Inicio > El Memo del Lunes > Las historias que nos contamos a nosotros mismos

Las historias que nos contamos a nosotros mismos

martes, 2 de enero de 2018

Las historias que nos contamos a nosotros mismos

Yo soy, de profesión, un escritor de anuncios. Yo cuento historias acerca de la gente y sus productos.

Tú lo haces también.

Pero porque a mí me pagan por hacerlo, paso mucho tiempo considerando — y midiendo — el impacto de las historias.

Algunas de las historias que he contado le han hecho una cantidad enorme de dinero a algunas personas.

Pero las historias más importantes que cuento, por mucho, son las historias que cuento acerca de mí mismo, a mí mismo. Esas historias son la fuente de mi identidad y el fundamento de mi propósito en la vida.

Pero ya hablé suficiente de mí mismo.

Yo miro algo bueno en ti y te lo estoy señalando.

¿Está bien que lo haga?

Veamos juntos la verdad fijamente a los ojos:

1 Ya sean buenas o malas, tus circunstancias actuales son temporales.

2 El éxito es temporal.

3 El fracaso es temporal.

4 Tu futuro depende de lo que escoges.

5 Lo que escoges depende de tus creencias.

6 Tus creencias no está determinadas por lo que miras y escuchas, si no por cómo interpretas lo que miras y escuchas.

7 Cómo interpretas lo que miras y escuchas está determinado por las historias que te cuentas a ti mismo, acerca de ti mismo.

¿Quién crees tú que eres?

¿Qué crees del este mundo en el que vivimos?

¿Qué depara el futuro?

Tu estado de ánimo, tu actitud y lo que te sucede en el siguiente momento van a ser muy influenciados por tus respuestas a esas preguntas.

“Si quieres que tu bebé muera con un nombre, necesitas escoger uno ahora mismo.”

El recién nacido había inhalado meconio durante el nacimiento, en la mayor cantidad que hubieran visto antes los doctores. Sus pulmones estaban 95% llenos de eso. El papá y el bebé llegaron con luces y sirenas al Hospital Dell para Niños a 30 minutos de distancia, con la abuela en la parte de atrás.

Los doctores en Dell vieron los rayos X y movieron lentamente la cabeza, decepcionados.

La abuela se quedó con el recién nacido mientras el padre regresó a ver a su esposa.

La madre se confundió cuando la enfermera le enseñó el certificado de nacimiento del bebé. Ella y su esposo estaban indecisos entre dos nombres para su nuevo hijo y habían acordado escoger el nombre después de conocerlo.

El esposo entró a la habitación.

Ella dijo: “Creí que habíamos acordado hablarlo entre nosotros antes de escoger el nombre.”

“Cariño, Lincoln murió. Pero Gideon sobrevivió adversidades inconcebibles. Cuando me preguntaron su nombre, dije: `Este niño no es Lincoln. Este niño es Gideon.´”

Cuando el especialista en Dell se reunión con los padres al día siguiente, estaba sosteniendo dos juegos de rayos X. Levantando la imagen en su mano izquierda, dijo: “No tengo ninguna explicación, pero este bebé…” Luego bajó esa imagen mientras levantaba la que tenía en la mano derecha: “no es este bebé.”

Gideon va a cumplir ocho años el 15 de marzo y no sufre de ningún efecto adverso.

Puedes cree que lo que sucedió iba a suceder de cualquier forma y que la creencia en el poder de un nombre es tontera supersticiosa. Eso será la creencia lógica, científica, por supuesto.

¿Pero realmente crees que las creencias no tienen poder?

Las creencias son lo que separa a los demócratas de los republicanos, los hindús de los musulmanes, los toros de la bolsa de valores de los osos y los científicos de los que cuentan historias.

Tus creencias son lo que te hacen lo que eres.

Y tus creencias están determinadas

Por las historias que te cuentas a ti mismo

Acerca de ti mismo.

Tú no eres responsable por las creencias de otros.

Tú eres responsable únicamente por las tuyas.

Durante su estadía en Walden Pond, Henry David Thoreau observó: “La masa de hombres lleva vidas de desesperación en silencio.” Y yo estoy de acuerdo con él.

También estoy de acuerdo con Jack Kerouac: “¿Pero por qué pensar en eso cuando toda la tierra dorada está frente a ti y toda clase de eventos no esperados aguardan agazapados para sorprenderte y hacerte feliz de estar vivo para verlos?”

¿Experimentaste 5 años de vida durante los últimos 5 años?

¿O experimentaste 1 año de vida durante 5 veces?

Haz algo diferente.

Cuéntate una historia diferente

Acerca de ti mismo.

Y créela.

Roy H. Williams

Categories: El Memo del Lunes Tags:
Comentarios cerrados.