Categorías
El Memo del Lunes

Chocando Palabras

2015_50_BeagleFlatcap_HowToMagic

Chocando Palabras

Las palabras suenan como campanas cuando haces que colisiones.

Está en la Biblia.

En el primer capítulo del Génesis leemos acerca de la creación del universo – Dios lo habló a la existencia si puedes creerlo – y leemos acerca de la creación de la humanidad.

Es un capitulo interesante ese. La única información que nos dan acerca de Dios es que Dios dijo estoy y aquello y comenzaron a aparecer cosas espontáneamente. 

Luego en el versículo 26 Dios dice: “Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza… Y Dios creo al hombre a su imagen, a su imagen Dios los creó; hombre y mujer Él los creó.”

Quédate conmigo, casi termino la parte religiosa.

Dios habló mundos a la existencia y nosotros podemos también, porque estamos hechos a su imagen. Tú y yo hablamos mundos a la existencia en las mentes de los que nos escuchan cada vez que chocamos palabras juntas.

Y ahora llegamos a la parte escocesa:

En su muy excelente libro El Poder del Glamour, Virginia Postrel nos cuenta que un glamour es “una palabra antigua escocesa que quiere decir literalmente una clase de hechizo mágico que hace que veamos una ilusión, algo diferente de lo que está allí, usualmente mejor de lo que está allí.”

En la última parte de la Edad Media, los escoceses hablaban de una persona “conjurando un glamour” para que otra persona se encantara.

De forma interesante, esa palabra escocesa de la que tomamos glamour es la misma palabra de donde tomamos gramática.

Gramática: El choque de palabras para crear realidades en la mente; literalmente una clase de hechizo mágico que hace que veamos una ilusión, algo diferente de lo que está allí, usualmente mejor de lo que está allí.

Aquí te dejo algunos ejemplos de “conjurar una gramática.”

“¡La llave!” gritó Bilbo. “¡La llave que venía con el mapa! ¡Pruébala ahora mientras todavía hay tiempo!”

Entonces Thorin se acercó y se sacó la llave del cuello redondo sacándola de la cadena. La metió en el agujero. ¡Cazaba y dio vuelta! ¡Snap! El brillo se desvaneció, el sol se metió, la luna se fue y la noche saltó en el cielo.

Entonces todos empujaron juntos y lentamente una parte de la pared de roca cedió. Grietas largas y rectas aparecieron y se ensancharon. Una puerta de cinco pies de alto y tres pies de ancho se perfiló y lentamente, sin hacer ruido, se abrió hacia adentro. Parecía como si la oscuridad fluyera hacia afuera como un vapor del agujero en el costado de la montaña y una oscuridad profunda en la que nada podía verse se presentó ante sus ojos, una boca bostezante que llevaba hacia adentro y abajo.

J.R.R. Tolkien, El Hobbit

“Este es el cuarto del papel tapiz de la madre loba. El motel del sapo que alguna vez creía que era una simple leyenda, una invención ridícula, obsoleta, rural. Este es el cuarto en el que tu ancestro más sabio nación, seas cristiano, árabe o judío. El linóleo a tus pies es linóleo sagrado. Por favor quítate los zapatos. Muy recientemente, el linóleo aquí fue restaurado a su lustre original con la ayuda de cera hecha de grasa de avispas. Se ralla fácilmente. Por eso no tengas pena que tus calcetines tengan agujeros.” 

– Tom Robbins, Skinny Legs and All    

“Desde la municipalidad se arrastra entre las tiendas cuyos segundos pisos casi están conectados; pasa los cafés en donde danzan los gitanos; se desenrolla a través de los mercados cargados de frutas y pescado; es el centro de los plateros y los libreros y los hacedores de rosarios. Es el pasadizo más extraordinario de España.”

– James Michener, Mexico         

“Esta semana fue dura. Lancé las fuerzas del mal en contra de un bien potencial. Ayer escribí la cosa externa de lo que había sucedido. Hoy tengo que demostrar lo que se derivó de eso. Esto es muy diferente de la escuela sobre-cocinada. Creo que lo tengo que dejar. Y lo haré. Los puntos de oro en esta página son manchas de pensamientos bellos.”

– John Steinbeck, Journal of a Novel: The East of Eden Letters

“Eso es lo que pasa con las cosas hechas a mano. Todavía tienen la marca de la persona encima y cuando los tomas, te sientes menos solo. Por eso es que todos los que se comen un Whopper se van un poco más deprimidos de lo que entraron. Nadie cocinó esa hamburguesa.”

– Aimee Bender

“No había ninguna razón para pelear – ni de nuestra parte ni de la de ellos. Nosotros teníamos todo el impulso; nosotros estábamos cabalgando la cima de una ola alta y bella. Por eso ahora, menos de cinco años después, puedes ir a una montaña elevada en Las Vegas y ver hacia el Oeste y con la clase de ojos correcta puedes casi ver la marca de agua más alta – el lugar en donde la ola finalmente reventó y retrocedió.”

– Hunter S. Thompson, hablando en 1971 del final de los ’60s

“Poder leer es una habilidad difícil de adquirir y, una vez que la adquieres, trae un constante rompimiento del corazón – porque mientras más lees, más aprendes de la intimidan complejidad de la confusión en la vida. Pero cualquiera que puede aprender a gruñir es lo suficientemente brillante como para ver la TV… la cuál enseña que la vida es simple y que los finales felices llegan a aquellos cuyos corazones están en el lugar correcto.”

– Spider Robinson

“El sol se perfilaba en el horizonte con una orilla de luz mientras parqueaba mi carro y tomaba mi camino hacia el hospital. Mientras todavía estaba a cierta distancia del área de espera de la Cirugía Ambulatoria, pude escuchar a un bebé llorando. Cuando entré a la sala de espera vi a la madre paseando por el cuarto, tratando de calmar a su bebé.”

– Richard Exley

“Y la verdad que yo miro es que la Biblia está poblada de personas como tú y yo. Personas que tienen fallas y son imperfectas. Personas que tienen dientes torcidos y mal cutis. Que tienen aliento apestoso y pies sucios. Que no siempre saben la diferencia entre el bien y el mal. Que son egoístas y caprichosas. Personas atrapadas en el conflicto y la dicotomía entre el bien y el mal, entre lo sagrado y lo profano, entre la belleza y la fealdad y entre lo brillante y lo idiota. Personas que esperan – y muchas creen – que están hechas en la misma imagen de Dios.”

– Barry Moser

¿Visitaste cada uno de esos lugares en tu mente mientras esos escritores “conjuraban su gramática” sobre ti?

No puedes aprender a “conjurar una gramática” de forma intelectual. Uno aprende este arte exaltado a través de la absorción. En las palabras de Phil Johnson:

Adquieres una educación a través del estudio, trabajo duro y persistencia. Pero absorbes cultura viendo buen arte, escuchando buena música y leyendo buenos libros.”

Lee buenos libros.

Conjura gramáticas con tus palabras.

Haz que la gente mire futuros brillantes que los esperan. 

Porque si la Biblia es verdad, estás hecho a la imagen de Dios.

Roy H. Williams