Categories
El Memo del Lunes

La estafa favorita de los reyes Plantagenet

El Rey Eduardo de Inglaterra heredó el control de la Gasconia en Francia de su madre, Elena de Provence, una noble francesa. Pero cuando el Rey de Francia de 27 años decidió, en 1295, no permitir que el Rey de Inglaterra controlara parte de su país, Eduardo le pidió a sus nobles ingleses que reunieran un ejército para que él pudiera recobrar el control de sus bienes raíces en la otra orilla del agua.
Sus nobles le dijeron: “Eduardo, la Gasconia no le pertenece verdaderamente a la nación de Inglaterra; sus ganancias te pertenece a ti, personalmente. Así que nosotros estamos fuera. Tienes que arreglártelas por ti mismo.”
Un estafador que quiere tu dinero te va a presentar una oportunidad falsa. Pero un estafador que quiere tu voto, te va a presentar una emergencia falsa.
Habiendo sido rechazado de esa manera por los Lores ingleses, Eduardo convocó a una reunión más amplia de barones y arzobispos, caballeros y burgueses, hombres de sus cantones y representantes de sus pueblos y ciudades y les dijo que su nación estaba en peligro. Él les dijo:
El Rey de Francia, no satisfecho con su traicionera invasión de la Gasconia, ha preparado una flotilla grandiosa y un ejército con el propósito de invadir Inglaterra y borrar la lengua inglesa de la faz de la Tierra.” 1
Fue todo una fanfarronada, pero función.
Alarmados, indignados y con miedo, la gente de Inglaterra le dieron al mentiroso del Rey Eduardo el ejército que necesitaba para invadir Francia y pelear por sus bienes raíces. Y de esta manera fue que se encendió la mecha que luego explotaría en la Guerra de los Cien Años.
La mentira de Eduardo costaría las vidas de decenas de miles de esposos, hijos y padres ingleses.
Cincuenta años más tarde, Eduardo II les dijo esa misma mentira a una nueva generación de esposos, hijos y padres ingleses. En 1345, él empezó a esparcir propaganda por toda Inglaterra en la que se decía que los franceses eran espías y agresores cuya única meta era invadir Inglaterra y convertir a la población a franco-parlantes. Hizo que la población de Inglaterra se agitara tanto, que cuando llegaron a Francia en 1347, “la molieron a pedazos como una jauría de perros sin dueño. El ejército marcho por la campiña, haciendo una carnicería y una brutalidad por donde pasaran.” 2
La guerra que comenzó Eduardo II ese día duró 116 años, 4 meses, 3 semanas y 4 días y dio en cuenta más de 3,000,000 personas inocentes que murieron de forma violenta en Francia. Al final, ganaron los franceses. Los ingleses perdieron todas sus posesiones en Francia, exceptuando la ciudad de Calais, la cual fue suya hasta 1558.
Separados por 50 años, dos reyes distintos contaron la misma mentira para crear una emergencia nacional. Y, ambas veces, funcionó.
Y funciona hasta el día de hoy.
Roy H. Williams
1The Plantagenets, por Dan Jones, (2012) p. 284
2The Plantagenets, por Dan Jones, (2012) p. 393