Categorías
El Memo del Lunes

El día libre de Indy

EL DÍA LIBRE DE INDY
Una historia de Indy Beagle, escrita en 3 capítulos
CAPÍTULO UNO
Spraytan y Boxwine llegaron en un Cadillac blanco convertible zurcido de rubias.
Boxwine se deslizó de la puerta del pasajero y se estiró hacia la perilla mientras yo llenaba de combustible mi nuevo pickup Hudson del otro lado de la bomba.
Le di una mirada fija. “¿Qué hiciste?”
“Vamos camino al lago ¿Quieres venir? Puedes traer a todos tus amigos de dibujos.”
Le eché un vistazo al Caddy blanco. “Bonito carro. Me llamó la atención en el predio de los Hermanos Baddley.”
Boxwine me enseñó todos los dientes de su boca. “Yo y Spray lo estamos probando.”
“¿Lo saben los hermanos?”
Boxwine vio mi Hudson. “¿Ese viejo mago avaro de verdad te dio ese pickup para Navidad?”
Asentí.
“¿Es de verdad o lo conjuró?”
“No es esa clase de mago.”
“¿Qué clase es?”
“Un Mago de la Publicidad.”
“Demonios. La publicidad no es nada más que decir mentiras con una sonrisa.”
“Boxwine, si eso fuera cierto, serías el mejor publicista del planeta.”
Se puso la gorra sobre el corazón y dijo: “Desgraciado, esa es la cosa más linda que me has dicho jamás”.
Escuché los pies de Floyd llegar al pavimento y luego la puerta del Hudson se abrió detrás mío.
Excelente. Un muppet y una chica iban a defender mi honor.
Aloha habló primero: “¡Hola chicas!”
La rubia sentada al lado de Spraytan le preguntó: “¿De verdad eres bailarina de hula?”
Aloha se puso en modo hula y las chicas del Cadillac respondieron con admiración.
“¡Salgan y les enseño cómo hacerlo!”
El Caddy blanco se elevó 5 pulgadas cuando las 7 rubias saltaron fuera.
Floyd ha había vuelto a hacer sonar su guitarra como un ukelele y las bailarinas, Bali y Ha’i, estaban a los lados de Aloha cuando las rubias llegaron a nuestro lado de la bomba de combustible. Y luego empezó el show de luces. Luces navideñas rojas y azules titilaron de los techos de 3 carros de policía mientras se ajustaban parando al lado de cada orilla del convertible blanco.
El teniente Bascom esperó hasta que terminara el baile antes de apretar el gatillo de su altavoz. “¡Boxwine! ¡Spraytan! ¡Besen el asfalto chicos!”
Mientras los chicos estaban acostados boca abajo aspirando humo de motor y aceite, esperando ser esposados y arrastrados, Floyd deslumbró su mejor sonrisa de muppet y dijo: “Bali, Ha’i y Aloha van al frente con Indy, pero ustedes están bienvenidos a venirse en la parte de atrás conmigo.”
Los pickups Hudson tienen una mejor suspensión que los convertibles Cad. Lleno de 7 rubias y un muppet, mi camión sólo se bajo una pulgada y media. Le di la vuelta a la llave y el escape soltó una nota C perfecta, acompañado de la voz de Aloha: “Damas y caballeros, si aún no lo han hecho, por favor guarden su equipaje de manos debajo del asiento que tienen delante suyo o en el compartimiento de arriba. Por favor tomen asiento y pónganse el cinturón de seguridad. Y también pongan el asiento en posición vertical y miren que sus bandejas estén guardadas.”
Floyd le pegó al techo de la cabina con la palma abierta y gritó: “¡Al lago!”, de lo cual hicieron inmediatamente eco las diez mujeres: “¡Al lago!”
Mientras me alejaba, Floyd comenzó a cantar una vieja canción de Johnny Cash, “Escuché venir un tren, se aproxima por la esquina y no he visto el sol desde… no sé cuándo, estoy atrapado en la prisión de Folsom y el tiempo sigue arrastrándose.”
Estábamos a la mitad del camino del lago cuando pregunté: “¿En dónde está Alfie?”
Aloha dijo: “Cuando Floyd salió del camión, Alfie se metió en la guantera”.
Ha’i elevó su mano y titiritó: “Y luego yo le puse llave”.
Suspiré y abrí la guantera. Alfie estaba rojo hasta las puntas de sus orejas puntiagudas.
Criados en la armonía del taller de Santa, los duendes no tienen ni idea de cómo lidiar con la confrontación.
– Indy Beagle

¡El día libre de Indy continúa en la madriguera del conejo! Para entrar a la madriguera del conejo, simplemente haz clic sobre mi imagen con mi gente al principio de esta página. ¡Te miro allí!! Aruú. — Indy