Categorías
El Memo del Lunes

Seinfeld y Solnit

Seinfeld y Solnit

Seinfeld era “un show acerca de nada”, pero nunca nos era suficiente porque cada uno de nosotros conocía a un George, una Elaine y un Kramer.
El libro de Rebecca Solnit, La lejana cercanía (The Faraway Nearby), me recuerda a Seinfeld. Me encanta este libro pero no puedo explicar bien de qué se trata. Solnit puede escribir acerca de nada y mantenerte encantado. Algo así como Tom Robbins, pero completamente distinto.
Suspiro.
No sé bien qué más decirte.
“En este incisivo libro maravillosamente escrito, Solnit entreteje el ensayo la memoria para que la naturaleza misma de la historia se saque con precisión de cada ángulo imaginable. La historia personal, la geografía, los mapas, el hielo, los espejos y la respiración juegan un ir y venir, como los hilos estructurales de una narrativa se tuercen, anudan y destuercen… En un mundo cada vez más despojado de lo genuino, la escritura de Solnit brilla con corazón, ingenio y alma.”
– Lindsay Hill, Publishers Weekly
“El producto de una mente notable trabajando, una que es capaz de entretejer un magnífico número de hilos en una sola historia, demostrando cómo todas nuestras historias están interconectadas.”
– Bookforum
“Un libro brillante, desafiante de géneros.”
– San Francisco Chronicle
Abajo un ejemplo de lo que esas personas — y yo — están tratando de describir:
“Yo solía ir a Ocean Beach, la tira larga de arena frente al Pacífico inquieto al final de mi propia ciudad, para refuerzo y siempre me puso las cosas en perspectiva, un término que también puede ser literal. La ciudad convertida en arena y la arena en marea y la marea en océano y el solo saber que el océano seguía por muchas miles de millas era saber que había una orilla externa a mi propia historia y hasta las historias humanas y que algo más las continuaba más allá. Era el límite familiar de lo desconocido, lamiendo por siempre la costa.”
“Encontraba libros y lugares antes de encontrar amigos y mentores y ellos me dieron mucho, aunque no fuera lo que me pudiera haber dado un ser humano. Cuando era niña, daba vueltas hacia los problemas, pues en ese mundo hacia-afuera, cualquier lugar que no fuera mi hogar era seguro. Felizmente, allí estaban los árboles, las colinas, los arroyos, las mesetas, los pájaros, la vieja lechería y los ranchos de los caballos, los acantilados de rocas, el espacio abierto que me invitaba a saltar fuera de lo personal hacia el abrazo del mundo no-humano.”
“Una vez, cuando estaba al final de mis veintes, manejé hacia Nuevo México con mi amiga Sophie, una tormenta feroz, talentosa, de cabellos negros y ojos verdes que aún no había encontrado su dirección. No teníamos ningún problema en convencernos a nosotras mismas que valía la pena manejar los dos días hacia Nuevo México porque allí había un cuarto oscuro que ella podía usar para imprimir fotos para un proyecto que teníamos. En esos días, estábamos explorando en lo que deseábamos convertirnos, lo que el mundo podía darnos y lo que podíamos dar, así que, aunque no lo supiéramos, vagar era nuestro verdadero trabajo después de todo.”
“Yo había descubierto que el desierto hacia el oeste unos años antes con la fuerza de alguien que se enamora y había aprendido algo acerca de cómo entrar en él y moverse para atravesarlo…”
– Rebecca Solnit, The Faraway Nearby, p. 31-32
Nos relacionamos con Seinfeld porque nosotros, también, hemos tenido los amigos de Jerry, pero les decíamos nombres distintos.
Nos relacionamos con Rebecca Solnit porque nosotros, también, nos hemos sentido solos, desechados e ignorados.
Nos relacionamos con Rebecca porque hemos manejado a Nuevo México con un amigo desquiciado.
¿Quién era tu amigo desquiciado?
¿Qué cosas locas hicieron juntos?
¿Cómo fue que se separaron?
Roy H. Williams