Inicio > El Memo del Lunes > Navegando con Magallanes
Cómo Convertir US$100 en US$100,00

Navegando con Magallanes
Cómo Convertir US$100 en US$100,00

lunes, 27 de julio de 2009 Dejar un comentario Ir a comentarios

Picture 1

Magallanes era un inadaptado, un visionario con una mejor idea, un explorador con curiosidad por las cosas desconocidas.

Él hubiera encajado perfectamente en la Academia del Mago.

Pero una perspectiva similar de la vida no es la única cosa que nos conecta con Magallanes.  También existe una conexión tangible.


Más acerca de eso, después.


Magallanes tenía 13 años cuando Colón regresó triunfalmente con la Reina Isabel, y el Papa Alejandro VI dividió el mundo en dos, con la mitad este para Portugal y la mitad oeste para España (1493).

Años más tarde, cuando Magallanes le solicitó al Rey Manuel de Portugal si podría navegar para él, el rey rechazó públicamente a Magallanes.  Humillado, Magallanes se inclinó para besar la mano del rey.  El Rey Manuel pasó las manos hacia su espalda.


Recordando que España había patrocinado a Colón, un extranjero, Magallanes fue a España y le señaló al Rey Carlos que nadie sabía exactamente dónde se encontraban los límites del Papa en el Este, por lo que un explorador como él podría establecer el límite entre España y Portugal en la parte de atrás del mundo y por ende probar que las codiciadas Islas de Especias correspondían a España.


Al Rey Carlos le gustó la idea.

Magallanes navegó hacia Sudamérica en 1519, llevando consigo a 280 hombres en 5 pequeñas naves de madera: la Concepción, el Santiago, la Victoria, el San Antonio y la Trinidad.


Quédate conmigo.  Te prometo un interesante giro al final.


La nave más grande de las de Magallanes era más pequeña que la Santa María de Colón, o el Mayflower de los Colonos.  Y Magallanes no navegó únicamente 4,000 cortas millas hacia América.  Él cubrió 42,000 en 2 años y 11 meses, estorbado por conspiraciones, batallas, motines, deserciones, hambruna, enfermedad y asesinato. Y la mitad de esas millas eran sobre aguas que ningún explorador anterior había visto antes.

Únicamente 18 de los 280 marineros regresaron a España después de circunvalar el Globo.

El Santiago fue destrozado en una tormenta en la punta de Sudamérica.

El gallina del capitán del San Antonio regresó su nave a España durante la noche, con más de la tercera parte de las provisiones de la flota.

Cuando las 3 naves restantes finalmente cojearon hacia las Filipinas, los isleños aceptaron el cristianismo con entusiasmo.  Cuando el jefe Lapu-Lapu de  Mactán intentó deshacer esas conversiones, Magallanes tomó a tan sólo 60 hombres para hacerle frente al ejército de 3,000 nativos del jefe.  Y allí murió Magallanes.

No habían suficientes marineros para navegar las tres naves, por lo que los papeles, bitácoras, cartas y diarios de Magallanes fueron colocados en el Concepción por los 2 capitanes que habían sido culpables de amotinarse y le prendieron fuego a esa nave en las aguas filipinas.

(Nosotros sabemos estas cosas porque un italiano llamado Antonio Pigafetta llevaba un diario secreto. Él fue uno de los 18 que regresó a casa.)

La Victoria y la Trinidad se encaminaron de regreso a casa en España, cuando la Trinidad comenzó a hacer agua y tuvo que regresar a las Filipinas.  Allí fue capturada por los portugueses que habían llegado a las Filipinas por la ruta tradicional, bajando la costa de África.  Poco tiempo después de su captura, la Trinidad se perdió en una tormenta.

SALTO HACIA DELANTE:  Un soldado que regresa de Vietnam está estacionado en la Base Clark de la Fuerza Aérea en las Filipinas en los años 1960s.  Un día él mira a un hombre bajándose de un barco pesquero, cargando lo que parece ser una roca cubierta de crustáceos.  Curioso, el soldado investiga.  El objeto es demasiado pesado para ser una roca.  Es por eso que los pescadores no lo habían arrojado de regreso al mar cuando apareció en sus redes.
El soldado compra la curiosidad y se pasa las siguientes semanas quitándole la endurecida coraza que asemeja concreto.  Resulta ser una campana vieja de barco, de 12 pulgadas de ancho y 12 pulgadas de alto.  De bronce.

