Categories
El Memo del Lunes

¿Qué tipo de generoso eres?

¿Qué tipo de generoso eres?

En los Estados Unidos, la “generosidad” implica compartir con las manos abiertas los recursos materiales.
Un restaurante puede servir porciones generosas.
Un donador puede ser generoso con su dinero.
Un amigo puede ser generoso con su pickup, con su podadora, con su cabaña en el lago.
Mientras unas personas son generosas con su dinero; otras son generosas con su tiempo. Te van a llevar al aeropuerto, darle de comer a tu mascota mientras no estás y ayudarte a empacar tus cosas, cargar el camión y mudarte a un mejor lugar.
¿Tú eres más generoso con tu dinero o con tu tiempo?
Aquellos que son generosos con su dinero son conocidos como que dan o como donadores o filántropos. Y aquellos que son generosos con su tiempo son conocidos como que ayudan o que son voluntarios. Pero no tenemos un nombre especial para las personas que son generosas con su aliento, porque esas personas son extremadamente escasas.
¿Qué es el aliento, exactamente, y por qué es tan escaso?
Cuando alientas a alguien haces que tengan valentía para hacer que las cosas sucedan dentro de sí mismos. Les das un regalo que pueden llevar con valentía a su futuro. Haces que tengan menos miedo.
El aliento genérico es tan obvio e incómodo como la lisonja.
“¡Eres un ganador” “¡Tú puedes!” “¡Lo que no te mata te hace más fuerte!”
Para alentar verdaderamente a una persona, tienes que hablarle a una habilidad, o una sensibilidad especial que ellos poseen. Cuando le dices en privado a una persona acerca de algo especial que miras en ellos — algo que ellos también saben que está allí — les das aliento y confianza.
“Me he dado cuenta que miras conexiones y relaciones entre las cosas que la mayor parte de personas nunca detectan. Yo creo que esto pueda ser uno de tus superpoderes.”
“Me he fijado que siempre sabes cuándo alguien no se siente incluido y que luego haces que se sientan como parte del grupo. Realmente admiro eso en ti.”
“Me he fijado que cuando todo el resto de la gente pone excusas, tú eres quien toma la responsabilidad y hace lo que es necesario. El mundo necesita a más personas como tú.”
Para ver las cosas buenas que se esconden en una persona, tú sólo necesitas poner atención.
La atención es una moneda de alto valor, en una transacción entre dos personas..
La atención es algo que pagas y la percepción es algo con lo que la puedes comprar.
Si tú quieres tener percepción acerca de las esperanzas y los sueños de una persona, sólo tienes que prestar atención.
Yo te conozco. Tú quieres que la gente se sienta poderosa. Tu quieres darle la valentía y la confianza para afrontar el futuro con una sonrisa. Tu quieres ayudarlos a ser más fuertes y más felices.
¿Cómo es que yo sé eso de ti?
Al escoger leer los memos que yo escribo, me estás demostrando un poco de lo que tienes adentro. Te digo esto para que sepas que no te estoy lisonjeando cuando te digo que yo sé que tú les quieres dar un pequeño toque y un destello de vida a la gente que te importa.
Así que la próxima vez que estés con alguien que te importa:
1. Habla menos y escucha más,
2. Presta atención a sus acciones,
3. Y cuando te fijes en algo para lo que son buenos
4. Diles que te fijaste en qué son buenos.
Todos los demás que los conocen les van a dar consejos.
Sé esa persona rara y especial que les va a dar aliento sincero y soporte leal.
Aruú.
Roy H. Williams