Categories
El Memo del Lunes

La Academia del Mago – descubriendo la ciencia detrás de todo arte.

La Academia del Mago descubriendo la ciencia detrás de todo arte
El arte es el lenguaje de la relevancia.  La ciencia es el lenguaje de la credibilidad.
El arte se interpreta con los sentimientos.  La ciencia es lo que queda cuando los sentimientos se van.
El Arte es el lenguaje del hemisferio derecho del cerebro; la ciencia es el lenguaje del izquierdo. Y el estira-y-encoge que hay entre los dos nos da una consciencia rara, dual; el corazón susurra una cosa mientras que la mente declara otra.  Es por esto que las decisiones más difíciles de la vida son las decisiones entre dos cosas buenas:  misericordia y justicia, lealtad y honestidad, el impulso de jugar y la disciplina de refrenarnos:  hemisferio derecho e izquierdo.
Las cosas buenas entran en conflicto muchas veces, ¿no es cierto?  Liberal y conservador.  Arte y ciencia. Fe y hechos.  Cuando te enfrentas a una dualidad, ¿escoges un lado y deshechas el otro, o te aferras firmemente a ambos y te electrificas?
La publicidad es un arte y una ciencia.
El hablar en público es un arte y una ciencia.
La música es un arte y una ciencia.
Los negocios son un arte y una ciencia.
El otro abuelo de Hollister y Gideon, Carl Morris, dijo: “Toda ciencia empieza como un arte.  Nos topamos con ella de forma intuitiva, la estudiamos para encontrar sus patrones recurrentes, y luego creamos esquemas y sistemas que nos dan control sobre ella.”  Carl nunca ha asistido a la Academia del Mago, pero ya descifró lo que hacemos aquí:  descubrimos la ciencia detrás de todo arte.
Nosotros investigamos los lenguajes de la forma, el color, el simbolismo (metáfora), la música, la proximidad, lo radiante y los fonemas.  Y luego le enseñamos a nuestros estudiantes cómo apalancar estas herramientas para mover corazones y mentes.
Somos una banda muy peligrosa.
La publicidad y la política, la ficción y la poesía, la pintura y la fotografía, la comida y la música, cada una de éstas es simplemente un conducto por el que fluye una dualidad en conflicto: unos y ceros, puntiagudos y suaves, amargos y dulces.
La construcción de la torre está parada.  La buena noticia es que está 90 por ciento completa y que el ascensor de US$93,000 casi está comprado, pero la cocina, los baños y las pequeñas oficinas situadas sobre esos baños aún no han sido completadas.  Cosa extraña, estábamos en esta misma etapa de construcción – 90 por ciento – cuando el proyecto de Engelbrecht House se detuvo.  Todo iba bien con la torre hasta que tuvimos que somatar US$78,000 de una sola vez para el elevador.  Esto nos deja balanceándonos precariamente en borde financiero, porque nos hemos comprometido a no tener una hipoteca.  Por favor no nos sugieras que pidamos dinero prestado.  Ésta es mi solución:  Los trabajadores van a apilar esos enormes blocs de piedra caliza que cortamos del plateau para construir unos preciosos muros de retención y unos jardines en terrazas.  Ya somos dueños del equipo y de los blocs, de modo que lo único que tenemos que hacer es fondear la mano de obra, el combustible diesel, las plantas y la tierra en dónde sembrarlas.  Un buen proyecto para la primavera y el verano, ¿no crees?  Mi esperanza es que el dinero para terminar la torre va a aparecer durante las pocas semanas que trabajemos en la jardinización. Tengo un buen presentimiento.  La mala noticia es que esto aplaza la Apertura de Gala de la Torre hasta finales del verano o principios del otoño.  Éste podría ser un excelente momento para que te apuntes para una clase o un evento especial, ¿no crees?  Aparte de lo que nos gastemos en darte de comer, el 100 por ciento de tu colegiatura se va a destinar para terminar la torre.  Seis años de no parar de reunir fondos y de construir han sido agotadores.  Creo que cuando tú y yo finalmente terminemos la torre, deberíamos enfocarnos a construir más graduados.  ¿Estás de acuerdo? Qué bien. Es unánime.  Mañana será un nuevo día.  Ven, veremos juntos el amanecer.  Roy H. Williams
