Categorías
El Memo del Lunes

El Tiempo y el Dinero son Intercambiables

2016_29_RobertLawson_Mediterranean-Evening_780El Tiempo y el Dinero son Intercambiables

El Tiempo y el Dinero son Intercambiables

Siempre podemos ahorrarnos uno, gastando más del otro.

El Tiempo y el Dinero son Intercambiables

Valoramos uno cuando sentimos que nos quedamos cortos del mismo.

El Tiempo y el Dinero son Intercambiables

Gastamos ambos como cera de una candela.

¿Qué es la paciencia sino la quema callada y oscura del tiempo?

¿Qué es el entretenimiento sino la quema deslumbrante y brillante del tiempo?

¿Qué es el juego sino la quema cálida y feliz del tiempo?

¿Qué es la libertad sino la habilidad de quemar el tiempo de cualquier forma que escojamos?

¿Quieres atraer a gente influyente a tu negocio?

Ofréceles pacientemente entretenimiento, juego y libertad.

Van a sentirse atraídos por tu luz

y regresarán como amigos.

Es por eso que una innovadora escuela de publicidad le enseña a la gente cómo convertirse en sommeliers de whiskey.*

La gente influyente está obligada a hacer dinero.

El dinero, para ellos, es un producto representativo del trabajo.

Lo que ellos buscan es libertad, entretenimiento y juego.

Lo que ellos buscan es una forma placentera de pasar el tiempo.

Aristotle Onassis entendía esto.

Ari era un refugiado griego de 17 años que huyó a Buenos Aires en donde comenzó a trabajar como un operador de teléfono en 1923. Éste, en sus propias palabras fue su secreto:

“Asegúrate de estar bronceado, vivir en edificios caros, aún si te tienes que quedar en el sótano, salir a restaurantes caros, aún si sólo te puedes pagar un trago.”

Ari gastó el dinero que hizo como operador de teléfonos en ropa de calidad, una lámpara para broncearse y un único trago cada noche en el bar más ostentoso de Buenos Aires. En unos meses, él se había hecho amigo de toda la gente más importante de esa ciudad. Y con su ayuda, comenzó un negocio de importación de tabaco que le ganó a él, y a ellos, una fortuna.

Allí fue cuando él comenzó a comprar barcos.

Habiendo averiguado que la Compañía Nacional Canadiense de Barcos de Vapor quería vender 2 barcos a precio de chatarra, Ari partió inmediatamente para Canadá y convenció a esa compañía que no sólo le vendiera 2, sino 6 barcos a $US20,000 cada uno. En tan sólo unos años, Ari había amasado la flota privada más grande del mundo y se había convertido en uno de los hombres más ricos y famosos del mundo.

El Aristotle Onassis de diecisiete años sabía instintivamente que la libertad, el entretenimiento y el juego eran las únicas cosas que la gente influyente realmente deseaban. Él conectaba con ellos, no a través del trabajo, sino a través del juego.

Ari se convirtió en un éxito, no porque él supiera cómo gastar el dinero, sino por que él sabía cómo gastar el tiempo, cuando el tiempo era su único activo.

Si no tienes todo el dinero que deseas, tengo tan sólo una pregunta para ti:

¿Cómo estás gastando tu tiempo?

Roy H. Williams

  • Un sommelier de whiskey es un historiador encantado que lleva a la gente a lugares en donde nunca han estado. Equipado con los olores y sabores milagrosos de las épocas y lugares que describe, el sommelier de whiskey es el presidente de un club de conversación cuyos miembros élite sólo se reúnen con invitación. Si tú quieres atraer clientes de primera clase, conviértete en un sommelier de whiskey y sé anfitrión de una reunión semanal en el lugar de tu escogencia. RECUERDA: La gente se siente más cómoda haciendo negocios con gente que les cae bien. 1. Sé agradable. 2. No seas ansioso. 3. Sé paciente. Que no te cuenten entre todos esos pequeños pordioseros que siempre quieren meter la mano entre los bolsillos de la gente con dinero. – Indy