Categories
El Memo del Lunes

Guerra y paz

Antes de Gandhi, fue Tolstoy.
Cuando Leo Tolstoy tenía 54 años, escribió un libro acerca de las enseñanzas1 éticas de Jesús tal y como fueran reveladas en el Sermón de la Montaña. Durante el resto de su vida, Tolstoy abogó por el uso de formas de resistencia pacíficas, no violentas, en la lucha por cambio social.
Gandhi, — la persona que asociamos con resistencia pacífica, no violenta — tenía 12 años cuando se publicó el libro de Tolstoy. Martin Luther King — el hombre que popularizó la resistencia pacífica, no violenta en los Estados Unidos — no nacería hasta 45 años más tarde.
En 1854, durante la Guerra de Crimea, le ordenaron
a una brigada ligera británica que atacara los
cañones del Imperio Ruso.
Una “brigada ligera” llevaba tan sólo armas ligeras, como sables y pistolas.
Alfred Lord Tennyson escribió acerca de este famoso ataque ha una muerte segura:
Media legua, media legua
Media legua ante ellos.
Por el valle de la Muerte
Cabalgaron los seiscientos.
“¡Adelante, Brigada Ligera!”
“¡Cargad sobre los cañones!”, dijo.
En el valle de la Muerte
Cabalgaron los seiscientos.
“¡Adelante, Brigada Ligera!”
¿Algún hombre desfallecido?
No, aunque los soldados supieran
Que era un desatino.

No estaban allí para replicar.
No estaban allí para razonar,
No estaban sino para vencer o morir. En el valle de la Muerte
Cabalgaron los seiscientos. Cañones a su derecha,

Cañones a su izquierda,

Cañones ante sí

Descargaron y tronaron;

Azotados por balas y metralla,
 Cabalgaron con audacia,

Hacia las fauces de la Muerte,

Hacia la boca del Infierno
 Cabalgaron los seiscientos.
Leo Tolstoy era un oficial de la artillería rusa en esa
guerra y fue transformado por ella para siempre. Esa guerra — la primera guerra moderna — llevó a Tolstoy al Sermón de la Montaña y lo convenció de la verdad en las palabras de Jesús.
“Benditos sean los que hacen la paz… benditos sean los humildes… benditos sean los misericordiosos…”
A Tolstoy lo nominaron al Premio Nobel 3 veces, pero cada vez le escribió al comité y les pidió que retiraran su nombre de consideración.
Cuando el público se enojó porque Tolstoy nunca recibió el Nobel, él confesó que lo había rechazado privadamente y escribió:
“En primer lugar, me ha salvado del predicamento de manejar tanto dinero, porque ese dinero, en mi opinión, sólo trae cosas malas.
En segundo lugar, me he sentido honrado de recibir tal simpatía de gente que ni siquiera he conocido.”
A Tolstoy lo amaba todo el mundo menos los líderes religiosos.

¿Recuerdas ese libro que escribió en 1882 acerca de las enseñanzas éticas de Jesús? No apareció en Rusia durante 24 años porque fue bloqueado por la Iglesia Ortodoxa, los líderes de la fe cristiana en Rusia. Estaban preocupados que Tolstoy pudiera haber estado refiriéndose a ellos cuando escribió:
“Estoy sentado sobre la espalda de un hombre, ahorcándolo y haciendo que me lleve y aún así me digo a mí mismo y a otros que me siento muy mal por el y quiero aligerar su carga de cualquier forma — excepto quitarme de encima suyo.”
Los líderes religiosos se enojaron de nuevo cuando Tolstoy escribió:
“Todos quieren cambiar el mundo, pero nadie quiere cambiarse a sí mismo.”
Mark Twain, un contemporáneo de Tolstoy, puede haber estado haciendo una broma acerca de los líderes religiosos de los Estados Unidos cuando escribió:
“Si tratamos, podemos fácilmente aprender a soportar la adversidad. La de otra persona, me refiero.”
Tolstoy vio a Jesús y sus enseñanzas como oro
rodeado del fango de la religiosidad. Él dijo:
“La verdad, como el oro, no se obtiene con su crecimiento, sino al lavarle todo lo que no es oro.”
Esto me recuerda a la descripción de Miguel Ángel de cómo esculpió un ángel de un bloque de mármol:
“Simplemente retiré todo lo que no era un ángel.”
Ahora te dejo
Para considerar todo lo que te dijeron
Y lavar el fango del oro
Y retirar todo
Lo que no sea un ángel.
Roy H. Williams
1 Una confesión, de Tolstoy, (1882) fue titulada originalmente: Una introducción a la crítica de la teología dogmática.

NOTA: La teología dogmática no tiene nada qué ver con perros. — Indy Beagle