Categories
El Memo del Lunes

Encontrándolos en donde están

Encontrándolos en donde están

Leyendo que Leo Tolstoy (1828-1910) era un cristiano anarquista, tuve un pensamiento inesperado, así que le pregunté a Google: “¿Cuál es la diferencia entre un anarquista y un libertario?”

Seis-décimas de segundo después, el Goog me dijo — en un bloque muy visible al principio de la Página de Resultados del Motor de Búsqueda:

“Un anarquista es un libertario extremista, como un socialista es un demócrata extremista y un fascista es un republicano extremista. Es como la diferencia entre un amante y un violador. Ambos están en el mismo lugar pero uno utiliza la violencia para llegar allí. Los libertarios creen en los mercados libres, la propiedad privada y el capitalismo.”

E incluido en ese fragmento destacado estaba un hipervínculo a ChaosPark.com, la página web de bajo presupuesto de un escritor mejor-que-promedio llamado Harry Reid.

Harry no le pagó nada a Google por la recomendación de él y su página web. Se la ganó construyendo la respuesta más consista y cohesiva a una pregunta hecha frecuentemente.

Google está recompensando a escritores de contenido conciso, artesanos de las palabras que van al grano.

Cuando el fragmento destacado de Google es tu respuesta a una pregunta hecha comúnmente en tu categoría de negocios, Google le está diciendo al mundo que TÚ eres el experto de expertos. Me parece a mí que esta debería ser la meta de cualquier Optimizador de Motores de Búsqueda.

Pero esto requeriría que ellos:

  1. Fueran expertos en tu categoría de negocios; y
  2. Fueran escritores mejores-que-el-promedio.

Pero ya que no son ninguna de ambas cosas, ellos te van a decir que el secreto para convertirse en un fragmento destacado está en los microdatos y luego van a despegar en un torbellino de actividad con una furia de destellos y codos.

Dale un vistazo rápido a ChaosPark.com de Harry Reid y creo que vas a ver que a Harry le importan un pepino los microdatos, metadatos o la OMB (SEO en inglés). Él simplemente es un tipo que escribe acerca de cosas que le interesan y él sabe cómo resumir ideas grandes en pocas palabras.

¿Te interesa tu negocio? ¿Puedes resumir ideas grandes en pocas palabras?

Antes que puedas llevar a una persona a donde ellos quieren ir, tienes que encontrarlos en donde están. Debes responder sus preguntas — tal y como las hacen — y hablarles dentro de su propio marco de experiencia.

Leo Tolstoy sabía esto y él usó sus novelas como instrumentos para examinar cuestiones sociales. Guerra y paz (1869), Anna Karenina (1887) y La muerte de Ivan Ilyich (1886) no fueron hechos con la idea de ser entretenimientos, sino lecciones persuasivas acerca de la vida y cómo vivirla. Tolstoy encontraba a sus lectores en donde estaban, para poder llevarlos a donde él quería que fueran.

Juan sabía esto también, así que enmarcó sus Buenas Nuevas para que fueran fácilmente entendibles por la gente de la región que él convirtió en su hogar. Uno de los primeros 4 seguidores de Jesús, Juan les escribió a la gente de Éfeso dentro del marco de sus propias experiencias.

Pero esa es otra historia.

¿Qué es lo que ya le importa a tu cliente?

¿Qué es lo que ya entiende tu cliente?

Si vas a ser persuasivo, tienes que comenzar tu historia exactamente allí.

Antes que puedas llevar a una persona a donde quieres que llegue, tienes que encontrarla en donde está.

Roy H. Williams