Categories
El Memo del Lunes

Thomas, Napoleon y Henry

Thomas, Napoleon y Henry

Todos concuerdan que Henry Leverseege se hubiera vuelto mucho más famoso si él hubiera vivido más allá de los 29 años. Pero aunque él murió joven, sus pinturas cuelgan en museos alrededor de Inglaterra.

Sólo hay una de ellas en manos privadas.

La mía. ?

Henry was born in 1803, the year that Thomas Jefferson famously negotiated the Louisiana Purchase with Napoleon Bonaparte. I say “famously” because Jefferson was fully aware that an American President had no authority to acquire territory in this way.

Henry nació en 1803, el año en que Thomas Jefferson famosamente negoció la Compra de Louisiana con Napoleón Bonaparte. Digo “famosamente” porque Jefferson estaba completamente consciente que un Presidente de los Estados Unidos no tenía ninguna autoridad para adquirir territorio de esta forma.

Ohio se convirtió en el 17o estado durante esas negociaciones.

¿Quieres escuchar algo divertido? La meta original de Jefferson era sólo comprar la ciudad puerto de Nueva Orleans. Pero Bonaparte necesitaba efectivo y Jefferson no era un idiota, así que tan pronto como se secó la tinta, mandó a Lewis y Clark en su famosa travesía a través de nuestro continente virgen. (Digo “nuestro” continente, porque la propiedad de la tierra era un concepto desconocido para los nativos, así que simplemente  ignoramos convenientemente cualquier derecho que ellos pudieran tener sobre la propiedad. Más adelante, si se ponían revoltosos, los matábamos.)

Cuarenta y seis años más tarde de la Compra de Louisiana, se descubrió oro en California y la expansión hacia el oeste se aceleró como un 737 de Southwest Airlines luego de salir de la puerta con 8 minutos de atraso.

La última vez que volé con Southwest, nuestro piloto empujó el avión por la pista tan duro, que pude sentir las comisuras de mi boca estirándose hacia mis orejas. La mujer sentada al lado mío pensó que yo era un actor alistándome para ser el Joker en una película de Batman.

Cuando era un niño en una escuela pública, me enseñaron que los Estados Unidos había sido creada por los “Padres Fundadores” visionarios quienes vieron el futuro y aceptaron valientemente pagar el precio por él. Es una bonita historia, pero hasta un estudiante de historia casual puede ver que los primeros años de nuestra joven nación fueron tan llenos de pecas y extraños como un Romeo con los dientes torcidos.

(No estaba seguro de escribir esa última frase, pero Indy insistió. Cúlpalo a él.)

Nuestra nación no es el resultado de un plan grandioso. Somos el producto de una serie de reacciones a circunstancias y un montón de tropiezos torpes que se convirtieron en accidentes felices.

Estoy orgulloso de nosotros.

No la parte acerca de los indios o la esclavización de africanos o la reubicación forzosa de más de 60,000 ciudadanos estadounidenses de ascendencia japonesa durante la Segunda Guerra Mundial, pero del resto. Ya sabes, la parte de Charles Lindberg y Neil Armstrong.

Nos miro en real y nos amo así.

Espero que tú también lo hagas.

¿Podemos ya dejar de pelearnos?

Roy H. Williams

P.D.: Indy me acaba de recordar que no terminé mi historia acerca de Henry Leverseege, así que pídele que la termine por mí en la madriguera del conejo. Él dijo que lo iba a hacer.