Categories
El Memo del Lunes

Contadores de historias: los Malos, los Buenos y los Brillantes

Existen cuatro pasos básicos en toda buena historia.
Los malos cuenta historias pueden dar los pasos uno y dos, pero se atrancan con el paso tres.
Los buenos cuenta historias están dispuestos a dar el paso tres.
Los cuenta historias brillantes dan el paso tres y cuatro una y otra vez.
Crea un personaje que le guste a la gente, que crean en él, alguien con el cuál se puedan relacionar.
Lanza a ese personaje en una travesía del héroe.
Hazle cosas terribles a ese personaje.
Sorprende a tu lector/escucha/vidente con lo que sucede después.
¿Y luego qué pasa? Hazlo sorprendente.
¿Y luego qué pasa? Hazlo sorprendente.
¿Y luego qué pasa? Hazlo sorprendente.
Pero también tiene que hacer sentido.
Lo predecible es el asesino silencioso de las historias. Sin problemas, no hay aventura.
En “Ese signo de interrogación flotante” te dije: “Cada buena historia comienza con una declaración que detona más preguntas que respuestas”. Los 11 de Ocean contiene un excelente ejemplo de esto:
“Sin pensarlo mucho, yo diría que estás ante un Boesky, un Jim Brown, una Miss Daisy, dos Jethros y un Leon Spinks. Sin mencionar a la Ella Fitzgerald más grande de todos los tiempos”.
— Rusty (Brad Pitt) a Danny (George Clooney), explicando cómo van a hacer el fraude en Los 11 de Ocean
¡Y así es como lo hicieron! Los 11 de Ocean contiene sorpresa tras sorpresa, aún y cuando el escritor nos contó la trama cuando nos dio esa declaración de Rusty-a-Danny en tan sólo el minuto 12 y medio de una película de 2 horas. Fue una declaración que detonó más preguntas que respuestas.
Un BOESKY: Ivan Boesky era un corredor en Wall Street a quien agarraron cometiendo fraude de acciones. En Los 11 de Ocean, Saul finge ser un inversionista acaudalado que tiene información interna.
Un JIM BROWN: Nombrado por el famoso jugador de football americano, esto se refiere a Frank Catton, un hombre negro grande e intimidante que escenifica una confrontación con Linus Caldwell para que Linus pueda sacar los códigos de seguridad de la bóveda.
Una MISS DAISY: “Llevando a Miss Daisy” era una película acerca de una mujer que utiliza a un chofer para que la lleve a todas partes. Usando un camión de SWAT y un chofer disfrazado, la banda de Los 11 de Ocean escapa con su propio chofer especial.
Dos JETHROS: ¿Recuerdas a Jethro de “Los Hillbillies de Beverly”? En Los 11 de Ocean, Turk y Virgil proveen las distracciones de dos hombres “despistados”, con cosas como usar globos de helio para tapar la cámara de seguridad del salón del casino para que Livingston pueda meterse al cuarto de vigilancia por video.
Un LEON SPINKS: Cuando Leon Spinks le ganó a Muhammad Ali en una pelea en Las Vegas, fue algo que nadie se esperaba. En Los 11 de Ocean, nadie espera que se vaya la electricidad en la mitad de una pelea en Las Vegas. Una distracción fabulosa.
ELLA FITZGERALD: En un anuncio de TV famoso de 1973, la voz de Ella Fitzgerald destroza una copa de vino, luego la narración dice: “¿Es en vivo o es Memorex (tape de audio)?” En Los 11 de Ocean, los chicos hacen un video de un robo de mentiras y lo pasan por el sistema de vigilancia del casino mientras sucede el robo real.
Más historias deberían ser contadas como ficción, aún y cuando son ciertas. Cuando nos confrontan con los hechos, siempre nos ponemos en guardia. Pero las palabras “Había una vez” disipan la duda, abren la imaginación y crean una disposición a suspender la incredulidad.
En 1999 yo estaba al teléfono con un hombre de 87 años a quien había estado cazando durante varias semanas. Su nombre era William Lederer. Yo necesitaba su permiso para publicar una carta famosa que él había escrito al Jefe de Operaciones Navales de los EEUU por allá por 1963. El me dio permiso y luego preguntó: “¿De dónde está llamando, joven?”
“Austin, Tejas”.
“Yo estuve allí recientemente. Bonita ciudad.”
“¿Qué lo trajo a Austin?”
“Estuve allí para enterrar a mi mejor amigo, Jim.”
“Lo siento.”
“A usted le hubiera caído bien Jim. Hijo, ¿tiene un minuto para escuchar una historia acerca de Jim que nunca le he contado a nadie? Se la quiero contar a alguien.”
“Sería un honor para mí escucharla.”
“Yo era periodista y ninguno de mis libros se había vendido bien, así que le enseñé a Jim el manuscrito de mi libro más reciente. Él me dijo que regresara y le pusiera un nombre ficticio al país, los personajes, a todo. Jim me dijo: ‘El público está más dispuesto a creer la ficción que la no ficción.’”
“¿Y eso cómo le funcionó?”
“El americano feo se quedó en la lista del New York Times durante 78 semanas. Y con una copia de ese libro en su bolsillo trasero, un senador joven llamado John F. Kennedy llegó a la Universidad de Michigan el 14 de octubre de 1960, a las 2AM. La prensa se había retirado durante la noche, creyendo que no iba a suceder nada interesante. Pero habían 10,000 estudiantes esperando sobre el césped para escuchar a Kennedy hablar, y fue allí, sobre las gradas de Michigan Union a las 2AM que nació el Cuerpo de Paz, todo porque Kennedy había estado leyendo mi libro. ¡Y luego Kennedy le compró una copia a cada miembro del Congreso! Los historiadores especulan que El Americano feo, hizo más por cambiar la Política Exterior de los EEUU que cualquier otro documento desde la Declaración de Independencia. Todas estas cosas sucedieron porque Jim me dijo que fingiera que mi libro era ficción. ¡Marlon Brando fue protagonista de la película! Pero por supuesto nada de eso se compara con lo que Jim logró.”
“¿A qué se refiere?”
“Jim escribió 40 libros que vendieron más de 100 millones de copias y se ganó el Premio Pulitzer. ¡Usted conoce a Jim! Todos conocen a Jim.”
“Lo siento, señor, pero no puedo imaginar a cuál Jim se refiere.”
Mi amigo de 87 años lo pensó un momento, luego dijo: “Eso es porque probablemente usted lo conocía como James… James Michener.”
Aquí tienes un último pequeño descubrimiento: ¿Recuerdas cómo toda buena historia debería comenzar con una declaración que detone más preguntas que respuestas? Una imagen visual excelente es una forma de “declaración” que puede detonar más preguntas que respuestas. Usa estas imágenes cada vez que puedas.
Ya casi terminamos.
Ahora necesitas una Cenicienta, un Tom Robbins, un buzo, dos caminos que divergen en un bosque amarillo, una gran pila de puentes y los limpiavidrios de un Volkswagen Jetta.
Indy te lo va a explicar todo en la madriguera del conejo.
Aruú.
Roy H. Williams