Categories
El Memo del Lunes

Melvin El León

Melvin el León
“El ganador se determina cuando…”
Hace un par de semanas, Sean Taylor asistió a una función de la alta-sociedad para recibir el Premio Melvin Jones en mi nombre.  Melvin Jones fundó el Club de Leones Internacional y su premio es el honor más alto que puede impartir el club.  No te puedes ganar el Premio MJ si no eres un León – yo no lo soy – por lo que la junta directiva votó para hacer una excepción en mi caso.
Sí, sí, suena como que estoy haciendo alarde, pero no.   Estoy confesándome.
Las carreras de perros salchicha que patrocinamos todos los años en Buda, Tejas (población: 2,404) ganaron US$120,000 para el club de Leones de Buda este año.  Más de 600 perros salchicha llegaron de todos los Estados Unidos para competir por nuestro trofeo de seis pies para el primer lugar.  Cada año las carreras han sido más grandes que el anterior, durante 12 años consecutivos.  Mi compañía, Wizard of Ads, Inc. se inventa un tema cada año, diseña los pósters y las T-shirts, escribe y graba anuncios de radio divertidos y pone el dinero para los trofeos gigantescos.
El website de Leones Internacional dice:  “Los Leones llenan las necesidades de las comunidades locales y del mundo.  Nuestros más de 1.35 millones de miembros en 206 países y áreas geográficas con diferentes en muchas maneras, pero compartimos una creencia básica – la comunidad es como la hacemos.”
Me suena bien pero temo que ha habido un horrible malentendido:  Verás, hice trampa.
¿Alguna vez has visto a niños jugando al fútbol, baseball o básquet en un parque?  El ganador se determina en el momento en que los capitanes escogen sus equipos.  Escoge a los jugadores adecuados y ganas.  Escoge mal y pierdes.
Yo gané hace 12 años cuando me rehusé a patrocinar cualquier otra cosa que no fueran las carreras de perros salchicha.
“Pero Truck City está patrocinando las carreras de perros salchicha.”
“Lo siento, o los perros salchicha o nada.”
“¿No lo reconsideraría?”
“No.”
“Estaría ayudando a una muy buena causa…”
“Consiga que Truck City patrocine los equipos de precisión de sillas de jardín o las carreras de cortadoras de grama.”
“Créame, Sr. Williams, usted quiere las carreras de cortadoras de grama.  ¿Se recuerda del episodio de Home Improvement cuando Tim-el-Señor-Herramienta-Taylor iba a correr sobre una cortadora de grama contra Bob Vila, y Tim le puso un motor de jet de un helicóptero Chinook a su cortadora?”
“Claro.”
“Vamos a tener esa cortadora de grama – la misma del show de TV – en la carrera de este año.  Y tiene el verdadero motor de jet.”
“Lo siento, pero son los perros salchicha o nada. Convenza a Truck City para que patrocine las cortadoras.”
Truck City fue magnánimo y cambió su patrocinio para los jinetes de cortadoras.  Yo no estaba dispuesto a arriesgar mi reputación como un consultor de anuncios en nada más que una apuesta segura.  Las carreras de cortadoras de grama y los equipos de sillas de jardín fueron abandonados cuando los perros salchicha comenzaron a tomar un impulso serio a nivel nacional.
El origen de este malentendido – y la raíz de mi confesión – es que todos asumen que podríamos haber apuntado nuestras poderosas armas contra las cortadoras de grama o las sillas de jardín y haberlas hecho igual de exitosas.  Pero yo sé que eso no es cierto.
Ganamos el juego cuando escogimos a los perros salchicha.
Éste es el cochino secretito de la publicidad:  tú determinas el éxito de la campaña cuando escoges lo que vas a promocionar.
¿Te has conformado con sillas de jardín y cortadoras de grama?  Arrepiéntete de tus pecados.  Demanda los perros salchicha.
Te vas a sorprender cuánto mejor van a funcionar tus anuncios.
Roy H. Williams   ¿Hijos o nietos de 12 a 16 años?
Ustedes necesitan estar en el Taller de Escritores Jóvenes al final del mes.  Perdemos dinero con esta clase cada año, pero continuamos teniéndola porque es importante.  Dale un vistazo.
P.D.: Coincidencia Extraña:  Pennie y yo no pudimos recoger el premio Melvin Jones en persona porque estábamos en una subasta para comprar un antiguo león de marfil de 500 libras de la India.  La próxima vez que estés en el campus, busca a Melvin shelajándose en la sombra frente a mi oficina.  Melvin es un león feliz, al suave.  Míralo a los ojos y vas a sospechar, como yo, que en realidad Melvin es un León Doobie.Melvin el León
