Categorías
El Memo del Lunes

ConTENTO/conTENIDO

 

Lo contento de tu corazón es lo que tu corazón contiene.

¿Estás contento? Se parecen mucho, “contento” y “contenido”.

Distinguimos estas palabras sólo por sus últimas tres letras.

Las palabras son maravillosas, ¿no lo crees?

Si estás contento (satisfecho, feliz, en paz), es por el contenido de tu corazón. Si el contenido de tu corazón es ansiedad, miedo, envidia y enojo, es difícil estar contento.

¿Quién determina el contenido de tu corazón? ¿Eres tú?
Podemos suponer, creo, que el contenido de tu corazón va a ser lo que sea que decidas ponerle adentro.

¿Qué le has puesto adentro? ¿Hay algo allí que tal vez quisieras sacar?

Lamentablemente, nuestra cultura impulsada por el éxito considera que una persona que está contenta tiene algo de deficiente.

Se supone que debemos sentirnos inquietos, nunca satisfechos, siempre pelear por más, por mejor, por más alto, ¿tengo razón?

Pero la zanahoria dorada que se nos pone frente los ojos de burro es que alguna vez tal vez estemos contentos.

¡Oh, que cruel amo es ese bastardo con su zanahoria y su palo!

Espera un momento, ese bastardo soy yo.
Roy H. Williams