Categories
El Memo del Lunes

Libertad y responsabilidad

Mi amigo siempre está gritando acerca de su Libertad. Es la única canción que canta.
La Libertad es una cosa buena, pero nuestro amor por la libertad es la razón por la que las familias se están encogiendo. Los niños son una responsabilidad.
La Liberad y la Responsabilidad son opuestos en pareja, una dualidad. Mientras más tienes de una, menos tienes de la otra.
Yo había escrito sólo esas pocas palabras cuando recibí una solicitud del Instituto Estadounidense de Pequeñas Empresas para responder a una pregunta de Glenn en Calgary: él quería que yo predijera las Cinco Principales Cualidades de un Consultor de Publicidad en el 2023.
Yo tenía la Libertad para responder como yo quisiera. Podía ser descuidado, divertido, tierno, auto complaciente, despectivo, culto, insultante, pedante o predecible. Mi Libertad estaba sin restricciones. Pero también tenía la Responsabilidad de darle a Glenn una lista de cinco metas específicas y alcanzables que lo harían a él y a sus clientes más exitosos.
I told Glenn the Top Five Qualities for 2023 would be these:
La habilidad de escribir buenos anuncios. Nunca he visto un negocio que falle debido a alcanzar a “las personas incorrectas”. Los negocios fallan porque dicen las cosas incorrectas.
Saber cómo diferenciar un negocio de su categoría. Debes hacer que el negocio de tu cliente sea distintivo y memorable.
Franqueza. Debes estar dispuesto a aceptar responsabilidad por el fracaso de tu campaña publicitaria.
La valentía de decir lo que necesita ser dicho al dueño del negocio. Así es como evitas campañas que fracasan.
La sabiduría para saber que la buena publicidad no va a reparar un negocio roto. Escoge a tus clientes con cuidado, Glenn.
La Depresión y la Felicidad son otra dualidad. Mientras más tienes de una, menos tienes de la otra.
El orgullo — la inhabilidad de sentirte agradecido — es lo que nos previene de sentir felicidad. La voz incorpórea que nos dices que necesitamos ser “personas orgullosas, auto creadas”, es el demonio que nos roba de nuestra felicidad.
La depresión es enojo desenfocado. La felicidad es la gratitud desenfocada. Mientras más tienes de una, menos tienes de la otra.
Si buscas razones por las cuales estar enojado, vas a encontrarlas. Si buscas razones por las cuales estar agradecido, vas a encontrarlas.
No estés enojado. Está agradecido.
La Justicia y la Misericordia son una tercera dualidad. Y la lucha de poder entre ellas es intensa.
Las únicas decisiones difíciles en la vida son cuando uno tiene que escoger entre dos cosas buenas.
La Justicia y la Misericordia ambas son dos cosas buenas. Cuando encuentras la lucha de poder entre ellas, ¿a cuál le vas?
La Oportunidad y la Seguridad, una cuarta dualidad.
Cuando incrementa la Oportunidad, la Seguridad declina. Esto suena como Riesgo y Recompensa, pero no lo es. Si el Riesgo y la Recompensa fueran una dualidad, incrementar tu riesgo decrecería tu recompensa. Pero un riesgo incrementado de fracaso incrementa una recompensa potencial. Esto hace que el Riesgo y la Recompensa sean una potencialidad sincronizada contenida en su totalidad dentro del reino de la Oportunidad.
Al final del día, todo se trata de Decisiones.
Nuestro plan siempre es tomar buenas decisiones, no malas decisiones. Pero la mayor parte de decisiones no son buenas ni malas en el momento en que las tomamos. Se tornan buenas o malas en retrospectiva. Se tornan buenas o malas debido a sus consecuencias. El resultado nunca está claro hasta que se acaba el show.
Aprendemos más de nuestros propios fracasos que lo que aprendemos de nuestros éxitos. Las buenas decisiones vienen de la experiencia. La experiencia viene de malas decisiones.
No puedes juzgar la experiencia de una persona por su edad. Sólo puedes juzgarla por lo que han experimentado. Una persona puede tener 30 años de experiencia o puede tener 1 año de experiencia, 30 veces.
¿Cuál tienes tú? ¿Vas a escoger abrazar el riesgo y aceptar las palizas cuando fracases y aprender las lecciones difíciles y ganar victorias enormes? La oportunidad es una cosa buena.
Pero, de nuevo, también lo es la Seguridad.
Roy H. Williams