  La piedra angular del éxito de Disneyland ha sido su preocupación por las personas: una dedicación de todo corazón a la felicidad de la gente que lo visita.  Al día de hoy, Disneyland ha establecido estándares de desempeño sin igual en todo el mundo.  Sin embargo, en la planificación y la construcción no habían estándares qué seguir; lo que funcionaba se convirtió en la norma.  Lo que no llegaba a llenar la necesidad del público era remplazado por una idea mejor.
Un par de minutos después, rodeado de fabulosos modelos a escala, Walt Disney apareció y me contó que la visión – el resultado y su propósito – eran las únicas cosas que estaban claras.  El procedimiento, dijo Walt, necesariamente debía ser uno de improvisación constante.
WALT DISNEY:  Los dibujos y planos que miran ustedes hoy simplemente son un punto de partida:  nuestro primer y general pensamiento acerca de Disney World.  Todo en este cuarto puede cambiar una y otra vez mientras avanzamos, pero la filosofía básica de lo que estamos planificando para Disney World va a permanecer en mucho como está ahora.  Sabemos cuáles son nuestras metas.  Sabemos lo que queremos lograr.  Y créanme, es la tarea más emocionante y difícil que hemos afrontado en Walt Disney Productions…
EPCOT va a tomar su dirección de las nuevas ideas y las nuevas tecnologías que están emergiendo ahora de los centros creativos de la industria de Estados Unidos.  Va a ser una comunidad del futuro que nunca va a estar completad, sino que siempre va a estar incluyendo y probando y demostrando nuevos materiales y nuevos sistemas.  Y EPCOT siempre va a ser un vitrina hacia el mundo del ingenio y la imaginación de la libre empresa de los Estados Unidos.
Diez días después de grabar este anuncio, Walt se enteró que tenía cáncer y muy poco tiempo para vivir.  El 15 de diciembre del 1966, murió.
Pero el trabajo de su vida continúa.
La mente de Walt Disney engendró un elenco de criaturas inusuales; Mickey, Minnie, Donald, Goofy y Pluto son algunos de los pesos-pesados.  Bambi y Tambor y Campanita y Tiger Lily son algunos de los pesos-medianos.  El Sargento Tibbs y Pongo, Scuttle y Sebastián están entre los pesos-pluma.
Y luego, por supuesto, está un ingenuo niño de ocho años que mira fijamente a la televisión blanco y negro con ojos muy abiertos y se llama a sí mismo el Mago de la Publicidad.
Roy H. Williams
P.D.:  Indiana Beagle me dijo que te dijera que te espera en la madriguera del conejo.
Las orejas grandes y una trompa larga hacen que los oricteropos sean expertos en buscar y tragar termitas.  Pero sus cerebros primitivos – para un mamífero  – los hace un poco torpes, por lo que los cuidadores de los zoológicos deben vigilarlos muy de cerca para evitar que se lastimen a sí mismos.