Inicio > El Memo del Lunes > Hacer la salchicha

Hacer la salchicha

lunes, 2 de diciembre de 2019

Hacer la salchicha

Mis socios se reúnen dos veces al año para pasar unos días juntos. Una transcripción de sus pláticas durante esas reuniones podría fácilmente convertirse en un libro bestseller.
Una porción de mis socios han crecido mucho más de lo que yo jamás les enseñe, lo que hace que contestar sus preguntas sea mucho más fácil para mí.

Yo empleo una técnica medianamente engañosa que ha sido utilizada por los maestros a través de la historia:

Cuando te veas confrontado con una pregunta a la que no le tienes una respuesta inmediata, gana tiempo regresando la pregunta a los estudiantes. Mantén la discusión progresando hasta que ellos hayan llegado a una conclusión sólida. Ellos nunca van a sospechar que tú no sabías la respuesta desde antes.

Durante nuestra última reunión, uno de mis socios estaba compartiendo secretos de sus muy exitosas campañas en línea con el resto de nosotros cuando dijo: “Cuando me convertí en socio hace 15 años, yo esperaba que Roy nos dijera exactamente cómo se hace la salchicha. Viendo hacia atrás, aprecio su sabiduría en no hacerlo”.

“¿Cómo así ‘cómo se hace la salchicha’?”, pregunté.

“Quiero decir ‘exactamente cómo escribir anuncios geniales’.”

Su respuesta me confundió porque yo creía que yo les había, de hecho, enseñado “exactamente cómo escribir anuncios geniales”. Pero en vez de admitir que yo no tenía ni idea de qué estaba hablando, dije: “Hablemos de las diferentes maneras de hacer la salchicha. Sexton, ¿cuántas maneras existen de escribir anuncios geniales?”
Hice esa pregunta como si yo ya supiera la respuesta, cuando, en realidad, no. Pero fui lo suficientemente inteligente para preguntarle a la persona que sospechaba iba a tener la respuesta.
“Dos”, respondió Sexton. “Puedes seguir un formato y buscar la información para llenar cada uno de los vacíos en ese formato, o puedes reunir información y luego organizarla en la forma en que escojas. Sin formato.”
Su respuesta hizo que me explotara el cerebro porque obviamente tenía la razón, pero esta idea de “escribir un formato” nunca se me había pasado por la mente. Sorprendido por su respuesta, le dije al resto: “¿Cuántos de ustedes escriben un formato?”
La mitad de las manos se elevó.

“¿Cuántos de ustedes reúne información y luego la organiza? Sin formato.”
La otra mitad de las manos se elevó.
Lo que más me sorprendió, sin embargo, fue que la mitad de los escritores más exitosos del salón estaban utilizando un método y la otra mitad estaba utilizando el otro.

Aún más interesante, me pasé las siguientes semanas preguntándole a una buena cantidad de empresarios muy exitosos cuál de los dos métodos seguirían. De nuevo, la mitad de ellos dijo “formato”, que es otra forma de decir “Planifica tu trabajo y trabaja en tu planificación”. La otra mitad dijo “Reúne y luego organiza”, que es otra forma de decir “Trabaja con lo que tengas. Improvisa”.
Sin importar cuál técnica prefieras, ¿te sorprende que ambas técnicas funcionen igual de bien?

¿Quién lo hubiera imaginado?

Si tienes pensamientos, anécdotas o historias acerca de esta dualidad interesante de Planificación vs Improvisación, envíalos a indy@wizardofads.com y veremos si algunos de ellos caen en la madriguera del conejo. También, Indy está panificando enseñar algunos murales en las paredes de los edificios de la madriguera del conejo la otra semana, así que si tienes una foto cool de un mural exterior, mándasela a él con una descripción de su ubicación, ¿te parece?

Para aquellos de ustedes que no lo saben, se entra a la madriguera del conejo haciendo clic sobre la imagen de Indy Beagle al principio de la página en la versión en línea de Memo del Lunes por la Mañana. (Ese es él, al principio de esta página, con una salchicha entre las patas.) La madriguera del conejo de Indy es una fantástica, ecléctica y maravillosa pérdida de tiempo.

“No hace mucho, sentado en mi escritorio en la casa, de pronto tuve la horrible certeza que ya no pierdo el tiempo.”
— Profesor de MIT y físico Alan Lightman en su libro, Un sentido de lo misterioso

Indy tiene la cura para la aflicción de Lightman. Su madriguera del conejo usualmente se dispersa durante 8 a 28 páginas. Haz clic en la imagen al principio de cada página en la madriguera y te va a llevar a la siguiente página.

Cualquier cosa puede suceder en la madriguera del conejo.
Y frecuentemente sucede.
Allí te espera ahora. (Clic)
Roy H. Williams

Categories: El Memo del Lunes Tags:
Comentarios cerrados.