Categories
El Memo del Lunes

Tú y Todos Sueños y Planes

2013_52_ChapelBeagleHammer_530

Tú y Todos Sueños y Planes

La cuenta oficial de bodas para la Capilla Dulcinea en el 2013 fue de 824 bodas. Cuando yo hablo del número de bodas que se llevan a cabo en la Capilla Dulcinea, usualmente digo: “más de mil”, pero no es porque esté mintiendo.

Yo sólo estoy diciendo la verdad prematuramente. Pronto estaremos a 1,000+ al año.  Estoy seguro.

Si haces una declaración pero no crees que sea verdad, entonces estás mintiendo.  Pero si dices algo que es verdad y tú crees que es la verdad aunque todavía no haya sucedido, “yo te apoyo, te hago ganas, no importa lo que sea” ¿estás mintiendo? ¿Estás exagerando? ¿O solamente estás diciendo la verdad prematuramente?

La fe es la substancia de las cosas que se esperan.  Los finales felices están hechos de ella.

La fe es la evidencia de las cosas que no se ven. Es la prueba de lo invisible.

La esperanza es la expectativa optimista.

La fe es la esperanza con la camisa arremangada.

La fe es la esperanza con guantes de trabajo.

La fe es la esperanza halando la cuerda de una sierra eléctrica.

La fe es la esperanza con un martillo en la mano.

La fe habla de lo que aún no es, como si ya lo fuera.

La fe requiere compromiso.

Yo tengo fe en el éxito de las compañías para las que escribo anuncios. Yo tengo fe en las habilidades de mis socios del Mago de la Publicidad. Yo tengo fe que tu vas a florecer como una rosa cuando visites la Academia del Mago. Yo tengo fe que vas a encontrar lo que buscas cuando estés con nosotros.

La fe requiere compromiso y el compromiso es una decisión. No es algo que surge de ti como la valentía. No es algo que te viene como el miedo. El compromiso es, simplemente, una decisión.

¿Estás dispuesto a pagar el precio del compromiso?

Las cosas a las que les debes decir “no” son el precio del compromiso.

Las cosas de las que te debes alejar son el precio del compromiso.

Las cosas que te niegas a ti mismo son el precio del compromiso.

El compromiso tiene un precio.

¿Tienes esperanza en el futuro.

¿Tienes fe en tus planes?

¿Tu fe tiene un martillo en la mano?

¿Estás dispuesto a pagar el precio de tu compromiso?

Si me puedes dar cuatro “síes” te diré tu futuro:

Vas a tener un fabuloso 2014.

Roy H. Williams