Categories
El Memo del Lunes

Sigue presentándote


Es imposible que no te caiga bien alguien a quien le caes bien.
Esto es por qué el secreto del éxito es simplemente seguir presentándote.
Mi amigo Brett estaba estudiando teatro en la universidad hasta el día que un profesor le dijo que se acostara boca arriba, cerrara los ojos y “respirara azul”. Brett hizo lo mejor que pudo, se rindió, se levantó y se fue.
Brett no se hizo actor. Pero se convirtió en un altamente exitoso consultor político.
En las palabras del propio Brett, sucedió de esta forma:
“Estaba viendo el pizarrón de noticias en el corredor de mi residencia cuando vi un pequeño poster que decía: ‘Toda la pizza y cerveza que puedas comer con sólo trabajar 2 horas por teléfono.’ Me gusta la pizza y me gusta la cerveza, así que fui a la dirección a la hora indicada e hice llamadas para ‘obtener votos’ para un partido político. La política no me interesaba para nada, pero sí me interesaba mucho la pizza y la cerveza, así que regresé noche tras noche. Creyeron que estaba realmente dedicado.”
“Luego de varios meses de presentarme, me invitaron a trabajar en un rally fuera de la ciudad. Fui y me di cuenta que la comida es mejor cuando sales de la ciudad. Así que continué haciendo rallies fuera de la ciudad hasta que alguien me preguntó si podía escribir algunos anuncios para la campaña. Una cosa llevó a la otra y aquí estoy. Imagínate.”
La única parte especial de la historia de Brett es la parte acerca de respirar azul. El resto — la parte de presentarte siempre — es el camino más común del mundo hacia el éxito.
Brett dejó de presentarse a las clases de actuación. Pero nunca dejó de presentarse a los eventos políticos.
Te vas a convertir en la cosa a la que siempre te presentas.
“Cree en ti mismo” y “nunca te rindas” son clichés motivacionales. Suenan bien, pero no te dan ninguna acción real qué tomar. ¿Quieres tener éxito? Simplemente sigue presentándote.
Escuchamos mucho acerca del valor de la persistencia y la determinación, pero la forma de demostrar esas cualidades es simplemente seguir presentándote.
El momento más importante para presentarte es cuando no tienes ganas de presentarte.
Cuando todo el resto del mundo se haya dado por rendido, desvanecido y renunciado, tú eres el rey de la montaña.
En su último discurso al final de su larga y maravillosa vida, Paul Harvey habló acerca de la importancia de nunca dejar de presentarse.
Él dijo: “La repetición es efectiva. La repetición es efectiva. La repetición es efectiva.”
Cuando quieras que tu compañía sea en la que piensen las personas inmediatamente y acerca de la que mejor se sientan cuando necesiten lo que tú vendes, sólo sigue presentándote. Es fácil de hacer. El problema es que la mayoría de anunciantes van a escoger alcanzar al 100% de la gente, pero convencerlas sólo el 10% del camino, debido a insuficiente repetición.
Ellos no “se presentaron” lo suficiente para convertirse en una cosa permanente en la mente.
El mismo dinero pudo haber convencido al 10% de la gente 100% del tiempo, pero la mayoría de anunciantes no están dispuestos a hacer eso porque se preocupan acerca de quiénes están “dejando fuera”.
Funciona en las relaciones.
Funciona en los negocios.
Funciona en la publicidad.
Sigue.
Presentándote.
Roy H. Williams