Inicio > El Memo del Lunes > Ahora, más que nunca

Ahora, más que nunca

lunes, 20 de noviembre de 2017

Ahora, más que nunca

Estamos alertas al peligro porque nuestra supervivencia depende de eso.

Pero hay más cosas en la vida que el peligro.

Está cantar.

Y ver al cielo.

Y mordisquear una hoja de grama.

¿Has hecho esas cosas últimamente?

Te llaman desde tu ventana.

Camina afuera.

Canta una canción.

Arranca una hoja de grama.

Sostenla.

Tómate una selfie.

Envíasela a indy@wizardofads.com

y él te enviará algo de regreso.

Asegúrate de decirle cuál canción cantaste.

Hazlo.

Puedes darte el lujo de detenerte durante 5 minutos.

Te prometo que no te meterás en problemas.

No estés de acuerdo conmigo sólo en tu mente.

Literalmente camina afuera.

Literalmente arranca una hoja de grama.

Literalmente tómate la ridícula selfie.

Literalmente envíasela a Indy.

Te va a ayudar a restablecer la perspectiva.

Ahora, más que nunca, necesitamos subirnos el ánimo a nosotros mismos.

No voy a nombrar las cosas que nos están deprimiendo.

Ya se ha hablado demasiado de ellas.

¿Recuerdas la historia de Chicken Little? Cae una bellota sobre su cabeza y él sale destrozado por el pueblo, gritando que se está cayendo el suelo.

Hace que todo el mundo se preocupe.

¿Sabías que esa historia tenía 500 años cuando Jesús caminó por la Tierra? Está listada entre el tipo 20C de Aarne-Thompson-Uther, que son relatos que se burlan de la paranoia y de la histeria en masa.

Estamos rodeados de Chicken Littles.

En la página 226 de Where Have All the Leaders Gone, Lee Iacocca habla acerca de su padre.

“Cuando yo estaba preocupado por algo, él me empujaba. ‘Lido, ¿recuerdas qué tenías en la mente hace un año?’ Y yo le decía: ‘¿Cómo podría recordarlo? Suceden muchas cosas en un año.’ Él entonces sacaba una notas con un gesto grandioso y decía: ‘Las tengo anotadas.’ Entonces procedía a contarme acerca de algo que me había hecho infeliz un año antes y terminaba con un: ‘Ni siquiera ahora las puedes recordar.’”

Ve afuera.

Arranca una hoja de grama.

Levántala y canta. Una canción y te prometo que, en un año, vas a sonreírte cuando recuerdes que lo hiciste. Pero no vas a poder recordar el nombre del Chicken Little de hoy, o la bellota en particular que lo tenía tan asustado.

Creo que voy a comer pollo para la cena.

Roy H. Williams

1 El sistema de clasificación Aarne–Thompson son índices que se utilizan para clasificar leyendas.

Categories: El Memo del Lunes Tags:
Comentarios cerrados.