Categorías
El Memo del Lunes

¿Que es la Mujer?

73 Ezer_Kenegdo

¿Qué Es La Mujer?

“Las discusiones agrias generalmente son el resultado de una falta de definición de los términos.”  Ésta es una de las primeras lecciones que aprenden los Cognoscenti en el Taller de los Mundos Mágicos de la Comunicación. El Cognoscenti Skip Moen – un egresado de Oxford – me dio un ejemplo trágico de esto durante su visita más reciente a la Academia del Mago. “No es bueno que el hombre esté solo; le crearé una ayuda que se le una.” – Dios, hablándose a Sí mismo en el segundo capítulo del Génesis, de acuerdo a los traductores ingleses del buen Rey Juan en 1611. Esto es suficientemente malo, pero en años siguientes “ayuda que se le una” (ayuda apropiada para él) fue aún peor traducido como “ayudante”. Sigue conmigo.  Esto está a punto de volverse interesante.  Vas a reír, llorar, o enojarte.  No te vas a quedar pasivo. Ezer kenegdo son las palabras hebreas traducidas como “ayuda que se le una” en 1611. Ezer se utiliza más de 20 veces en el Viejo Testamento y en cada una de esas instancias se refiere al esfuerzo que Dios mismo hace para rescatar y sostener a su pueblo.  Ezer (pronunciado ay´-zer) se puede traducir como “poder” o “fuerza” o “rescate”. “¡Dichoso tú, Israel! ¿Quién como tú, pueblo salvado por el Señor? Él es tu escudo protector (ezer) y tu espada vengadora.” Deut. 33, 29. “Levanto mis ojos a los montes:  ¿de dónde vendrá mi auxilio (ezer)? Mi auxilio (ezer) viene del Señor, que hizo el cielo y la tierra.” Salmo 121, 1-2 “El Señor te atienda el día de la angustia, te proteja el nombre del Dios de Jacob.  El Señor te envíe socorro (ezer)…” Salmo 20, 2-3 Kenegdo quiere decir “enfrente”. También puede significar “opuesto”. De tal manera:  “No es bueno que el hombre esté solo; voy a proporcionarle un poder que esté frente a él.” “Voy a proporcionarle una fuerza opuesta a la suya.” “Voy a proporcionarle un rescate que lo mire a la cara.” Cada una de estas traducciones de ezer kenegdo es muchísimo más exacta que “ayudante, ayuda o asistente.” Como dije; vas a reír, llorar o enojarte. Google me cuenta del siguiente pasaje del libro Cautivante de John & Stasi Eldredge. ¿Recuerdas cuando Arwen salva a Frodo en El Señor de los Anillos?  Arwen es una princesa, una bella doncella de los duendes.  Ella entra en la historia justo a tiempo para rescatar a Frodo cuando la herida del cuchillo envenenado está a punto de llevárselo. ARWEN:  Se está desvaneciendo.  No va a durar mucho más.  Debemos llevarlo a mi padre.  Los he estado buscando durante dos días.  Hay cinco espantos detrás de ustedes.  En dónde estén los otros cuatro, no lo sé. ARAGORN:  Quédate con los hobbits.  Voy a mandarte caballos. ARWEN:  Yo soy la jinete más rápida.  Yo lo llevaré. ARAGORN:  El camino es demasiado peligroso. ARWEN:  No les temo. ARAGORN:  (doblegándose ante ella, le toma la mano.)  Arwen, cabalga duro.  No mires atrás. Es ella, no Aragorn el guerrero, quien cabalga con gloria y velocidad.  Ella es la única esperanza de Frodo.  A ella se le confía la vida de él y con él, el futuro de toda la Tierra Media.  Ella es su ezer kenegdo. Si excavas más profundo en la historia de Ezer, encontrarás que viene de una palabra aún más antigua, Azar, que quiere decir “rodear.”  Azar también puede significar “proteger, ayudar, auxiliar y dar apoyo material y/o inmaterial.”  Azar se refiere frecuentemente a la ayuda en la forma de asistencia militar. “Ayudante” y “asistente” están sonando más trágicos con cada párrafo, ¿no lo crees? Pennie dice que tú y yo frecuentemente cumplimos con lo que oímos decir de nosotros mismos.  Por eso es que ella se frustra profundamente por o que escucha a las madres decir enfrente de sus hijos. “Es mañoso para comer.” “Hace exactamente lo opuesto de lo que le digo.” “Siempre hace berrinche cuando no se hace lo que él quiere.” “No le gusta hacer siestas.” El punto es:  ¿hicimos a las mujeres el “sexo débil” en el momento en el que las llamamos así? Las palabras son poderosas. Hablamos mundos a la existencia. Roy H. Williams Sí, sería tonto hacer todo este estudio de palabras hebreas y no consultarles a los que hablan el hebreo como lengua materna, los rabinos judíos.  ¿Quieres saber lo que dice un rabino acerca de ezer kenegdo? # # # # “¿Qué quieren las mujeres?” “Creo que, antes que nada, quieren reconocimiento.  Ellas quieren que se les reconozca por la fuerza que son.  En segundo lugar, quieren respeto – y respeto no quiere decir venderme un carro rosado a lo Mary Kay.  Y tercero, creo, es higiene – la idea es que para las clientes mujeres, lo limpio sí cuenta.  Si entro a una habitación de hotel y miro cabellos sobre la cama, no me molesta tanto como te molesta a ti.” –   Paco Underhill, respondiendo la pregunta de Jessica Bennet de Newsweek (Me parece que puede que el buen Paco haya leído The Soccer Mom Myth de Michele Miller, publicado por Wizard Academy Press en marzo del 2008.)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *