Categorías
El Memo del Lunes

Seinfeld, el Quijote y Marriott

2014_60_Beagle_Seinfeld_Lantern2

 

Seinfeld, el Quijote y Marriott

Jerry Seinfeld es el actor más rico del mundo. Googléalo. Su fortuna asciende a ochocientos veinte millones de dólares.
No haces esa clase de dinero como cómico en Atlantic City. Lo haces cuando hay compañías que pagan por pasar anuncios durante tu exitoso show de TV. Basado en los ingresos de publicidad que generaba, Seinfeld (1989-1998) fue el show de TV más exitoso en la historia de la televisión.
Adelántate rápidamente a octubre del 2014: Jerry Seinfeld se gana un CLIO, un premio que es algo así como un OSCAR en publicidad. (En la mitología griegal, Clio era una de las nueve Musas e hija de Zeus. Ella era la que registraba grandes hazañas, la proclamadora y celebradora de logros y una fuente de inspiración y genio.)
Jerry aceptó su premio CLIO de los profesionales de la publicidad de Estados Unidos, acercándose al micrófono y probando una vez más que les puedes decir cosas odiosas a la gente mientras sonrías cuando lo haces. «Creo que pasarte tu vida tratando de engañar a gente inocente para que gaste su dinero ganado arduamente, en cosas y servicios inútiles, de baja calidad y presentadas engañosamente, es un excelente uso de energía.» «Me encanta la publicidad porque me encanta mentir.»
Como todos los grandes comediantes, Seinfeld es divertido porque tiene la audacia de decir lo que todos los demás están pensando. Ésa ha sido su marca desde el principio. Por lo que no, no me molesta que haya insultado a la gente que lo estaba honrando. El estadounidense promedio probablemente está encantado que lo hizo. Después de todo, ésa molesta gente de publicidad se lo merecían, ¿verdad?
Ésa es una forma de verlo.
Yo prefiero verlo a través de los ojos de Don Quijote, quien, si te recuerdas, hizo algunas cosas asombrosas mientras se hacía pasar por un hombre que podía hacer cosas asombrosas.
Sí, soy un escritor de anuncios profesional, pero yo creo que es una profesión noble.
Los Estados Unidos no se convirtieron en ricos por sus recursos naturales. Si los recursos naturales determinaran la riqueza de las naciones, Brazil sería el país más rico del mundo y Japón el más pobre.
Los estadounidenses disfrutan de la economía más robusta de la tierra porque son increíblemente buenos para venderse cosas entre sí. Si alguna vez pierden la habilidad de convencerse de comprar cosas, la economía estadounidense se desmoronaría.
Así que no, no me da pena ser el tipo que te convence de comprar cosas que no necesitas. Si los estadounidenses sólo compraran lo que necesitan, nunca hubieran progresado más allá de las lámparas de queroseno y una bomba manual en el patio.
Me da pena por las compañías que te quitan el derecho de escoger.
Me da pena por Marriot. (NYSE: MAR)
Mientras Jerry Seinfeld estaba insultando a los escritores de anuncios, La Comisión Federal de Comunicaciones estaba poniéndole una multa al Marriott de US$600,000 por utilizar equipo de alta tecnología para impedir el acceso personal al Internet durante una convención en su hotel en Nashville. Si los expositores o participantes querían conectarse, tenían que pagar desde US$250, hasta US$1,000 por persona al Marriott.
Teddy Roosevelt nalgueó a J. P. Morgan y otros barones-ladrones de los Estados Unidos cuando conspiraron para quitar el derecho de elegir.
Teddy no era socialista, era republicano. No restringió el intercambio libre, el mercado abierto, el capitalismo, o el sueño americano. Él restringió a hombres poderosos que querían abandonar la seducción en favor de la violación.
Dios Bendiga a la FCC.
Creo que Teddy estaría orgulloso.
Roy H. Williams