Categorías
El Memo del Lunes

Esa mancha en el vidrio

 

Estás volando tu avión pequeño en un lindo día.
Hay una mancha diminuta en tu vidrio.
Como la Estrella del Norte, no se mueve.
Por eso es que se escapa de tu atención.
Si esa mancha se hubiera comenzado a mover a través de tu vidrio, hubieras reconocido que era otro avión. El hecho que no se mueva quiere decir que tú y esa mancha pronto van a cruzarse salvo que uno de los dos cambie de dirección. Esa mancha va a llenar de pronto todo tu vidrio y entonces…
Estoy tratando de enseñarte una nueva forma de pensar acerca de tu punto ciego.
Si supieras que está allí, no se llamaría un punto ciego.
Los puntos ciegos son la razón de por qué es sabio para ti y para mí que cada uno tenga una persona especial en nuestras vidas que se fije en lo que no nos fijamos. Te sorprendería la cantidad de veces a la semana que la Princesa Pennie me ha hecho ver las manchas del vidrio que yo no vi.
Ahora mismo, estás pensando: “Lo que nos acaba de decir el Mago contradice por completo las aseveraciones de Indy Beagle de la semana pasada: ‘Nada es tan molesto como un consejo no pedido, pues adentro se anida la suposición de una sabiduría superior’”.
No estoy contradiciendo a Indy, sólo estoy resaltando una mancha en su vidrio. Cada uno de nosotros — tú, yo, todos — estamos limitados en nuestras percepciones. Pero no nos gusta creer que lo estamos.
Viaja a través del tiempo conmigo:
En el segundo capítulo del primer libro de la Biblia, Dios se dice a sí mismo: “No es bueno que una persona esté sola”.
Yo creo que es por eso que Él hizo a tantos de nosotros y el porqué somos tan distintos.
Salomón, ampliamente conocido por su sabiduría, escribió: “Dos son mejor que uno… si uno cae, su compañero lo puede ayudar a levantarse. ¡Pero ten lástima de la persona que cae y no tiene quién lo ayude a levantarse!”1
Y en Proverbios él escribió: “Quien encuentre un compañero, encuentra algo bueno”. 2
En la página 148 del libro que le ganó el Premio Nobel de Literatura,3 Olga Tokarczuk escribió:
“El mundo aquí es tan grande, tan imposible de abarcar”, dijo ella, fijando su mirada sobre mí durante unos segundos, probándome, “Ágata es mi esposa.”
Parpadeé, nunca antes había escuchado a una mujer referirse a otra como “mi esposa”. Pero me gustó.
“Te sorprendiste, ¿verdad?”
Lo pensé durante un momento.
“Yo podría tener una esposa también”, dije con convicción. “Ese mejor vivir con alguien que solo. Es más fácil vivir la vida junto a alguien que sin nadie.”
Permíteme concluir regresando a tu acusación que el Memo del Lunes por la Mañana de hoy contradice el Memo del Lunes por la Mañana de la semana pasada escrito por Indy Beagle.
Niels Bohr, el físico que ganó el Premio Nobel de Física en 1992, dijo:
“Lo opuesto de una aseveración correcta es una aseveración falsa. Pero lo opuesto a una verdad profunda puede muy bien ser otra verdad profunda.”
Por favor toma nota que Niels Bohr era físico, no filósofo.
Stanislaw Lec, sin embargo, era filósofo. Él confirmó la tesis de Niels Bohr acerca de verdades opuestas diciendo: “Los Proverbios se contradicen entre sí. Esa es la sabiduría de un pueblo”. 4
F. Scott Fitzgerald, el escritor que nos dio El gran Gatsby, resumió la idea de las verdades opuestas de esta forma: “La prueba de una inteligencia superior es la habilidad de mantener dos ideas opuestas en mente al mismo tiempo y aún retener la habilidad de funcionar”.
Sí, F. Scott era un borracho, pero eso no quiere decir que haya estado equivocado. El alcohol era una mancha en su vidrio. Lamentablemente para F. Scott, esa mancha llenó su vidrio de pronto cuando tenía tan sólo 44 años.
Te apuesto que si tuviera que volverlo a hacer todo de nuevo, él hubiera dejado que alguien lo ayudara a limpiar esa mancha.
Roy H. Williams

1 Eclesiastés 4:9-10
2 Proverbios 18:22 [Sí, escribí “compañero” en donde Salomón escribió “esposa”. Que no te dé un síncope. Una persona no tiene que ser tu esposa — ni siquiera ser mujer — para enseñarte la mancha en el vidrio. —RHW]
3 Pasa tu arado sobre los huesos de los muertos,p. 148
4 Te dejé 30 ejemplos de proverbios contradiciéndose a sí mismos en la madriguera del conejo. – Indy