Categorías
El Memo del Lunes

El Gran Espejismo de la Publicidad

2014_69_Sister_Beagle4

El Gran Espejismo de la Publicidad

Tú tienes un negocio.

Tú vendes un producto o servicio.

Tu crecimiento está limitado por una de dos cosas:

La gente correcta no ha escuchado de ti. Porque si lo hubieran hecho, seguro estarían comprándote.

La gente correcta ha escuchado de ti. Simplemente no les importa.

El gran espejismo de la publicidad – perpetuado por cada vendedor de anuncios – es que tu problema es el No. 1: la gente correcta no ha escuchado de ti.

Pero la dura realidad es que probablemente la gente correcta ya escuchó, pero no les importó.

Tu mente le huye un poco a eso, ¿verdad?

No la dejes. Vienen buenas noticias.

Tu problema es que has estado tratando de encontrarle una cita a tu hermana diciéndole a tus amigos:

«Es muy bonita de la cara…»

Ese calificador, «de la cara», es un mata-pasiones. La única forma de hacerlo peor sería agregando:

«… y tiene una linda personalidad.»

Sí, los hombres aprecian las caras bonitas y las lindas personalidades. Ése no es el punto. El punto es que calificaste tu recomendación en una forma que hacía pensar que estabas escondiendo algo.

¿Estás vendiendo a precios «competitivos»? ¿Tu ubicación es «conveniente» y tienes una «selección impresionante»? ¿Hablas acerca de cómo tus asociados de ventas son «amigables» y «expertos» y verdaderamente «les importa encontrar la solución correcta»?

Cuate, tu hermana nunca va a conseguir una cita hasta que modifiques lo que estás diciendo de ella. No hay recomendación que dañe tanto como los cumplidos a medias.

«Demasiado bueno para ser cierto» es otro lenguage de AnuncIodioma que exactamente lo opuesto a un cumplido a medias:

«Mi hermana es despampanante y súper divertida, pero nadie quiere salir con ella.»

Así es como suena en los negocios: «La mejor calidad a los precios más bajos.»

«¡Absolutamente TENEMOS que vender 400 Toyotas este fin de semana!» «Precios tan bajos que no los podemos anunciar.»

La mayoría de anuncios son ignorados porque cada cliente tiene un filtro mental que evalúa y desecha ambas de estos lenguages de AnuncIodioma con una única pregunta: «¿Qué es lo que no me están diciendo?»

Todos escuchan lo que no estás diciendo.

«Mi hermana se mudó para acá la semana pasada. Es la nueva directora del refugio de animales. Ésta es una foto que le tomé cuando cenábamos anoche. Sería bueno si tuviera a alguien más que no fuera su hermano para enseñarle la ciudad. ¿Te apuntas?»

Los anuncios excelentes atan los cabos sueltos.

Cabo suelto No.1: ¿Es atractiva? «Ésta es una foto que le tomé anoche.»

Cabo suelto No.2: ¿Es inteligente? «Es la nueva directora del refugio de animales.»

Cabo suelto No.3: ¿Por qué no tiene novio? «Se mudó acá la semana pasada.»

«Claro, me encantaría enseñarle la ciudad a tu hermana. Mira si la puedes llamar ahorita y me la presentas.»

Has estado llegándole a la gente correcta todo este tiempo y era la misma hermana en los 3 anuncios. Pero has estado hablando AnuncIodioma.

Ven a la Academia del Mago. Estamos seguros que nunca volverás a utilizar AnuncIodioma.

Tu hermana va a ponerse tan contenta.

Roy H. Williams

El mago hizo dos tarjetas de Navidad para ti. Una es religiosa y la otra no. Ambas son un poquito perturbantes, pero tú sabes cómo se pone el mago cuando está contemplando arte famoso. Mago dice que el verdadero arte no es «bonito.» El verdadero arte te hace sentir algo. En fin, ésta es la tarjeta religiosa de Navidad.

Ésta es la en la que salgo yo.