Categorías
El Memo del Lunes

¿Branding de Negocios o Bonding con los Clientes? (El Mercadeo Para Millenials y sus Papás)

2015_51_Beagle_BrandingIsForCattle

¿Branding de Negocios o Bonding con los Clientes?

El Mercadeo Para Millenials y sus Papás

El Branding – así como se enseña hoy – en el mejor de los casos hace que la gente te recuerde y se forme una opinión tibia.

Pero, al contrario del branding de ayer, el bonding de hoy es el principio de una relación, la esencia de la lealtad y la base de la comunidad entre los seres humanos.

El Bonding, cuando se hace bien, hace que la gente se sienta conectada contigo. Es el secreto mejor guardado del mercadeo para millenials* y sus papás.

El bonding crea comunidad – una familia postiza – conectividad – relación – pertenencia.

Cuando hablamos de una “comunidad” en el mercadeo, siempre recuerda: Compramos lo que compramos para recordarnos a nosotros mismos – y decirle al mundo a nuestro alrededor – quiénes somos.

“Soy irresistible, digo mientras me pongo el perfume de diseñador. Soy un banquero, digo, mientras salgo de mi BMW. Soy un joven vago, digo, mientras me tomo un vaso de cerveza extra fuerte. Soy guapo, digo, mientras me pongo mis jeans Levi´s.” – John Kay

La personalidad que construyes para tu marca es esencial para el proceso de bonding.

El público te va a dar su tiempo si le ofreces entretenimiento. Te van a dar su dinero si se sienten conectados contigo. En los tiempos del Viejo Oeste, el branding hacía que la vaca fuera tuya. En la sociedad de híper-comunicada de hoy, el bonding hace que el cliente sea tuyo. 

Recuerda, se trata de identidad, un reflejo del ser.

“Nada es tan poderoso como una visión de la naturaleza humana, cuáles impulsos empujan a una persona, qué instintos dominan sus acciones, aún cuando su lenguaje tantas veces esconde lo que realmente lo motiva. Porque si conoces estas cosas acerca de una persona, la puedes tocar hasta el fondo de su ser.” – Bill Bernbach

“El hombre es el único animal que vive fuera de sí mismo, cuya motivación está en cosas externas – propiedad, casas, dinero, conceptos de poder. Vive en sus ciudades y fábricas, en sus negocios y trabajo y arte. Pero habiéndose proyectado en estas complejidades externas, él se convierte en ellas. Su casa, sus automóviles son parte de él y una gran parte de él. Esto se demuestra hermosamente por una cosas que los doctores conocen – que cuando un hombre pierde sus posesiones, un resultado muy común es la impotencia sexual.”

John Steinbeck, El Mar de Cortez 

Antes que pienses que Steinbeck no estaba hablando acerca del mercadeo, aquí está otra frase de ese diario de viaje de 1941:

“Estos indios eran demasiado ignorantes como para entender lo absurdo a lo que verdaderamente puede llegar el mercadeo cuando tiene gente iluminada trabajando en él.”

Los millennials hubieran amado a John Steinbeck.** Él tenía percepción, perspectiva y un humor agudo. Con autenticidad, claridad de visión y transparencia completa, él hablaba el lenguaje del bonding de los millennias, 60 años antes que éstos nacieran.

Ed Sheehan escribió el obituario de Steinbeck para The San Francisco Examiner and Chronicle:

“Él era un escritor de inmensa sensibilidad en una ruda caparazón hombruna. La calidad que distingue su trabajo es una compasión enorme. Él miraba la nobleza en un vagabundo, sentía la tristeza de las estaciones y creía que los perros podían sonreír.”

(Claro que lo creía, porque podemos. – Indiana Beagle)

Voy a estar enseñando pedazos pequeños de los 12 pasos detallados del bonding durante los próximos meses en una serie de videos para el Instituto de la Pequeña Empresa de Estados Unidos. O puedes venir al taller de dos días en febrero si quieres quedarte en un hotel (cuando los exalumnos recibieron un correo del Vice Rector Whittington hace unos días, todos los 18 cuartos del campus se llenaron en 4 horas,) o puedes ser uno de los primeros 18 en llevarte la sesión del 1 y 2 de junio.

De cualquier forma, esto es lo que necesitas saber si quieres que crezca tu negocio.

Roy H. Williams

nota de Indy –  Cuando el mago habla de millennials, no está hablando de gente nacida en el mismo año, sino de gente con la misma vida (ese grupo de gente vivía en una sociedad en una ventana de tiempo específica.) Esto puede parecer una distinción meramente semántica para algunos, pero el mago está en marcado desacuerdo en que gente que nació en la misma época lleven el mismo pensamiento sin cambiar durante su vida. En vez de eso, él cree que una nueva perspectiva se mete cada 40 años gracias a los jóvenes de una generación y que esta nueva perspectiva migra rápidamente hacia arriba a través de los rangos de edad hasta que toda la sociedad se ve coloreada por ella. El punto de vista de los Baby Boomer marcaba el principio de una generación de “Yo” en 1963. Para 1969, la mayor parte de la sociedad adoptó esa visión. De igual forma, el punto de vista de los millennials marcó el principio de una generación de “Nosotros” en el 2003. Ahora, la mayor parte de nosotros – en cierto grado – somos “millennials” en nuestra perspectiva.

** John Steinbeck tenía tan sólo 20 años en 1923, el año que marcó el principio de la previa generación de “Nosotros” que duró de 1923 a 1963. Esto explica por qué él habla el lenguaje de “Nosotros” tan elocuentemente.