Categorías
El Memo del Lunes

La única opción difícil

La única opción difícil

La responsabilidad limita tu Libertad, y la libertad es algo bueno.

¿Entonces la responsabilidad está equivocada y es mala?

Suspiro.

La única opción difícil en la vida es la opción entre dos cosas buenas.

La Justicia y la Misericordia están en extremos opuestos de un sube-y-baja.

La Honestidad y la Lealtad se pelean en tu corazón, ¿verdad?

La Oportunidad y la Seguridad son inversamente proporcionales.

Una decrece mientras la otra incrementa.

Estos son algunos de los ejemplos que saltan a la mente cuando uno lee las palabras del físico ganador del Premio Nobel, Niels Bohr:

“Lo opuesto de una aseveración correcta es una aseveración falsa. Pero lo opuesto de una verdad profunda puede muy bien ser otra verdad profunda.”

Considera que Niels era un físico, no un filósofo.

Jonathan Haidt brindó un poco de luz sobre este tema en su libro, La mente correcta, citando una vastedad de investigación que indica cómo nuestras creencias provienen primordialmente de nuestras intuiciones, con el pensamiento racional viniendo después, para justificar nuestras creencias iniciales.

Eso es un pensamiento incómodo, estoy de acuerdo.

¿Pero eso lo hace incorrecto?

Quince años antes que Knopf Doubleday publicara La mente correcta, Bard Press publicó El mago de la publicidad. En su pasta encuentras Las Siete Leyes del Universo de la Publicidad.

La tercera ley es ésta:

“El Intelecto y la Emoción son socios que no hablan el mismo idioma. El intelecto encuentra lógica para justificar lo que las emociones ya decidieron. Gánate los corazones de la gente y sus mentes los seguirán.”

Yo pude escribir esas palabras con confianza porque el Dr. Roger Sperry ganó el Premio Nobel en 1981 por su documentación acerca de la lateralización del cerebro, que dice que, en efecto, no tenemos un único cerebro dividido en dos mitades tanto como que tenemos dos cerebros separados que compiten entre sí.

Nuestro hemisferio izquierdo es lógico, racional, secuencial, de razonamiento deductivo.

También contiene las funciones del lenguaje.

Nuestro hemisferio derecho reconoce patrones y es intuitivo. Estos pueden ser patrones de conducta, patrones en la historia o patrones en fenómenos auditivos o visuales. Pero nuestro hemisferios derecho no sabe la diferencia entre lo bueno y lo malo, lo verdadero de lo falso, o los hechos de la ficción.

Ese es el trabajo del cerebro izquierdo.

Hablando del cerebro, Dr. Sperry dice: “Cada hemisferio del cerebro es de hecho un sistema consciente por sí mismo, que percibe, piensa, recuerda, razona y tiene voluntad y emociones, todo a un nivel característicamente humano y… ambos hemisferios, el izquierdo y el derecho, pueden estar conscientes simultáneamente en diferentes, incluso en mutuamente conflictivas, experiencias mentales que caminan en paralelo.”

Así que tenemos un cerebro izquierdo retrógrado, suspicaz y legalista y un cerebro derecho libre, parrandero, intuitivo y místico que no requiere ni pruebas ni evidencia. Siempre está dispuesto a creer.

¿Fue la evolución el origen de nuestra especie con nuestros cerebros evolucionando durante billones de años o simplemente Dios nos creó así?

Me pregunto qué será.

Roy H. Williams