Categorías
El Memo del Lunes

Tres maestros

Tres maestros

Busca al maestro que es un mentor para sus aprendices. Él te dará consejos y ejemplos expertos y después evaluará tu habilidad para hacer las cosas como te las enseñó. Su nombre es Sabiduría y siempre deberías escuchar su voz.

¡Pero el maestro de la Sabiduría le permitió a la joven Sabiduría seguir cualquier camino que ella escogiera!

La Sabiduría aprendió sus lecciones de las Consecuencias, el maestro más grande de todos.

La Sabiduría te puede dar ejemplos interesantes por todas las cosas fascinantes que aprendió de las Consecuencias. Vas a saber que estás ante la presencia de de la Sabiduría cuando veas sus cicatrices.

La Sabiduría y las Consecuencias son maestros felices que guiarán a sus estudiantes a través de las aventuras de la vida.

Un maestro triste sólo repite lo que le han dicho, luego te evalúa sobre qué tan bien se lo puedes repetir a él. Es un loro y le enseña a otros loros.

Una persona inteligente comete un error, aprende de él y nunca vuelve a cometer ese error.

Una persona sabia encuentra a una persona inteligente y aprende cómo esquivar ese error del todo.

Un tonto escucha a un loro y se cree lo que le dicen.

“Pero espera un momento, ¿no dijiste que una persona sabia encuentra a una persona inteligente para aprender cómo esquivar el error del todo?”

“Sí, pero el loro no es una persona inteligente. Nunca cometió el error y aprendió de él. Sólo está repitiendo lo que le dijeron.”

“¿Y eso por qué es peligroso?”

“Cuando la experiencia de las Consecuencias se quita del salón de clases, los principios majestuosos de la Sabiduría rápidamente se degradan a reglas tontas y absurdas.”

El gran dragón que respira fuego

Se convierte en un diminuto reptil

Que vive en un pequeño libro de reglas.

Cada burócrata fue alguna vez un joven loro a quien le enseñó un maestro triste.

¿Pero hubo alguna vez un niño que, tarde por las noches, acostado entre sus sábanas soñara con algún día convertirse en el que impone políticas pequeñas y mezquinas?

No. Pero sí hay niños con tan mala suerte que los protegen de las Consecuencias porque alguien mal informado no entendió el valor de las cicatrices.

Roy H. Williams

P. D.: Memo corto, madriguera del conejo profunda.