Categorías
El Memo del Lunes

La fuente de toda confusión

La fuente de toda confusión

Dos hermanos se quedaron fuera de su casa sin poder abrir, así que se subieron al techo y entraron a la casa por la chimenea. Cuando salieron arrastrándose de allí, uno de ellos tenía ceniza en la cara, el otro no. El hermano con la cara limpia inmediatamente fue al baño y se lavó la cara. El hermano con ceniza en la cara no lo hizo. ¿Por qué?

Nos confunden las acciones de los hermanos hasta que nos ponemos en sus zapatos y vemos el mundo a través de sus ojos.

El hermano con la cara limpia vio al hermano con la cara con cenizas y supuso que ambos estaban en la misma condición, así que fue y se lavó la cara. De igual forma, el hermano con la cara con ceniza no sabía que necesitaba lavarse, porque él estaba viendo al hermano cuya cara estaba limpia.

Suponemos que somos como otras personas y que ellos son como nosotros.

Esta es la suposición de los hermanos mal informados.

Esta es la suposición que informa mal al vendedor.

¿Te pones en los zapatos de cada cliente y miras el mundo a través de sus ojos o supones que ellos son como tú?

¿Supones inconscientemente que tu cliente tiene tus limitaciones financieras?

¿Crees en secreto que deberían hacer lo que tú harías?

Estas son las razones por las cuales tú forcejeas como vendedor.

Crees que estás siendo empático, pero no.

No te estás poniendo en sus zapatos; los estás poniendo a ellos en los tuyos.

Roy H. Williams