“El ganador se determina cuando…”
Hace un par de semanas, Sean Taylor asistió a una función de la alta-sociedad para recibir el Premio Melvin Jones en mi nombre.  Melvin Jones fundó el Club de Leones Internacional y su premio es el honor más alto que puede impartir el club.  No te puedes ganar el Premio MJ si no eres un León – yo no lo soy – por lo que la junta directiva votó para hacer una excepción en mi caso.
Sí, sí, suena como que estoy haciendo alarde, pero no.   Estoy confesándome.
Las carreras de perros salchicha que patrocinamos todos los años en Buda, Tejas (población: 2,404) ganaron US$120,000 para el club de Leones de Buda este año.  Más de 600 perros salchicha llegaron de todos los Estados Unidos para competir por nuestro trofeo de seis pies para el primer lugar.  Cada año las carreras han sido más grandes que el anterior, durante 12 años consecutivos.  Mi compañía, Wizard of Ads, Inc. se inventa un tema cada año, diseña los pósters y las T-shirts, escribe y graba anuncios de radio divertidos y pone el dinero para los trofeos gigantescos.
El website de Leones Internacional dice:  “Los Leones llenan las necesidades de las comunidades locales y del mundo.  Nuestros más de 1.35 millones de miembros en 206 países y áreas geográficas con diferentes en muchas maneras, pero compartimos una creencia básica – la comunidad es como la hacemos.”
Me suena bien pero temo que ha habido un horrible malentendido:  Verás, hice trampa.
¿Alguna vez has visto a niños jugando al fútbol, baseball o básquet en un parque?  El ganador se determina en el momento en que los capitanes escogen sus equipos.  Escoge a los jugadores adecuados y ganas.  Escoge mal y pierdes.
Yo gané hace 12 años cuando me rehusé a patrocinar cualquier otra cosa que no fueran las carreras de perros salchicha.
“Pero Truck City está patrocinando las carreras de perros salchicha.”
“Lo siento, o los perros salchicha o nada.”
“¿No lo reconsideraría?”
“No.”
“Estaría ayudando a una muy buena causa…”
“Consiga que Truck City patrocine los equipos de precisión de sillas de jardín o las carreras de cortadoras de grama.”
“Créame, Sr. Williams, usted quiere las carreras de cortadoras de grama.  ¿Se recuerda del episodio de Home Improvement cuando Tim-el-Señor-Herramienta-Taylor iba a correr sobre una cortadora de grama contra Bob Vila, y Tim le puso un motor de jet de un helicóptero Chinook a su cortadora?”
“Claro.”
“Vamos a tener esa cortadora de grama – la misma del show de TV – en la carrera de este año.  Y tiene el verdadero motor de jet.”
“Lo siento, pero son los perros salchicha o nada. Convenza a Truck City para que patrocine las cortadoras.”
Truck City fue magnánimo y cambió su patrocinio para los jinetes de cortadoras.  Yo no estaba dispuesto a arriesgar mi reputación como un consultor de anuncios en nada más que una apuesta segura.  Las carreras de cortadoras de grama y los equipos de sillas de jardín fueron abandonados cuando los perros salchicha comenzaron a tomar un impulso serio a nivel nacional.
El origen de este malentendido – y la raíz de mi confesión – es que todos asumen que podríamos haber apuntado nuestras poderosas armas contra las cortadoras de grama o las sillas de jardín y haberlas hecho igual de exitosas.  Pero yo sé que eso no es cierto.
Ganamos el juego cuando escogimos a los perros salchicha.
Éste es el cochino secretito de la publicidad:  tú determinas el éxito de la campaña cuando escoges lo que vas a promocionar.
¿Te has conformado con sillas de jardín y cortadoras de grama?  Arrepiéntete de tus pecados.  Demanda los perros salchicha.
Te vas a sorprender cuánto mejor van a funcionar tus anuncios.
Roy H. Williams   ¿Hijos o nietos de 12 a 16 años?
Ustedes necesitan estar en el Taller de Escritores Jóvenes al final del mes.  Perdemos dinero con esta clase cada año, pero continuamos teniéndola porque es importante.  Dale un vistazo.
P.D.: Coincidencia Extraña:  Pennie y yo no pudimos recoger el premio Melvin Jones en persona porque estábamos en una subasta para comprar un antiguo león de marfil de 500 libras de la India.  La próxima vez que estés en el campus, busca a Melvin shelajándose en la sombra frente a mi oficina.  Melvin es un león feliz, al suave.  Míralo a los ojos y vas a sospechar, como yo, que en realidad Melvin es un León Doobie.

