Categorías
El Memo del Lunes

Viendo a las Mujeres de Forma Diferente

2014_14_GenderEquality

Viendo a las Mujeres de Forma Diferente

Cuando Ann Richards fue Gobernadora de Tejas, dijo: «Ginger Rogers hizo todo lo que hizo Fred Astaire. Sólo que ella lo hizo para atrás y en tacones.» La Gobernadora Richards era un poco militante en su feminismo, como era común hace 20 años cuando hizo su punzantemente divertido comentario.

Pero la alguna vez punzante voz del feminismo se ha suavizado en años recientes, a la par que se han ido reconociendo incrementalmente las habilidades de las mujeres. El movimiento estadounidense de 110 años hacia darles poder a las mujeres se está enfilando hacia su fase final:

Cuando quieres popularizar una idea, hazla romántica.

La serie de películas de Crepúsculo se lanzó hace 5 años y 1/2. Twilight gira alrededor de Bella, una joven de colegio que es promedio en todos los aspectos, sin embargo es aceptada, respetada y muy valorada por inmortales de increíble poder y riqueza. Las películas de Crepúsculo han ganado más de 3.3 millardos de dólares y no es porque creamos en vampiros.

Es porque creemos en las jóvenes.

En el 2012 nos presentaron a Katniss Everdeen de 16 años en Los Juegos del Hambre, otra exitosa franquicia acerca de una joven promedio a la que se le pide que salve a la humanidad. Su fuerza interior, tenacidad y bondad fundamental le permiten a Katniss sobrevivir todo lo que le lanzan mientras ella gana todo en forma callada. No se lanzan puños al aire. No se levantan las quijadas en forma desafiante. No hay baile de felicidad al final.

Divergente es la más nueva de estas películas de Juana de Arco en donde una joven promedio se enfrenta cara-a-cara contra opositores fuertes y gana. La habilidad especial de la protagonista de Divergente, Tris Prior, es que ella no está limitada a ver el mundo de una sola forma, sino que es capaz de responder apropiadamente a circunstancias en cambio constante. En otras palabras, Divergente celebra una habilidad compartida por todas las mujeres, en todas partes.

No creo que Crepúsculo, Los Juegos del Hambre y Divergente estén cambiando nuestra percepción de las mujeres. Las películas como éstas son tan solo espejos que nos muestran cuánto han cambiando ya nuestras percepciones.

Esta callada y heróica mujer es especialmente evidente en las joyerías.

Tan recientemente como 10 años atrás, aproximadamente la mitad de todos los hombres escogían solos el anillo de compromiso. La otra mitad lo escogía con su pareja al lado. Apenas era imaginable que una mujer fuera a escoger un anillo de compromiso por sí misma, para luego traer a su pareja a verlo después. Pero hoy esto es una práctica común.

¿Tienes idea de cómo afecta esta tendencia el lenguaje de los anuncios de anillos de compromiso? La mayor parte de mujeres son suficientemente gentiles y no se enojan por AnuncioIdioma anticuado como: «Cómprale el diamante que ella se merece», ¿pero será que esa declaración va a atraer mujeres a tu tienda?

Una observación más elegante sería: «Cuando amas a alguien y te aman de vuelta, no hay nada mejor. Y un diamante es el símbolo de ese amor.» Esta declaración trata a ambas partes como iguales y no hace suposiciones respecto al género.

Pero las declaraciones neutras de género son difíciles de crear, porque no llaman a nadie en específico a la acción. No es lo mismo decir: «Cómprale a ella un anillo», que «El anillo se compra.»

Éstas son las miserias del que escribe anuncios.

El primer edulcorante artificial estaba vestido de rosado y se llamaba Sweet and Low (Dulce y Bajo); adjetivos que describían perfectamente a las mujeres estadounidenses de ese entonces. En 1981, Sweet´n´Low se enfrentó a un nuevo competidor. Equal (Igual) se convirtió rápidamente en la opción arrasadora de las mujeres. Los hombres, nada soprendentemente, continuaron prefiriendo Sweet… and Low. Luego, en el 2003, un tercer edulcorante fue presentado en amarillo género-neutral y todo ha sido Splenda desde entonces.

Igual ya no es noticia y Dulce´y´Bajo está pasado de moda.

El punto del Memo del Lunes por la Mañana de hoy es tan vitalmente importante que lo diré claramente en caso que lo hayas pasado por alto: una mujer puede o no ser dulce, pero nunca más estará abajo. Las mujeres están tomando sus propias decisiones y gastando su propio dinero. El suponer que tienes que llegar al «hombre de la casa» es un poco desquiciado. Aún si estás vendiendo anillos de compromiso.

Roy H. Williams

 

Allison Linn, una reportera para Today, NBC y The Associated Press, dice que de acuerdo a datos recolectados hace 7 años, «el 33.5 por ciento de las mujeres casadas estaban ganando más que sus esposos.» En unos pocos años ese número probablmente va a llegar al 50 por ciento. Hablaremos más de esto en la madriguera del conejo. Encuéntrame allí. – Indy