Categories
El Memo del Lunes

Identidad, Propósito y Aventura

2014_11_Beagle_IdentityTrio_540

Identidad, Propósito y Aventura

La gente dirige su atención a lo que sea que les dé un sentido de identidad, propósito y aventura.

Siempre debes recordar esto cuando estés elaborando publicidad.

Los fanáticos de un equipo deportivo son los miembros de un club.  Su equipo les da identidad, propósito y aventura. También los partidos políticos les dan a sus miembros identidad, propósito y aventura. Las organizaciones religiosas, los clubes de libros y los TLs del Tuiter les dan sus seguidores identidad, propósito y aventura.

Una abuela adora a sus nietos porque le dan identidad… propósito… y aventura.

¿Sabes qué obtiene un coleccionista de rocas de su colección de rocas? Identidad, propósito y aventura.

Cada uno de nosotros – todos nosotros – está a la caza de tesoros. Las diferencias entre nosotros se encuentran principalmente en las cosas que valoramos. Cuando una persona no valora lo que nosotros valoramos, pensamos un poco menos de ellos. Obviamente esa persona es superficial, estúpida, engañosa, o malvada.

Abraham Maslow creía que un tercio de nuestra sociedad vive abajo de la búsqueda de identidad, o arriba de ella. Aquéllos que viven abajo de la búsqueda están principalmente enfocados en asegurarse comida, resguardo y seguridad. Ésta es su realidad económica. Aquéllos que viven arriba de la búsqueda tienen un sentido claro de su identidad y conocen exactamente sus propósitos. Ésta es su realidad emocional. Sus aventuras dependen de nada fuera de sí mismos.

Aquéllos que viven abajo o arriba de la búsqueda de identidad son efectivamente inmunes a la publicidad. El primer grupo no puede pagar lo que estás vendiendo y al segundo grupo no le importa. Esta gente rara vez son clientes potenciales.

Afortunadamente para los negocios en todos lados, las dos terceras partes de nosotros compramos lo que compramos para recordarnos a nosotros mismos – y contarle al mundo a nuestro alrededor – quiénes somos. Éstas dos terceras partes de la sociedad son la columna vertebral de la economía. Tenemos necesidades que no han sido llenadas, hambres que no han sido satisfechas, sueños que no han sido cumplidos.

Los negocios existen para llenar esas necesidades, satisfacer esas hambres y cumplir esos sueños.

Hacemos y gastamos dinero principalmente para descubrir quiénes somos.

Esto sería triste

si no fuera tan divertido.

Vie à l’économie.

Roy H. Williams