Balance

lunes, 19 de febrero de 2018

Balance

El balance no es compromiso. Nace un universo cuando la gravedad se encuentra con la antigravedad, la materia con la antimateria, el Yin con el Yang y Lennon con McCartney.

El balance no es el promedio entre dos extremos. Es el precario punto medio entre subir y bajar. Es el último aliento de un viejo al cual le responde el primer sollozo de un bebé. Es la corriente eléctrica que salta entre el positivo y el negativo. Es el inquieto Paul McCartney juntándose con el calmado John Lennon.

Aquí vamos de nuevo con Lennon y McCartney. ¿Conoces esa historia?

Ninguno de los dos era tan bueno solo como lo eran juntos.

Lennon le agregaba profundidad a la superficialidad baja de McCartney.

McCartney le inyectaba esperanza a los gritos desesperados de John. Si has visto las máscaras de teatro de tragedia y comedia has visto las almas de Lennon y McCartney.

En una entrevista en 1980, John dijo:

“Paul aportaba una ligereza, un optimismo, mientras yo siempre me iba por la tristeza, los desacuerdos, las notas de blues.”

Ocasionalmente, tejían juntos dos canciones a medio terminar para crear un hit que ninguno de los dos hubiera hecho solo. En una ocasión, Paul contribuyó un pasaje enérgico: “Woke up, Fell out of bed, dragged a comb across my head… [Desperté, caí de la cama, arrastré un peine por mi cabeza] para insertarlo en la mitad de la queja de John: “I read the news today, oh boy… [Leí las noticias hoy, ay no]”.

Pero luego vino el momento en el que el feliz Paul MacCartney tuvo que escribirle una canción de aliento a un niño de 5 años con el corazón roto.

Ese niño era Julian Lennon, el hijo que John había abandonado para estar con su amante, Yoko Ono.

Paul escribió la canción mientras iba manejando para visitar a Julian y su madre, Cynthia, un mes después que John se hubiera ido de la casa de la familia.

“Comencé con la idea de `Hey Jules´- que era Julian – `don´t make it bad, take a sad song and make it better [toma una canción triste y hazla mejor].´ Pero luego cambié el nombre a `Jude´ porque pensé que eso sonaba un poco mejor.”

Cuando Paul tocó la canción para John, le aseguró que él cambiaría la frase “the movement you need is on your shoulder [el movimiento que necesitas está en tu hombro]”, porque Paul sentía que evocaba la imagen de una perica.

Lennon respondió: “No lo harás, lo sabes. Esa es la mejor frase en la canción.” Así que la frase se quedó.

“Hey Jude” pasó nueve semanas en el puesto número uno en los Estados Unidos, el mayor tiempo de todas las canciones de los Beatles y el single vendió ocho millones de copias. En el 2013, Billboard la nombró como la 10a mejor canción de todos los tiempos.

Cuando haces espacio para alguien que es esencialmente tu opuesto, te haces exponencialmente más fuerte, más atractivo y más efectivo.

Tu opuesto puede darte regalos que nadie más te puede dar.

Tu opuesto puede ver qué se esconde detrás de tu punto ciego y traerlo brillando a tu atención.

Tu opuesto está especialmente calificado para ser tu compañero en el viaje a las estrellas o tu némesis en la oscuridad.

Tus relaciones con ellos determinarán cuál de los dos van a ser.

¿Sabías que puedes escoger que te caiga bien alguien, independientemente que se lo hayan “ganado”?

¿Quién de las personas en tu vida es tu opuesto?

¿Saben ellos que los atesoras como algo positivo?

¿O simplemente se irritan?

Roy H. Williams

Categories: El Memo del Lunes Tags:
Comentarios cerrados.