72 AnnG501

Melvin el León

“El ganador se determina cuando…”

Hace un par de semanas, Sean Taylor asistió a una función de la alta-sociedad para recibir el Premio Melvin Jones en mi nombre. Melvin Jones fundó el Club de Leones Internacional y su premio es el honor más alto que puede impartir el club. No te puedes ganar el Premio MJ si no eres un León – yo no lo soy – por lo que la junta directiva votó para hacer una excepción en mi caso.

Sí, sí, suena como que estoy haciendo alarde, pero no. Estoy confesándome.

Las carreras de perros salchicha que patrocinamos todos los años en Buda, Tejas (población: 2,404) ganaron US$120,000 para el club de Leones de Buda este año. Más de 600 perros salchicha llegaron de todos los Estados Unidos para competir por nuestro trofeo de seis pies para el primer lugar. Cada año las carreras han sido más grandes que el anterior, durante 12 años consecutivos.

Mi compañía, Wizard of Ads, Inc. se inventa un tema cada año, diseña los pósters y las T-shirts, escribe y graba anuncios de radio divertidos y pone el dinero para los trofeos gigantescos.

El website de Leones Internacional dice: “Los Leones llenan las necesidades de las comunidades locales y del mundo. Nuestros más de 1.35 millones de miembros en 206 países y áreas geográficas con diferentes en muchas maneras, pero compartimos una creencia básica – la comunidad es como la hacemos.”

Me suena bien pero temo que ha habido un horrible malentendido: Verás, hice trampa.

¿Alguna vez has visto a niños jugando al fútbol, baseball o básquet en un parque? El ganador se determina en el momento en que los capitanes escogen sus equipos. Escoge a los jugadores adecuados y ganas. Escoge mal y pierdes.

Yo gané hace 12 años cuando me rehusé a patrocinar cualquier otra cosa que no fueran las carreras de perros salchicha.

“Pero Truck City está patrocinando las carreras de perros salchicha.”

“Lo siento, o los perros salchicha o nada.”

“¿No lo reconsideraría?”

“No.”

“Estaría ayudando a una muy buena causa…”

“Consiga que Truck City patrocine los equipos de precisión de sillas de jardín o las carreras de cortadoras de grama.”

“Créame, Sr. Williams, usted quiere las carreras de cortadoras de grama. ¿Se recuerda del episodio de Home Improvement cuando Tim-el-Señor-Herramienta-Taylor iba a correr sobre una cortadora de grama contra Bob Vila, y Tim le puso un motor de jet de un helicóptero Chinook a su cortadora?”

“Claro.”

“Vamos a tener esa cortadora de grama – la misma del show de TV – en la carrera de este año. Y tiene el verdadero motor de jet.”

“Lo siento, pero son los perros salchicha o nada. Convenza a Truck City para que patrocine las cortadoras.”

Truck City fue magnánimo y cambió su patrocinio para los jinetes de cortadoras. Yo no estaba dispuesto a arriesgar mi reputación como un consultor de anuncios en nada más que una apuesta segura.

Las carreras de cortadoras de grama y los equipos de sillas de jardín fueron abandonados cuando los perros salchicha comenzaron a tomar un impulso serio a nivel nacional.

El origen de este malentendido – y la raíz de mi confesión – es que todos asumen que podríamos haber apuntado nuestras poderosas armas contra las cortadoras de grama o las sillas de jardín y haberlas hecho igual de exitosas. Pero yo sé que eso no es cierto.

Ganamos el juego cuando escogimos a los perros salchicha.

Éste es el cochino secretito de la publicidad: tú determinas el éxito de la campaña cuando escoges lo que vas a promocionar.

¿Te has conformado con sillas de jardín y cortadoras de grama? Arrepiéntete de tus pecados. Demanda los perros salchicha.

Te vas a sorprender cuánto mejor van a funcionar tus anuncios.

Roy H. Williams

¿Hijos o nietos de 12 a 16 años?

Ustedes necesitan estar en el Taller de Escritores Jóvenes al final del mes. Perdemos dinero con esta clase cada año, pero continuamos teniéndola porque es importante. Dale un vistazo.

P.D.: Coincidencia Extraña: Pennie y yo no pudimos recoger el premio Melvin Jones en persona porque estábamos en una subasta para comprar un antiguo león de marfil de 500 libras de la India. La próxima vez que estés en el campus, busca a Melvin shelajándose en la sombra frente a mi oficina. Melvin es un león feliz, al suave. Míralo a los ojos y vas a sospechar, como yo, que en realidad Melvin es un León Doobie.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *