Categories
El Memo del Lunes

Los nueve jugos de la vida

Los nueve jugos de la vida

Las obras de arte son hechas por personas que han probado uno o más de los nueve jugos de la vida y que quieren que tú también los pruebes.
Esa era la creencia de un maestro que vivió en la India hace 2,000 años. Sus pensamientos fueron escritos en el Natya Shastra de los hindúes. De acuerdo a ese maestro*, estos son los Nueve Jugos de la Vida:
El Amor cura el dolor y libera el ego. Tu apreciación de la belleza (gratitud), te conecta a la fuente del amor.
La Alegría se expresa en la risa, en la satisfacción y la felicidad. Pero si persigues estas cosas de forma directa, te van a evadir. La risa, la satisfacción y la felicidad se experimentan únicamente como una consecuencia del amor.
La Maravilla es el resultado de volverse fascinado por la vida. El ser juguetón y curioso nos permiten viajar adentrándonos en los misterios que terminan en la maravilla mágica.
La Valentía es la energía que vienen cuando llamas al Guerrero que llevas dentro. La Valentía se manifiesta como valor, confianza y orgullo.
La Tristeza te permite experimentar la compasión, esa emoción preciosa que nos permite relacionarnos más profundamente unos con otros. El dolor es otra expresión de la tristeza, una parte inescapable de sanar.
El Enojo es fuego, calor y luz. Si el enojo no es reconocido y respetado, se convierte en irritación, odio y violencia. Siente tu enojo, pero no le permitas que te guíe. Las acciones que se toman enojado pueden destruir una vida entera de cosas buenas.
El Miedo se expresa más comúnmente como preocupación, duda e inseguridad. Cuando nos escondemos debajo de él, nos cerramos por completo.
El disgusto es repugnancia y rechazo de algo que se considera ofensivo, burdo o desagradable. El disgusto que se dirige hacia adentro es auto-compasión y auto-aversión. Esto sólo se puede curar con amor.
La Paz no es externa, sino interna. Es esa calma profunda, relajada que ocurre cuando estás tan lleno que estás vacío. Hace quiniendos siete años, Giovanni Giocondo escribió acerca de esta clase de paz en una carta navideña a un amigo. “No existe ninguna paz en el futuro que no esté escondida en este pequeño instante presente. ¡Ten paz!”
Si nuestro maestro hindú tenía razón, cada actor, músico, cuenta-historias, pintor, poeta, bailarín, escultor, fotógrafo, novelista y guionista está tratando de expresar uno o más de esas nueve emociones: Amor, Alegría, Maravilla, Valentía, Tristeza, Enojo, Miedo, Disgusto y Paz.
Yo no soy hindú, pero creo que la idea de las nueve rasas es una que vale la pena contemplar.
Siempre ha sido mi convicción que las perspectivas interesantes y la sabiduría antigua se pueden encontrar en religiones que no son la propia. Pero aún así, siempre me desconcierto cuando una persona dice que “todas las religiones enseñan básicamente la misma cosa”.
Si estás buscando un código moral, entonces sí, la mayoría de religiones enseña un código moral similar.
Pero la risa y la alegría de una fe temeraria son otra cosa totalmente distintas.
Roy H. Williams
* La teoría de la rasa es atribuida a Bharata, un sacerdote-sabio que tal vez vivió en algún momento entre el primer siglo antes de Cristo y el tercer siglo después de Cristo. Se desarrolló más completo alrededor del año 1000 por el retórico y filósofo Abhinavagupta.