59 BeagleAlchemist400El arte es el lenguaje de la relevancia.
La ciencia es el lenguaje de la credibilidad.
El arte se interpreta con los sentimientos.
La ciencia es lo que queda cuando los sentimientos se van.
El Arte es el lenguaje del hemisferio derecho del cerebro; la ciencia es el lenguaje del izquierdo. Y el estira-y-encoge que hay entre los dos nos da una consciencia rara, dual; el corazón susurra una cosa mientras que la mente declara otra.
Es por esto que las decisiones más difíciles de la vida son las decisiones entre dos cosas buenas:  misericordia y justicia, lealtad y honestidad, el impulso de jugar y la disciplina de refrenarnos:  hemisferio derecho e izquierdo.
Las cosas buenas entran en conflicto muchas veces, ¿no es cierto?  Liberal y conservador.  Arte y ciencia. Fe y hechos.  Cuando te enfrentas a una dualidad, ¿escoges un lado y deshechas el otro, o te aferras firmemente a ambos y te electrificas?
La publicidad es un arte y una ciencia.
El hablar en público es un arte y una ciencia.
La música es un arte y una ciencia.
Los negocios son un arte y una ciencia.
El otro abuelo de Hollister y Gideon, Carl Morris, dijo: “Toda ciencia empieza como un arte.  Nos topamos con ella de forma intuitiva, la estudiamos para encontrar sus patrones recurrentes, y luego creamos esquemas y sistemas que nos dan control sobre ella.”  Carl nunca ha asistido a la Academia del Mago, pero ya descifró lo que hacemos aquí:  descubrimos la ciencia detrás de todo arte.
Nosotros investigamos los lenguajes de la forma, el color, el simbolismo (metáfora), la música, la proximidad, lo radiante y los fonemas.  Y luego le enseñamos a nuestros estudiantes cómo apalancar estas herramientas para mover corazones y mentes.
Somos una banda muy peligrosa.
La publicidad y la política, la ficción y la poesía, la pintura y la fotografía, la comida y la música, cada una de éstas es simplemente un conducto por el que fluye una dualidad en conflicto: unos y ceros, puntiagudos y suaves, amargos y dulces.
La construcción de la torre está parada.  La buena noticia es que está 90 por ciento completa y que el ascensor de US$93,000 casi está comprado, pero la cocina, los baños y las pequeñas oficinas situadas sobre esos baños aún no han sido completadas.
Cosa extraña, estábamos en esta misma etapa de construcción – 90 por ciento – cuando el proyecto de Engelbrecht House se detuvo.  Todo iba bien con la torre hasta que tuvimos que somatar US$78,000 de una sola vez para el elevador.  Esto nos deja balanceándonos precariamente en borde financiero, porque nos hemos comprometido a no tener una hipoteca.
Por favor no nos sugieras que pidamos dinero prestado.
Ésta es mi solución:  Los trabajadores van a apilar esos enormes blocs de piedra caliza que cortamos del plateau para construir unos preciosos muros de retención y unos jardines en terrazas.  Ya somos dueños del equipo y de los blocs, de modo que lo único que tenemos que hacer es fondear la mano de obra, el combustible diesel, las plantas y la tierra en dónde sembrarlas.  Un buen proyecto para la primavera y el verano, ¿no crees?  Mi esperanza es que el dinero para terminar la torre va a aparecer durante las pocas semanas que trabajemos en la jardinización. Tengo un buen presentimiento.
La mala noticia es que esto aplaza la Apertura de Gala de la Torre hasta finales del verano o principios del otoño.  Éste podría ser un excelente momento para que te apuntes para una clase o un evento especial, ¿no crees?  Aparte de lo que nos gastemos en darte de comer, el 100 por ciento de tu colegiatura se va a destinar para terminar la torre.  Seis años de no parar de reunir fondos y de construir han sido agotadores.
Creo que cuando tú y yo finalmente terminemos la torre, deberíamos enfocarnos a construir más graduados.
¿Estás de acuerdo?
Qué bien. Es unánime.  Mañana será un nuevo día.
Ven, veremos juntos el amanecer.
Roy H. Williams

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *