Categories
El Memo del Lunes

Una Manera Segura de Quitarse la Depre

2013_07_CureForTheBlues

Escúchalo AQUÍ

Una Manera Segura de Quitarse la Depre

Nada se te apetece.

¿Alguna vez te has sentido así?  Medio tienes hambre, pero nada se te antoja.  Quieres divertirte, pero nada suena bien.  Entonces te vas a la librería, pero ninguno de los libros – ni uno solo – te susurra que lo lleves a la caja.

Regresas a tu casa y te sientas.  El reloj camina.

Tú sigues sentado.  El reloj sigue caminando.

Te das cuenta que el reloj va a ganar.

Detesto sentirme así.  Tú detestas sentirte así.  Ninguno de los dos lo quiere.  ¿Entonces por qué nos sentimos así?

Medita conmigo acerca de la expresión “sin dirección”.  Se refiere a una cosa que no tiene dirección.  Esto parecería indicar algo que podría tener dirección, que puede tener dirección, que debe tener dirección.

¿Será una persona sin dirección, alguien sin una meta?

Ahora considera la expresión “sin sentido.”

Se refiere a algo que no tiene punto.

Físicamente, una cosa sin punto, no tiene filo.

Algo así me siento en este momento.

El opuesto de algo sin sentido y sin dirección tendría “una dirección y un punto”.  O una meta y una punta.  ¿Esas palabras te evocan una flecha que un arquero dirige hacia un blanco?  Todo es filo en esa imagen.  Fíjate en los dedos sobre la cuerda, la mano retraída hasta la mejilla, el bíceps sudando, el ojo enfocado.  Se requiere energía para apuntar una flecha.

¿Pero hacia dónde la apuntamos?

La buena noticia:  Realmente no importa, ya que se puede alcanzar cualquier blanco que quede cerca.

La cura segura para la depre es apuntar la energía hacia algo.  El objeto de tu puntería no tiene importancia.  Todo lo que importa es que puedas ver físicamente que diste en tu blanco.

Ahora me voy a parar y limpiar mi oficina.  No me encanta la idea.  Realmente no me siento con ganas.  ¿Y entonces quién me va a obligar a hacerlo?

Yo.

Estoy guardando mi laptop.  Son las 7:09AM.

No vas a volver a oír de mí hasta que termine.

Bueno, ahora son las 8:31AM.  No terminé, pero progresé bastante.  Encontré mi gorra roja favorita bajo una pila de cosas.  Martin Rapaport me dio esta gorra.  Yo dejé de usarla el verano pasado cuando se manchó de sudor y de polvo salado que se junta en donde la cabeza pega con la orilla.  Eso no se mira bien.  Me pasé 25 minutos restregando la gorra a mano.  Cuando se seque, veré si todavía me la puedo poner.

¿Sin importancia? Sí.

¿Satisfactorio de todos modos?  Definitivamente.

Bueno, de regreso al trabajo.

Son las 8:42AM y ya no puedo oír el reloj.

De regreso. Pero ahora es la madrugada siguiente: 3:27AM.  Pennie entró a mi oficina mientras la estaba limpiando ayer y sugirió que lleváramos mi pickup a la casa de mi hijo y su esposa y lo cargáramos de las cosas que hay en su garage y las lleváramos a una bodega alquilada.  Ellos están tratando de arreglar su casas para venderla.  La Princesa y yo pasamos el día haciendo 3 viajes hasta la bodega, cargando y descargando, cargando y descargando, cargando y descargando.  Logramos una gran diferencia en ese garage.

Mi oficina sigue hecha un relajo, pero yo me siento fantástico.

La Cura Segura para la Depre:  apunta energía hacia un blanco cercano.  Arregla algo que está roto.  Crea un cambio visible.  Haz la diferencia.

¿Quieres llevarlo al siguiente nivel?  Dirige tu atención lejos de ti.  Haz algo bueno para alguien más.  Sentirse bien sigue a hacer algo bueno.

Hace mucho tiempo, alguien dijo que nos hace más felices dar que recibir.  Pruébalo.  Mira si es cierto.

Funcionó para mí.

Roy H. Williams