Categories
El Memo del Lunes

¿Eres un Bastardo Bueno Para Nada?

2016_09_GrimesAndFeinstein_NewOrleans_Beagle

¿Eres un Bastardo Bueno Para Nada?

Supongamos que este mundo cotidiano fuera invadido en algún momento por lo maravilloso. (1)

De acuerdo con un artículo en el Harvard Business Review, un evento así: “requiere un modo de organización distintivo – lo que los sociólogos llaman un mundo artístico. En los mundos artísticos, los artistas (músicos, cineastas, escritores, diseñadores, caricaturistas, etc.) se reúnen en colaboraciones inspiradas: Trabajan juntos, aprenden el uno del otro, se rebotan ideas y se empujan entre sí. Estos esfuerzos colectivos de participantes en estas `escenas´, muchas veces generan mayores logros creativos… las industrias de la cultura masiva (películas, televisión, medios impresos, moda) se benefician de robarse y reacomodar sus innovaciones.” (2)

Hoy vamos a ver tres diferentes mundos artísticos y luego voy a sugerirte que crees el tuyo.

Mundo Artístico Uno: Aunque el trabajo de los individuos que conformaban el Grupo Bloomsbury (1905 – 1937) influenciaron profundamente la literatura, la economía y la estética en la sociedad occidental y alteraron las actitudes modernas hacia el feminismo, el pacifismo y la sexualidad, este grupo muy diverso no tenía una agenda real, más que disfrutar de su compañía. El grupo tenía diez miembros base y veinte ocasionales. Unos pocos de los miembros base mejor conocidos eran Virginia Woolf, una escritora de ficción, Lytton Strachey, un biógrafo, John Maynard Keynes, el economista y Vanessa Bell, una pintora post-impresionista.

El Grupo Bloomsbury era un mundo artístico, no un grupo de planificación. Un grupo de planificación se enfoca en encontrar soluciones de negocios. Un mundo artístico sólo existe para disfrutar de la compañía.

Mundo Artístico Dos: “¡Ay Dios, ya no más duendes!” se queja Hugo Dyson en agonía, recostado en el sillón. J. R. R. “Tollers” Tolkien está a punto de leer de su obra en progreso El Señor de los Anillos. “¡Es suficientemente malo escuchar a Lewis leer acerca de Narnia!” Hugo Dyson prefiere las obras de Shakespeare y al inicio de los 1960s era el anfitrión de algunas lecturas televisadas y obras de él. El estilo relajado y fácil de Dyson le ganó premios por todo el mundo. Los Inklings eran un grupo de diez personas interesantes que se reunían en el bar El Águila y el Niño de 1932 a 1949. Al final, cada uno de los diez dejo su marca en el mundo, alta y brillante.

Los Inklings no se reunían porque fueran importantes. Se volvieron importantes porque se reunían.

Mundo Artístico Tres: Todo comenzó cuando Lauren Bacall observó a un grupo de amigos sentados en su sala y dijo: “Ustedes parecen un maldito Rat Pack”. ¿Ustedes sabían que Dean Martin, Sammy Davis Jr., Peter Lawford y Joey Bishop no eran el Rat Pack original? El primer Pack fue un grupo que se reunía todas las semanas en la casa de Lauren Bacall y su esposo, Humphrey Bogart. El Rat Pack incluía a Bogart y Bacall, Frank Sinatra, Judy Garland, Katharine Hepburn, David Niven, Spencer Tracy, Cary Grant, Rex Harrison, Sid Lunt y Swift Lazar. Los miembros visitantes incluían a Errol Flynn, Nat King Cole, Mickey Rooney, Jerry Lewis y Cesar Romero. El grupo se dispersó cuando Bogart murió en 1957. Poco después, Sinatra comenzó su famoso “Rat Pack 2.0”.

El Rat Pack era un mundo artístico. Ellos se reunían sólo porque disfrutaban estar juntos. No esperaban un resultado.

No puedes participar en un mundo artístico si tienes una agenda. Tienes que ser un Bastardo Bueno Para Nada.

P: ¿Por qué estás llamando Bastardos Buenos Para Nada a gente obviamente exitosa?

R: Porque las conversaciones en un mundo artístico nunca deben girar alrededor de resolver un problema o la creación de valor.

P: ¿Por qué es importante que el grupo NO trate de crear valor?

R: La llave que abre un mundo artístico es el juego. Perfectamente relajada, el juego sin diluir desata los poderes creativos de la mente. No experiencias los beneficios que alteran la vida de un mundo artístico durante la reunión, sino porque te reuniste.

P: ¿La idea de “no crear valor” de verdad es esencial para un mundo artístico?

R: El juego demasiadas veces es una forma de trabajo disfrazado de recreación. Si tienes una meta – si estás tratando de ganar – si estás llevando un marcador – si existe un objetivo – todavía estás “trabajando” y sólo vas a ver los beneficios asociados con esa forma de cansancio. El trabajo – no importa qué tan feliz o placentero – no desata los poderes restauradores del juego.

Si vas a un mundo artístico con el fin de “hacer conectes”, con la esperanza de hacer crecer tu negocio, vas a ser percibido como el imbécil de la fiesta que quiere venderle a todo el mundo un seguro de vida.

Deja tus tarjetas de presentación en casa. Deja tus planes y metas y objetivos en casa.

Sólo trae tu curiosidad y un deseo de relajarte.

El juego frecuentemente se tropieza con el destino.

El juego hace que todo sea interesante.

El juego es la forma de atrapar el día.

¿Eres capaz de ser un bueno para nada?

¿Te gustaría empezar un mundo artístico, un junta semanal de los Bastardos Buenos Para Nada en donde vives?

Simplemente visita www.worthlessbastards.org

Y bienvenido a bordo.

Roy H. Williams

(¡con Indy Beagle!)

ADVERTENCIA: La madriguera del conejo de esta semana llega hasta 32 páginas. Entonces NO hagas click en la foto de 2 Bastardos Buenos Para Nada al principio de esta página, salvo que tengas tiempo que perder. Hacer click en esa foto es prueba positivo a de tu fundamental falta de valor – jejejeje, te veo adentro.

  1. C. S. Lewis, describiendo los libros de Charles Williams, otro de Los Inklings.
  2. Harvard Business Review, marzo 2016.