Categories
El Memo del Lunes

Peter, Brian, Richard e Indy

Peter Raible nació en 1929 y murió en el 2004.
“Construimos sobre cimientos que no pusimos. Nos calentamos con fuegos que no encendimos. Nos sentamos a la sombra de árboles que no plantamos. Tomamos de pozos que no cavamos. Nos beneficiamos de personas que no conocimos”
Esto es como debe ser.
Juntos somos más de lo que una sola persona puede ser. Juntos podemos construir a través de generaciones. Juntos podemos renovar nuestra esperanza y nuestra fe en la vida que falta por desarrollarse. Juntos podemos seguir el llamado de un ministerio de cuidado y justicia.
Estamos para siempre unidos en comunidad.”
Mi amigo Brian Scudamore lo dice así: “Somos más grandes y mejores, juntos”.
Hace más o menos doce años, el director de la Academia del Mago, Dr. Richard D. Grant condujo un servicio religioso dominical en el Tuscan Hall después de una reunión de todo el día de la Academia del Mago. Comenzó ese servicio inclinando la cabeza y dando en voz baja su agradecimiento a todas las gentes no presentes que trabajaron para hacer la ropa que llevábamos puesta.
Fue una experiencia sorprendentemente conmovedora.
El Dr. Grant comenzó con nuestros calcetines y habló de su apreciación por las personas que cultivan el algodón y pastorean las ovejas de donde viene la lana con la que hacen nuestros calcetines.
Y luego habló de su apreciación hacia las personas que crearon todas las pequeñas partes que forman los zapatos que calzábamos. Y mientras nombraba todas esas partes que se reúnen para hacer un zapato, vimos a cada una de esas personas trabajando y entendimos el beneficios que obtenemos de su trabajo.
Para cuando llegó a la gente que corta nuestro cabello, cada persona en ese salón estaba en contemplación profunda de este mundo maravilloso, mágico e interonectado en el que vivimos. Y amamos a la gente que nos trae cosas a través de océanos y a los pilotos de camiones que entregan las cosas a las bodegas para nosotros y a los trabajadores en las bodegas que cargan esas cosas en camiones para que puedan ser entregadas en las tiendas en donde hacemos compras y los restaurantes en donde obtenemos tantos placeres.
Espero que alguna vez encuentres una grabación de esa mañana. Me gustaría compartirla contigo.
Indy Beagle me dice que el 33 por ciento de las cosas de las cuales nos preocupamos nunca se convierten en realidad. El siguiente 33 por ciento es tan poco consecuente que no vale la pena que nos preocupemos. El tercer 33 por ciento es de cosas que puedan suceder pero que no pueden ser cambiadas, no importa cuánto ni cuán bien nos preocupemos. Esto sólo deja un porcentaje minúsculo de cosas que son importante y que podrían suceder si no hiciéramos algo.
Lo vi y le dije: “¿Esa es tu forma de decirme que me relaje?”
Viéndome directamente a los ojos, Indy simplemente asintió con la cabeza.
Y luego agregó rápidamente: “Detente a oler las rosas. Acuéstate en un campo y mira las nubes. Deja de pensar tanto acerca de tu reputación y tu cuenta bancaria y las cosas maravillosas que posees. Nadie gana la carrera de ratas, salvo las ratas”.
Luego su voz se suavizó un poco mientras me entregaba su conclusión: “Y al final, las ratas descubren que, luego de una vida de lucha, no hay recompensa para el ganador”.
Gracias, Indy. Es bueno mantener las cosas en perspectiva.
Roy H. Williams