Categorías
El Memo del Lunes

Dale Forma Nueva a lo Comprobado

2015_59_Romeo_Beagle_735

Dale Forma Nueva a lo Comprobado

Cuando pensamos en Romeo y Julieta, pensamos en Shakespeare. Pero Shakey no creo esos personajes. La fuente de la obra de Shakespeare de 1594 es un poema de 3000-versos de Arthur Brooke, Romeus y Juliet, publicado 32 años antes en 1562.

Romeo y Julieta tampoco no se originaron con Arthur Brooke. Él lo compiló de varias fuentes del Renacimiento italiano, remontándose la más antigua a 1474, noventa años antes que Shakespeare naciera.

El tratado tedioso de Brooke acerca de Romeus y Juliet era una historia moralizante acerca de una pareja joven comprometida por «lujuria y promiscuidad», mientras que el Romeo y Julieta de Shakespeare es una triste desventura en la que jóvenes amantes con el corazón roto mueren innecesariamente. 

Comenzando en los 1660s, las producciones británicas de la obra de Shakespeare permitían que Romeo y Julieta vivieran, o hacían que Julieta se despertara para una muerte simultánea con Romeo. Algunos grupos de teatro iban tan lejos como para ofrecer las versiones `muerte trágica´ y `felices-para-siempre´ en noches alternas.

Apuesto a que no sabías eso. Ciertamente yo no. Lo aprendí de mi amigo, Stephen King.

Paso algunos minutos cada día con Steve.

Pero nunca lo he conocido.

Steve publica un artículo diario llamado Hoy en la Literatura, «la idea ingenua de un profesor de inglés fuera del aula.»

La página de contacto del sitio web dice: «Es placentero pensar que Hoy en la Literatura ayuda a mantener el mundo de los libros vivo para tantos – especialmente a esos dos suscriptores en la Isla Bouvet en la Antártica, quienes quiera que sean. Yo también vivo en una isla – Newfoundland, Canadá – en donde ayudo a criar a dos niños, entretener a mi esposa y llevar esta diminuta industria. Es una operación de un sólo hombre y necesita tu apoyo.»

Éste soy yo apoyando a mi amigo, Steve King. Él no tiene idea que lo estoy haciendo.

De forma interesante, la pequeña lección de historia de Steve acerca de Romeo y Julieta contiene un concejo de negocios valioso que te puede ganar mucho tiempo y hacer mucho dinero. Éste es el consejo: donde sea posible, dale forma nueva a los comprobado. Estiliza y acelera algo que ya ha funcionado en el pasado.

EJEMPLO: Acércate a 10 personas con caras sin miedo y pregúntale a cada una, «¿Puedes nombrar una película dirigida por Oliver Stone en la que Charlie Sheen hace el papel de un joven que sigue una mala figura paterna, luego cambia para comenzar a seguir una buena figura paterna?» La mitad va a decir Platoon y la otra mitad va a decir Wall Street.

Oliver Stone descubrió un patrón ganador y se quedó con él, moviendo la historia de Platoon de la verde selva de Viet Nam a la jungla de concreto de Wall Street. Cada una de las películas fue un resonado éxito.

Dale nueva forma a lo comprobado. Encuentra un patrón exitoso y utilízalo como plano.

Henry Ford se convirtió en el hombre más rico del mundo, poniendo la línea de destajo de una empacadora de carne de Chicago de cabeza para crear la línea de ensamblaje de Detroit del Modelo T. Él necesitaba un método de ensamblaje rápido porque había descubierto la pregunta milagrosa.

Sam Walton hizo eco de la pregunta milagrosa de Henry Ford: «¿A qué precio vendería un enorme número de éstos?» Al igual que Henry antes que él, Sam se convirtió en uno de los hombres más ricos del mundo.

Steve Jobs siguió el ejemplo de los zapatos Nike. En vez de enfocar sus anuncios en su producto, él apuntó la cámara hacia el tipo de gente que comprarían ese producto. Este pequeño acto de «imitación» le hizo 11 millardos de dólares.

Nike no siguió el ejemplo de nadie. Ellos sólo lo hicieron.

No, eso no es exactamente correcto. Nike se propuso crear una declaración de moda que indicara un estilo de vida atlético, aún si el comprador no tenía intención de usar los zapatos para el propósito para el cuál habían sido diseñados. De acuerdo con el estimado de Nike, el 80% de los $28 millardos en ventas de la compañía de este año, va a ser a gente que no tiene un estilo de vida atlético.

Abraham Maslow dijo que las necesidades no llenadas más grandes de los estadounidenses era su necesidad de un sentido de pertenencia. La gente tienen ansia de una identidad. Compramos lo que compramos para recordarnos a nosotros mismos – y decirle al mundo a nuestro alrededor – quiénes somos. Y él apuntó esa observación en 1943, 45 años antes que Nike ofreciera convertirnos a todos en atletas.

Pero así como Romeo y Julieta no se originaron con Shakespeare, la idea que necesitamos un refuerzo de identidad constante no se originó con Maslow. En el primer capítulo del Libro de Santiago, leemos que una persona que escucha y entiende pero no hace enada, «es como un hombre que mira su cara en un espejo: se mira a sí mismo y continúa su camino e inmediatamente olvida la clase de hombre que era.»

Parece que Salomón tenía razón. «Lo que era volverá a ser, lo que se ha hecho se volverá a hacer; no hay nada nuevo bajo el sol. ¿Hay algo de lo que uno pueda decir ´¡Mira! Esto es algo nuevo´? Ya estaba allí, desde hace mucho; estaba allí antes que nosotros.»

Eclesiastés, capítulo 1

Gene Fowler dice: «La mejor forma de convertirse en un escritor exitoso es leer buena escritura, recordarla y luego olvidar de dónde la recuerdas.»

Hey, le sirvió a Shakespeare.

Roy H. Williams