Categorías
El Memo del Lunes

Cómo algo se convierte en especial

Cómo algo se convierte en especial

La carne y los vegetales son ordinarios, pero ponlos en un palo y se convierten en Shish Kabob.
El refresco congelado es refresco congelado; ponle un palo y es un helado.
Un marschmallow es una cosa, pero un marshmallow en un palo quiere decir una fogata.
Una salchicha es una salchicha, pero una salchicha en un palo es una aventura en el bosque.
¿Y qué otra cosa son las boquitas si no pedazos pequeños de algo puestas en un palo?
¿Y qué es el fondue?
Pon la comida en un palo y se convierte en especial. Pero eso sólo funciona con la comida.
¿Cómo se convierte en especial una persona?
Te conviertes en algo especial por lo que te mantiene en cautiverio.
Te conviertes en algo especial cuando te caes en un pozo gravitacional.
Te conviertes en algo especial cuando orbitas alrededor de algo importante.
Un meteorito es una roca que se enciende cuando cae a la tierra.
La llamamos una estrella fugaz.
He conocido a varias.
Un cometa es una roca un poco más grande que se acerca a nuestro planeta para que la podamos ver.
Piensa que es un meteorito haciendo tour.
Los cometas son la definición de “fuegos instantáneos”.
Una luna es un planeta que orbita alrededor de uno más grande.
Las lunas son importantes y tienen nombres propios.
Nosotros escribimos historias acerca de las lunas y les otorgamos mucho respeto.
Un planeta orbita alrededor de una estrella.
Una estrella es un fuego celestial con una gravedad poderosa.
Los planetas y las lunas y los cometas orbitan alrededor de fuegos celestiales.
Dios es un fuego.
La ciencia es un fuego.
El entretenimientos es un fuego,
incluyendo todas las artes y todas las formas de deporte.
En una escala mucho más pequeña, vemos a la gente como cometas, lunas, planetas y estrellas.
En el Salón de los Lobos, el extraordinario libro de Hillary Mantel acerca del Renacimiento, somos testigos de la saga de los Tudor a través de los ojos de Thomas Cromwell, un hombre ordinario que escoge orbitar alrededor del Cardenal Wolsey y quien pronto se convierte en una luna importante de ese planeta.
En todo el libro, el consejo de Cromwell para aquellos a quienes ama es “Arregla tu cara”, y “Escoge a tu príncipe”.
El consejo de Cromwell se puede decir en forma de dos preguntas:
“¿Quién vas a ser?”, y “¿A quién vas a seguir?”
Un asteroide es una roca que ha fallado en perseguir una pasión, así que vaga sin rumbo en un vacío frío y sin aire.
Lo llamamos una estrella fugaz.
He conocido a varias
y las he visto caer.
Cada meteorito que he conocido
creía que era una estrella.
Roy H. Williams