Categories
El Memo del Lunes

El Surgimiento del Asesino Corporativo

2013_15_Pendulum_CorpAssassin_530

El Surgimiento del Asesino Corporativo

Léelo en Español

Si no te están criticando en estos tiempos, entonces nadie te estaba escuchando cuando hablaste.

Bienvenido a los tiempos de las cacerías de brujas.

Ahora estamos en la época en donde los terroristas cibernéticos enojados ponen incendiarias críticas en línea y pretenden que su único motivo es proteger al público.  Es la época en donde los asesinos corporativos obtienen placer de dispararles a elefantes desde cierta distancia; su alegría más grande es arruinar la reputación de un hombre o mujer o compañía prominentes.  Mientras más amado del público es el elefante, más se goza el asesino en traérselos abajo con una certera bala al estómago.

Permíteme explicarte mis motivos para escribirte acerca de esta tendencia:

  1. Espero brindarte una pequeña medida de consuelo adelantada.  Un entendimiento claro del clima social, te puede dar un cierto forro emocional y suavizar la fuerza de los golpes cuando tu compañía sea atacada.
  2. Si tratas con muchas personas, tu compañía se va a convertir en un blanco.  Piensa en el memo de hoy como una advertencia general de la torre de control de tráfico aéreo que avisa que se están acumulando oscuras nubes de tormenta en el horizonte.
  3. Por favor no asumas que simplemente estoy ventilando mis propias frustraciones.  A mí no me han atacado.  Este memo no se trata de mí.  El surgimiento del asesino corporativo es simplemente un síntoma de los tiempos.

Hace ochenta años, cuando el péndulo de la sociedad estuvo por última vez en esta posición, moviéndose hacia la misma dirección, Robert Lynde escribió: “No hay nada que nos haga sentir tan bien como la idea de que alguien más es malvado.”  Nuestra actual mentalidad de cacería de brujas se extienda hasta las cortes de justicia.  Si eres jurado ahora, puedes esperar razonablemente que por lo menos uno de los otros jurados diga:  “Si esta persona no fuera culpable, entonces no la hubieran arrestado.”

Verdaderamente estamos viviendo tiempos peligrosos cuando a una persona acusada se le presume culpable hasta ser probada inocente.

¿Cómo llegamos hasta aquí?

“Trabajar juntos por el bien común,” es el sueño que lanza a cada generación Nosotros. Nuestra meta original era simplemente “limpiar este lugar y ordenar este relajo,” pero siempre llevamos algo bueno demasiado lejos.  Lo que comienza como un feliz esfuerzo por el bien común poco a poco se endurece hasta convertirse en los grilletes del deber, la obligación y el sacrificio.

1933 fue la última vez que el péndulo estuvo en esta posición, camino hacia la misma dirección.  George Bernard Shaw ganó el Premio Nóbel de Literatura en 1925 y un Óscar en 1938, por lo que estuvo familiarizado con la ventana de cacería de brujas de un ciclo Nosotros.  Éstas son las palabras que él nos envía desde el pasado:  “Cuando un hombre estúpido está haciendo algo de lo que se avergüenza, siempre declara que es su deber.”

Medítalo conmigo por un momento:  Un verdadero héroe cívico busca las soluciones que están en su poder implementar.  Un asesino no busca soluciones, sino problemas y a alguien a quién culpar.

El asesino corporativo es un acusador, un descubridor de faltas, un inquisidor puntilloso.  Y cuando se ponen el disfraz de un reportero, esgrimen el poder de la opinión pública.

Aunque el asesino corporativo es reconocido desde hace mucho tiempo como uno de los 7 tipos de reporteros, sus números están al alza y sus ataques se están convirtiendo incrementalmente más arriesgados e injustificados.  Espero que te recuerdes de esto cuando escuches los medios.  Creo que es extremadamente importante que continuemos dándoles a las compañías e individuos acusados el beneficio de la duda.

Porque la próxima vez podrías ser tú.

Roy H. Williams

¡Tenemos un ganador!

Un Concurso de Haiku ha estado irradiando resplandor desde la madriguera del conejo durante las últimas 3 semanas.  Mira quién ganó – junto con un video de las menciones honoríficas – en la última, última página de la madriguera del conejo, sí hasta atrás, más allá de la página de término en donde cualquier cosa puede suceder.  Haz click sobre el péndulo al principio de esta página para comenzar la travesía.  O simplemente puedes hacer click sobre mi imagen con la margarita al lado del cuadro y yo te llevaré directamente hasta esta página.

– Indiana Beagle, perro extraordinario