Inicio > El Memo del Lunes > Michael Jordan y tú

Michael Jordan y tú

martes, 18 de abril de 2017

Michael Jordan y tú

Michael Jordan no era un perfeccionista: era un improvisionista. Por eso es que era tan difícil de parar.

Un perfeccionista sabe exactamente qué es lo que va a hacer. Planifica su trabajo y trabaja su plan. El único problema es que, porque él lo sabe, el defensa también lo sabe.

Es fácil anticipar lo que va a hacer un perfeccionista. Es predecible.

Pero nadie sabía qué iba a hacer Michael, porque ni él mismo lo sabía.

¿Te sorprende que casi todos las las súperestrellas del basketball y los running backs con más puntos salen en los exámenes como improvisionistas?

También todos los mejores escritores de anuncios.

La predictibilidad es la maldición del perfeccionista y el asesino silencioso de la publicidad.

Cuando lo que la gente espera que digas, no importa qué tan perfecto lo digas, los aburres.

La improvisación le pone burbujas al champagne.

La improvisación le pone movimiento a tus caderas.

La improvisación le pone dinero a tu cuenta bancaria, pan en tu canasta, brillo en tus mejillas y una sonrisa en tu cara.

Lo inesperado es interesante.

Lo impredecible es iluminador.

Lo improvisado es emocionante.

Una Entrada Aleatoria es una técnica que garantiza la improvisación en la publicidad.

La magia de la entrada aleatoria comienza cuando el escritor de anuncios no escoge la primera frase del anuncio. En vez de eso, se la escoge alguien más que no tiene ni idea de qué está haciendo.

¿Quieres probar? Pídele a un desconocido que piense en una frase colorida. Dile que la haga “vívida, inesperada, más grande que la vida misma.” Dile: “La frase no tiene que ser acerca de nada en particular; sólo tiene qué hacer que la gente tenga curiosidad acerca de hacia dónde se dirige esta historia.”

La mejor forma de crear una Entrada Aleatoria sin ayuda de un cómplice desinformado es abrir un libro y poner tu dedo sobre una página con tus ojos cerrados. La frase sobre la que caiga tu dedo será la primera frase de tu anuncio.

“Wiggins era el hámster que Harvey tenía de mascota.”

Esa es la frase inicial para el anuncio de radio de 30 segundos que estás a punto de escribir para la compañía que te provee la mayor parte de tus ingresos. Si tu anuncio hace sentido, eleva la atención y vende exitosamente un producto o servicio, ¡felicitaciones! Eres un improvisionalista.

Indiana Beagle está planeando celebrar los guiones ganadores en la madriguera del conejo el próximo lunes.

Asegúrate de tomarle tiempo a tu anuncio cuando lo lees en voz alta. Sólo tienes treinta segundos.

Va a haber premios, pero no estoy seguro de cuántos.

Eso va a depender de Indy. Algunos de los premios van a ser ridículos, algunos van a valer la pena, algunos van a ser sentimentales, pero por lo menos uno va a ser una beca a cualquier clase de la Academia del Mago que escojas.

Envía tu guión de radio de 30 segundos a indy@wizardacademy.org antes de la medianoche del sábado 22 de abril del 2017.

Mete la pelota en la canasta.

Yo sé que puedes volar.

No te hagas el que no puedes.

Roy H. Williams

Categories: El Memo del Lunes Tags:
Comentarios cerrados.