Inicio > El Memo del Lunes > El sello de un emprendedor de verdad

El sello de un emprendedor de verdad

lunes, 26 de marzo de 2018

El sello de un emprendedor de verdad

La aristocracia tradicional de riqueza, posición e influencia heredadas es falsa, a mi modo de pensar.

Naciste en una familia influyente. Fuiste al kindergarten correcto, la escuela correcta, la universidad correcta y vas de fiesta con la gente correcta. Inventaste la frase y el guiño: “No es lo que conoces si no a quién conoces.”

Eres un gato de casa.

Crees que la desesperación es un enemigo que debería ser evitado a toda costa. ¿Pero a quién más puedes recurrir cuando necesitas despejar tu mente, enfocar tus pensamientos, recoger tu valentía y soltar tu creatividad?

La desesperación hace todo esto por ti y más.

La desesperación es el amigo y el callejón de todo gato callejero.

La desesperación es el sello de todo emprendedor de verdad.

¿Te enojé? Lo siento. No fue esa mi intención. Sólo esperaba alentar a aquellos amigos que se están enfrentando con peligros mortales, cuyas opciones son limitadas, cuyas cuentas de banco están a cero, cuyas espaldas están contra la pared.

¿Ese nunca has sido tú? Oh… ahora veo por qué estás enojado.

Nunca has tenido una aventura de verdad.

En 1992 ayudé a un amigo a lanzar una compañía que más adelante vendió por US$68. Todavía puedo recordar varias ocasiones cuando sus circunstancias se volvieron tan dolorosas que él decía que “quería ponerse en posición fetal”.

Unos años más tarde, ayudé a un amigo que es brillante, disciplinado y muy organizado. Él miras las situaciones de forma clara y tiene un juicio impecable. Cuando su compañía se vendió por US$125 millones, le señalé estas características como las razones por las que su compañía había tenido éxito.

Me vio muy sinceramente y sin un rastro de humor, negó con la cabeza y dijo: “No, fue la desesperación.”

“Frecuentemente me he caído en un pozo de desesperación, convencido que estaba a punto de perderlo todo.” Esas son las palabras cuya compañía tiene réditos que se aproximan rápidamente al millardo de dólares al año.

Un amigo cuyo valor neto está en este momento en más de 2.5 millardos de dólares cuenta de una vez hace 20 años cuando tenía tan poco efectivo que “Vivía en una tienda de campaña con mi esposa e hijos en la parte de atrás de nuestra tiendita”.

Estos son a penas 4 de los 400 verdaderos emprendedores que he conocido.

Nunca he conocido a una persona que se superó por sí misma que no tenga historias de desesperación.

El estrés y los problemas son las señales inequívocas de aventura.

¿No hay estrés?

¿No hay problemas?

No hay aventura.

“Cuando estamos a salvo en casa deseamos estar teniendo una aventura. Pero cuando estamos teniendo una aventura, deseamos estar a salvo en casa.”

– Thornton Wilder

Don Quijote vio belleza en Dulcinea cuando todo el mundo vio algo ordinario, así que decidió ser su caballero. Y porque él estaba cansado de estar a salvo en casa, se fue a buscar aventuras.

El balance de este libro épico son las historias de sus batallas: sus victorias y derrotas, sus desfiles y sus vergüenzas, sus momentos brillantes de logros y sus arrepentimientos dolorosos.

El Quijote se enfrentó a leones, peleó contra gigantes y luchó contra adversarios de todas partes.

“Y sé que si soy fiel

A esta aventura gloriosa

Que mi corazón descansará en paz y calma

Cuando me pongan a dormir.”

“Y que el mundo será mejor por esto;

Que un hombre, despreciado y cubierto de cicatrices,

Aún así se esforzó con el último poco de su valentía

A alcanzar la estrella inalcanzable.”

“Despreciado y cubierto de cicatrices…” describe a todo empresario de verdad.

La gente frecuentemente me pregunta por qué me atrae Don Quijote. Esta es mi respuesta:

Don Quijote era un gato de casa

Que decidió convertirse

En un gato callejero.

Roy H. Williams

Categories: El Memo del Lunes Tags:
Comentarios cerrados.