A su regreso a los Estados Unidos, el soldado envía fotos de la campana a un arqueólogo submarino, quien le dice que el estilo de la campana, las marcas y el color (de alto contenido de cobre), indican que probablemente es una campana de barco español de la primera mita del siglo XVI.  El arqueólogo asume que la campana fue descubierta en el Caribe.

El soldado no lo contradice.


Si el soldado hubiera revelado dónde había sido encontrada la campana, el arqueólogo inmediatamente hubiera sabido que la campana podía venir de la nave insignia de Magallanes, la Trinidad, o posiblemente de su Concepción, habiéndose perdido ambas naves en las Filipinas.


Dándose cuenta del valor de la campana, el soldado la entierra en su patio trasero para evitar que se la roben.  La única testigo es su hija pequeña.  Cuando el viejo soldado muere, la única persona sobre la tierra que conoce la ubicación de la campana es esa niña pequeña, ahora una madre con su propia una hija adolescente.

Para hacer corta una historia larga:  Pennie y yo le compramos la campana a la hija del soldado.

Una campana similar fue descubierta hace unos pocos años, que los expertos creen que podría ser la campana de la Santa María.  Se estima que vale entre 30 y 60 millones de dólares.


Pennie y yo le vamos a donar nuestra campana a la Academia del Mago, si se puede localizar una nueva tripulación de Magallanes, que navegue hacia lo desconocido con nosotros.  No estamos pidiendo que se nos reembolse por la campana.  Sólo estamos pidiendo que 280 personas donen US$100 cada una para ayudarnos a construir un bello alcázar en la parte exterior del salón de clases del tercer piso de la Torre de la Academia.  Éstos US$28,000 – en combinación con un gran regalo del graduado de la academia, John Marklin – será suficiente para que el personal de construcción de la Academia continúe trabajando durante el mes de agosto y la primera parte de septiembre.


¿Navegarás con John Marklin, con Pennie y conmigo?  Te garantizo que vamos a regresar a casa sanos y salvos.  Tu nombre – junto con los nombres de tus 279 compañeros – será impreso en caligrafía sobre un pergamino, se enmarcará detrás de vidrio y se exhibirá permanentemente junto con la campaña.

Piénsalo.  Si se puede establecer que nuestra campana es de la flota de Magallanes, y la Academia del Mago la vende por tan sólo 28 millones, tu regalo de US$100 se convierte en una donación a la escuela de US$100,000.

¿Eres lo suficientemente arriesgado para hacerle un regalo deducible de impuestos de US$100 a la Academia del Mago?
Hazlo y recibirás un correo electrónico al instante, que contiene un enlace con las fotos de nuestra campana: la Marca de Magallanes.
Te vas a quedar anonadado por su belleza
Roy H. Williams

P.D.: POR SI TE LO ESTÁS PREGUNTANDO: Regalamos 5,279 copias de avanzada de La Dieta del Plato Lleno la semana pasada a los lectores del Memo del Lunes por la Mañana que lo solicitaron.  Si tan sólo 1 de cada 19 de las personas que solicitaron un libro gratis se apunta para navegar alrededor del mundo con nosotros, tendremos nuestra tripulación de 280 exploradores.  ¿Qué crees que vaya a suceder?


Dile a Tamara@WizardAcademy.org el número de personas que crees que van a donar US$100 antes de la media noche del sábado (el 31 de julio).  La persona que esté más cerca se ganará una beca completa para asistir a la clase que quiera en la Academia del Mago.

Una estimación por persona.  Si más de una persona adivina el número exacto, la primera estimación que reciba Tamara se gana el premio.  Te daré los resultados en la P.D. de la próxima semana.


Cuando se perdía un barco, era muy importante,
y se guardaban récords meticulosos.
Por eso, si nuestra campana no es de
la Trinidad o la Concepción de Magallanes,
sólo existen 26 embarcaciones más
a las cuales podría haber pertenecido.
(La más reciente de las cuales navegó en los tiempos
de Lewis y Clark y la compra de Louisiana.)


Aruú. – RHW

Categories: El Memo del Lunes Tags:
  1. Sin comentarios aún.
  1. Sin trackbacks aún.